Scioli decreta la emergencia de seguridad y convoca a retirados

Unos 5 mil ex agentes volverán a la función. Anunció que dará impulso a la policía comunal. Y que se incorporará más tecnología. Llamó a todos los sectores políticos a aportar opiniones.
 
domingo, 6 de abril de 2014 · 00:00

 El gobernador bonaerense, Daniel Scioli, decretó ayer, entre otras medidas, la emergencia de seguridad en la Provincia por un período de 12 meses y sostuvo que “no hay ninguna ley, ningún decreto, que resuelva por sí solo el problema y, los que dicen eso, le están mintiendo a la sociedad”. 

Durante una conferencia de prensa realizada en la Casa de la Provincia en la Capital Federal, el mandatario bonaerense anunció una veintena de medidas en las que se combinan iniciativas legislativas, inversiones en infraestructura y equipamiento, incorporación de efectivos a la Policía Provincial, y descentralización de la justicia. 
Scioli, que realizó la presentación acompañado por todo su  gabinete y por autoridades policiales, dedicó un párrafo especial para pedir “colaboración a las fuerzas políticas” y reiteró que “por la dinámica delictiva actual” la problemática merece un abordaje multicausal ya que “el tema no se resuelve con una sola ley o decreto”. 
“No podemos seguir discutiendo entre nosotros, con mezquindad y egoísmo mientras mueren inocentes “, dijo Scioli en relación a los debates políticos y convocó a “todas las fuerzas políticas sin distinción de banderas” a “colaborar y a no confrontar”. 

Medidas
Scioli convocó a “sesión permanente del Consejo Provincial de Seguridad Pública, a la Mesa de Justicia, y a la Federación Argentina de Municipios, donde están expresados todos los sectores políticos”. 
Por otra parte, reflotó la necesidad de debatir “seria y  profundamente” un nuevo régimen penal juvenil, señalando que la actual normativa “emanó de la Dictadura y que ha sido cuestionada por la Corte Suprema y la Corte Interamericana”. 
También, fijo la posición del gobierno provincial respecto de consumidores de drogas como un problema de salud pública y pidió focalizar los esfuerzos a la lucha contra el narcotráfico. 
En esa materia, anunció la creación de 10 fiscalías  descentralizadas y de un cuerpo especializado en inteligencia financiera y patrimonial, que facilite la tarea de congelamiento de los activos de los narcotraficantes. 
“Pedimos a la Justicia que se aceleren los procesos abiertos contra los sospechosos cabecillas del narco”, agregó. 
La declaración de Emergencia, implica “la convocatoria  inmediata del personal retirado de la Policía y del Servicio  Penitenciario”, que sumarán -según las estimaciones oficiales- a cerca de 5.000 efectivos durante los próximos meses. 
“De esta manera, buscamos agilizar la utilización de recursos humanos y económicos que nos permitan fortalecer la logística al combate frontal contra el delito”, señaló. 
Además, recordó que a fin de año egresarán 10.000 nuevos  agentes y pidió el tratamiento legislativo de la ley que crea las policías comunales y anunció que se buscará que “40.000 agentes privados” se sumen “a la red de prevención con la obligación de coordinar con la Policía ante cualquier situación de riesgo”. 
Anunció, además, la creación de ocho alcaldías para  descomprimir la situación de las comisarías y de cuatro nuevas unidades penitenciarias para 2000 internos. 
“Ayer se pudo apreciar la ferocidad de estos delincuentes”  durante un robo a un banco en la localidad de Bernal, dijo el mandatario, para luego felicitar a dos jóvenes efectivos de la Policía que intervinieron en ese hecho y que se encontraban en la sala.
Entre otras medidas, el gobernador Daniel Scioli anunció la implementación del botón de alerta para celulares, la descentralización del 911, y la creación del anillo digital de lectura de patentes para detectar vehículos robados. 



 
La frase
“El desafío es que el  estado llegue antes y no después. Hasta que no se resuelva la exclusión, será imposible erradicar la violencia”. Daniel Scioli.


Motoqueros en la mira
Entre los anuncios de seguridad, Scioli le dedicó un párrafo a la implementación de medidas contra la modalidad de moto-chorros que implicarán “restricciones de horarios y zonas de circulación sin acompañantes en las motos y el uso obligatorio del chaleco reflectante y casco con patente para acompañantes”. 
El ministro de Seguridad, Alejandro Granados, ya anunció que buscaría probar medidas de ese estilo en el municipio de Ezeiza, que gobernó hasta su desembargo en el gabinete sciolista y donde aún es hombre fuerte.
Medidas similares habían sido impulsadas en la Ciudad Autónoma de Buenos Aires por el jefe de Gobierno, Mauricio Macri. En ese caso, su aplicación chocó contra la oposición de quienes calificaron a la propuesta como discriminatoria.
 

Comentarios