Su sueldo salía de las arcas municipales

Municipal denunció que debía cumplir tareas particulares para dos colaboradores de Ducoté

Le apuntó a Jorge Leonhardt y Miguel Ávalos, del área de Seguridad. Debió hacer de chofer, mantenimiento y custodia de familiares. Cuando se quejó, lo amenazaron. Acudió a la Justicia.

Municipal denunció que debía cumplir tareas particulares para dos colaboradores de Ducoté

COM. El Centro de Monitoreo, base del área de Seguridad, bajo sospechas.


por Sergio Abrate s.abrate@pilaradiario.com

Un mes después de la salida de Nicolás Ducoté del gobierno local, salió a la luz una denuncia que involucra a dos colaboradores de extrema confianza del ex intendente. 
La acusación fue radicada por un empleado municipal al que por razones de seguridad llamaremos “Mariano”, que al momento de prestar testimonio era empleado en el Depósito Municipal. Apunta directamente contra Jorge Leonhardt -quien sin tener un cargo asignado manejaba el área de Seguridad del Municipio- y su mano derecha, Miguel Ávalos. 
Tal como consta en la declaración que data del año 2017, “Mariano” fue designado como chofer del SAP aunque en la práctica cumplía funciones de “chofer, custodia y obrero” de los hombres señalados y sus allegados, tareas por las que percibía un sueldo de entre 18 y 20 mil pesos. 
A su vez, asegura que puso al tanto de esta situación a Ducoté, quien afirmó hasta entonces desconocerla. “Me dijo que iba a tomar cartas en el asunto”, expresó en su declaración ante los Tribunales de San Isidro.

Funciones 
En su denuncia, “Mariano” refiere que en diciembre de 2016 debió prestar funciones en la ciudad uruguaya de Punta del Este, junto a una compañera de trabajo que formaba parte de la policía local, con la finalidad de trabajar como chofer y custodia de familiares de Leonhardt. 
“Tenía que acompañarlos a fiestas o a lugares”, manifestó y advirtió que la mujer prestaba servicios de niñera y empleada doméstica. Por dicha razón, declaró que en febrero de 2017 se reunió con Leonhardt y Ávalos y tras cuestionar el haber sido designado a tareas que no tenían que ver con el Municipio, la respuesta de Ávalos fue: “que las cosas eran así, que la plata no tenía que salir de su bolsillo sino del gobierno. Que ahora ellos eran el poder”.
Luego de este episodio, “Mariano” fue trasladado al Depósito Municipal de vehículos, situación que el declarante consideró un “castigo” por haber cuestionado las tareas que le encomendaban.
En cuanto a las funciones prestadas durante el veraneo en Uruguay, el denunciante manifestó haber trabajado “como 200 horas adicionales, a la oficial le dieron plata más las horas adicionales y de servicio (…) Y a mí no, me dieron chauchas (sic)”.

Amenazas 
De acuerdo con la declaración del empleado municipal, luego de manifestar su disgusto, recibió “aprietes” por parte de Ávalos. Incluso, lo habría obligado a entregar copias de papeles donde constaban algunas de las tareas que debía realizar y que el denunciante atesoraba como pruebas. “Vino Miguel y me sacó todo con la barrabrava”, expresó. “Me dijeron que yo sabía cómo se manejaban ellos, que les de los papeles sino iba a terminar con todos los huesos rotos”.   
También se refirió a la contratación por parte del Estado de vehículos personales de Leonhardt comprados en la agencia del cuñado de éste. “Apenas asumió Nico (sic), compramos un Toyota Corolla y un Ford Fiesta negro. Llevamos una bolsa de plata. Lo compró Leonhardt para sí mismo y se lo alquila al Municipio. La pone como titular a la empleada doméstica (…). Estos autos están alquilados para custodia o para llevar a algún funcionario”. 
Trasladar dinero hacia las oficinas personales de Leonhardt o colaborar con las refacciones de su vivienda, son algunas de las tareas que “Mariano” asegura que debía realizar. 
A su vez, testificó que las planillas donde constan las horas trabajadas “las firmaba en la casa de Ávalos. Ellos completaban todo después. Yo firmaba las planillas del municipio en blanco”. Y advirtió que Analía Leiva, excandidata a concejal por la lista de Ducoté y esposa de Ávalos “es la que maneja las horas adicionales. Es la que las reparte”. 
Una vez asumida la nueva gestión de Federico Achával, se sumaron al menos dos nuevos testimonios de empleados que describen que cumplían tareas particulares para Miguel Ávalos y su esposa y quienes, entre otras situaciones irregulares, cargaban combustible del Municipio para sus vehículos particulares. 

 

Cómo surgió la denuncia 
Ni bien asumida la gestión de Federico Achával, las nuevas autoridades de la Secretaría de Seguridad, comenzaron a recibir testimonios de empleados del área, detallando lo que ellos consideraban un posible delito. Ante esta situación, el área de Legales del Municipio hizo una presentación en la Justicia para que se investigue la posible comisión de delitos. 
Es en ese momento que los abogados del Municipio se enteran que ya existe una causa contra las autoridades de Seguridad durante el gobierno de Ducoté, que es la presentada por “Mariano”. El Municipio pide que la justicia de San Isidro investigue la posibilidad de que se haya cometido el delito de “asociación ilícita, abuso de autoridad y violación de los deberes de funcionario público, malversación de caudales públicos, en perjuicio de la administración pública Municipal”. 

 


Barrabravas
En la denuncia efectuada ante la justicia por el empleado municipal “Mariano”, señala la relación que “barrabravas” tendrían con Jorge Leonhardt. El denunciante expresó que “eran de River, los conozco de la tele. Ariel Calvici era cliente de Leonhardt, cada vez que había problemas los traía, para las elecciones, para las PASO”… “me daba miedo que me hagan algo”. 

46
73

Valorar esta noticia

2% Satisfacción
2% Esperanza
74% Bronca
4% Tristeza
1% Incertidumbre
15% Indiferencia
Comentarios Libres
  1. grafico
    pamelavtello@gmail.com | 19/01/2020 | 14:31
    Responder (1)
    Pos. (0) Neg. (0)
    #2
    grafico
  2. No hay nada de extraño en todo esto, todo el mundo sabe como se maneja esa gente y principalmente ese ladron de guantes blancos, lastima que no lo metan preso le haría falta unos días en cana para que sepa que no todo es color de rosa.