El combo del campeón

martes, 21 de agosto de 2012 · 00:00

1-El as de espadas

Patricio Tabarez fue el jugador decisivo en toda esta campaña histórica. El regreso del jugador de mayor calidad que salió de la ciudad le dio un plus al equipo fundamental.

Fue goleador, rebotero y se acomodó a todo lo que hiciera falta para que su equipo gane. Su linaje de Liga Nacional lo desparramó por todas las canchas, con triples desde cualquier sector de la cancha o volcadas descomunales, le puso el sello de calidad superior a la Fusión.

 

2-Volvieron a casa

Más allá de la identificación con Monterrey, Nicolás Medina y Alejandro Irigoyen también regresaron al gimnasio donde se formaron como jugadores. Con la experiencia acumulada en Escobar (varios títulos y ascensos) y Atlético, entre otros, volvieron maduros como para ser importantes para el equipo.

Nicolás Tabarez fue el otro que eligió despedirse de su carrera en su casa. Y se llevó el premio mayor con actuaciones en partidos claves que ya hacen que quieran convencerlo de seguir un tiempito más.

 

3-Refuerzos de jerarquía

Para terminar de conformar un equipo de alto rendimiento, acertaron con la llegada de dos refuerzos de calidad certificada. Rubén Runke, el pivote dominante de la zona en los últimos años, sumó otra medalla a su increíble cosecha.

Y Luis Díaz, que ya tenía antecedentes en Derqui, mantuvo su mano incomparable a distancia para ser un arma letal en la temporada. Los dos le dieron el salto que necesitaba el equipo para ser el gran candidato y confirmarlo en el parqué.

 

4-La resistencia

Patricio Márquez es el emblema de los jugadores históricos de Presidente que se quedaron en las buenas y en las malas. Defendió esta camiseta en todas las épocas, poniendo el pecho cuando las victorias escaseaban, resistiendo a todo.

Como Ezequiel Martínez, Enuel Casquero o Daniel Castro, tuvieron ahora su recompensa, formando parte del equipo que entró en la historia.

Comentarios