Ducoté: “El centro de Pilar parece un pueblo fantasma”

El denarvaísta inauguró la ronda de charlas de candidatos con la cámara de comercio. Puso el acento en la necesidad de infraestructura y planificación para seguir creciendo.
viernes, 6 de septiembre de 2013 · 00:00

“El centro de Pilar está muy abandonado. Parece un pueblo fantasma”. Con esta frase, el denarvaísta Nicolás Ducoté abrió ayer el ciclo de charlas con candidatos organizado por la Sociedad de Comerciantes, Industriales, Propietarios y Afines de Pilar (SCIPA), que espera reunir en los próximos dos meses a las cabezas de las ocho listas que competirán en las legislativas.

El encuentro tuvo lugar ayer al mediodía, en el edificio de SCIPA de la calle Pedro Lagrave. Hasta allí llegó Ducoté con un grupo de colaboradores, dispuesto a responder el cuestionario de diez preguntas que los organizadores le habían hecho llegar algunas horas antes.

La situación de la ciudad, sus atractivos y posibilidades de crecimiento fueron los primeros temas.

“Yo quiero una ciudad linda, que esté llena de gente. Los domingos, el centro de Pilar está vacío”, describió. Y señaló que “hay un desplazamiento de la actividad hacia la Panamericana”.

“No comparo a Pilar con la Ciudad de Buenos Aires sino con otras más cercanas, como San Miguel, Escobar o el mismo Tigre, que son atractivas y se llenan de familias”, siguió.

A la hora de pensar en las soluciones para mejorar el aspecto de la ciudad y, además, consolidar su desarrollo, Ducoté centró sus propuestas en la necesidad de mejorar la infraestructura y generar una planificación sustentable.

“La calle Caamaño –citó como ejemplo-, que está recibiendo decenas de emprendimientos comerciales y de vivienda, no tiene redes de gas natural: dependerán solo del consumo eléctrico”.

Ducoté cuestionó también la cantidad y calidad de los asfaltos que se realizan en Pilar. “¿Saben cuántas cuadras de pavimento se incluyeron en el presupuesto para este año, de casi mil millones? 150 cuadras”, dijo.

Además, señaló la necesidad de que los asfaltos que se hagan “tengan los trabajos hidráulicos que corresponden para que no empiecen a deteriorarse en apenas unos meses”.

 

Impuestos

El sistema tributario fue otra de las preocupaciones de la SCIPA. Ducoté coincidió con los comerciantes en que la carga impositiva “es muy alta para los servicios que se reciben”. De todos modos, no propuso rebajar tasas –como parecía pedir la pregunta de SCIPA- sino mejorar los servicios.

“No creo en bajar la inversión del Estado sino en aumentarla para llegar cada vez a más gente con soluciones concretas”.

En ese punto, el presidente de SCIPA, Daniel Castro, aportó un dato económico poco conocido. En Pilar, las empresas exportadoras están exentas de la tasa de Seguridad e Higiene. Si pagasen, como el resto, el 1,5% de la facturación bruta por los 2 mil millones de dólares que embolsan cada año por sus ventas al exterior, entrarían a las arcas de Pilar unos 30 millones de dólares adicionales, lo que al tipo de cambio oficial significarían unos 180 millones de pesos.

Mejoras en las redes de transporte público, un sistema de separación de residuos que empezaría por los countries y mecanismos para transparentar el gasto público del distrito fueron otros de los puntos propuestos en la hora y media que duró la charla inaugural. Un encuentro que Ducoté quiere extender con su mirada más allá de las legislativas: “Los voy a seguir escuchando después de diciembre si llego a ser concejal y también si un día me toca una responsabilidad en el Ejecutivo”, prometió.


El dato 

El segundo invitado a las charlas de SCIPA es el zuccarista Ricardo Male, que estará el martes próximo. Después será el turno del massista Gustavo Trindade y luego del kirchnerista Santiago Laurent.

 

Comentarios