Los municipales vuelven a la carga con el reclamo de paritarias

 Un proyecto busca derogar la ley provincial que impide la discusión salarial en los municipios. Pero diputados evitó tratarla y hubo incidentes. Los gremios ven la mano de intendentes y volverán a marchar.
 
domingo, 26 de mayo de 2013 · 00:00

  

por Diego Schejtman d.schejtman@pilaradiario.com

 

En medio de los festejos por lo que el Gobierno nacional bautizó como “la década ganada”, los trabajadores municipales de la provincia de Buenos Aires buscan aún derogar un resabio de los 90: la ley 11.757, de empleo público comunal, que –según explican- le da marco legal a la más cruda precarización laboral.

Condiciones que en cualquier actividad privada tendrían bien ganado el mote de “basura” son ley para los municipales: sueldos básicos sin piso impuestos unilateralmente por los intendentes, contratos provisorios que pueden durar décadas, jornadas laborales de límites más bien difusos, y la lista sigue.

El secretario general del Sindicato de Trabajadores Municipales de Pilar (STMP), Luis Molina, indicó que hay municipios que pagan un básico de 800 pesos sus trabajadores. Y hay casos como el Tigre de Sergio Massa, donde a pesar de haber conseguido una instancia de paritarias, el básico no sube de los 1.400 pesos (ver parte).

Según Molina, Pilar es uno de los 5 municipios de los 135 de la provincia que mejor paga a sus empleados. Así y todo, el básico de la categoría inferior solo alcanza 2.261 pesos mensuales que, con las sumas no remunerativas, puede superar los 4 mil para los de menores ingresos.

“Acá en Pilar tenemos dos aumentos por año y se efectivizan los compañeros contratados. Pero nosotros tenemos que pelear por todos. En algunos municipios hay trabajadores contratados con 18 años de antigüedad”, señaló Molina, que también es congresal de la Federación de Trabajadores Municipales que encabeza Rubén García.

La entidad, que une a los gremios de la mayoría de los municipios, viene reclamando la derogación de la ley 11.757, que la Legislatura tiene en carpeta, pero no llega  tratar.

Así fue el miércoles, cuando fracasó la sesión en diputados para votar el tema, lo que derivó en incidentes con los trabajadores que manifestaban en la puerta de la Legislatura.

 

Movilizaciones

Los piedrazos y bombas de estruendo volaron contra el frente de la Legislatura provincial cuando, poco después de las 18 del miércoles, los manifestantes se enteraron de que la sesión había fracasado.

“Se retiraron la mayoría los diputados del Frente para la Victoria y del radicalismo”, contó Molina a El Diario. El sindicalista ve detrás de esa actitud la mano de los intendentes, que temen que las paritarias amenacen las economías municipales.

Molina y los suyos no estuvieron en los incidentes del miércoles en la Leguislatura, pero sí habían participado de la marcha de la semana anterior, cuando los representantes gremiales de los municipales llegaron fueron hasta la Legislatura y mantuvieron una reunión con el Diputado del FpV Gabriel Bruera, presidente de la comisión de asuntos municipales, quien prometió tratar el tema.

A la vez, Molina adelantó que también participará de las próximas movilizaciones que se realizarán tanto a la Legislatura como a la Federación Argentina de Municipios (FAM), a cuyos principales líderes, Julio Pereyra (Florencio Varela) y (Alberto Descalzo), responsabilizan por las presiones para que la ley no salga junto a otros dos pesos pesado: Hugo Curto (Tres de Febrero) y Raúl Alfredo Othacehé (Merlo).

 

 

El dato
En marzo de este año, el Municipio de Pilar anunció un aumento del 15% en el básico de los trabajadores municipales. El intendente Humberto Zúccaro adelantó que en septiembre se otorgará otra mejora.

 

 

Caso testigo
En Tigre: paritarias sí, pero con sueldo bajo

El caso del Municipio de Tigre, gobernado por Sergio Massa, tiene sus particularidades. Es que se trata de uno de los pocos que implementó por ordenanza las paritarias para definir las condiciones de trabajo de sus empleados.

El diputado provincial massista Rubén Eslaiman señaló que el sistema, implementado hace 5 años, “está dando buenos e importantes resultados”.

“Es un ámbito donde no solo se discuten los aumentos, sino también se discuten otras temáticas de las que están pendientes los empleados, como las condiciones de trabajo, capacitación, pago de horas extras o cualquier otro adicional que pueda mejorar el ámbito de trabajo”, señaló.

Sin embargo, el titular del sindicato municipal de Pilar y miembro de la federación provincial, Luis Molina, ubicó a Tigre entre los que tienen el salario más bajo, con un básico inicial de 1.400 pesos.

Comentarios