Postergan el permiso para la apertura de un polémico boliche

El Concejo pensaba autorizarlo el jueves. Pero devolvió el expediente a comisión. Fue por la presencia del padre de un adolescente muerto tras una pelea en ese local en 2010. Habrá 15 días más de estudio.
sábado, 18 de agosto de 2012 · 00:00

La reapertura del boliche Horus, de Del Viso, deberá esperar al menos otras dos semanas. Es que el Concejo Deliberante, que iba a aprobar su funcionamiento en la sesión del último jueves, finalmente devolvió el expediente a comisión.

Según se explicó, el motivo fue la presencia en recinto de sesiones de familiares de un adolescente que murió en un confuso episodio ocurrido en el 2010 tras una pelea en la puerta del polémico local nocturno.

José Ramírez, padre de Luciano –fallecido cuando tenía 17 años- llegó hasta el salón de sesiones del deliberativo para frenar la aprobación del boliche, al que responsabiliza de los hechos que antecedieron a la muerte de su hijo. Con fotos de Luciano, Ramírez planteó su reclamo a los ediles, que finalmente decidieron tomarse más tiempo.

La presidenta del bloque oficialista, Liliana Alfaya, vecina de la localidad de Del Viso, indicó que ahora “la familia tendrá otros 15 días para analizar el expediente, hacer propuestas o señalar algún impedimento legal para que el local funcione”.

Es que, según la funcionaria, los dueños del comercio tienen toda la documentación en regla, por lo que advirtió que el Municipio podría incluso ser objeto de una demanda en caso de denegar el uso conforme de suelo.

El caso por el que se generó la protesta del jueves ocurrió en el 2010, cuando Luciano Ramírez fue arrollado por una locomotora en el paso a nivel de Madero e Independencia, a pocos metros del boliche. Según sus allegados, el accidente se produjo luego que una patota lo agrediera primero dentro del boliche y luego en la vía pública sin intervención del personal de seguridad o de la policía para socorrerlo.

Tras ese episodio, Horus fue clausurado. La presencia de menores en su interior fue uno de los datos que se tomaron en cuenta para las actuaciones que lo mantienen fuera de la actividad hasta la fecha.

 

Consenso

Alfaya destacó que, además de tener sus papeles en regla, desde el Concejo Deliberante se propició una instancia más de control para que el boliche se avenga esta vez a las reglas: la presión social de las instituciones de Del Viso.

 

Así, en una reunión realizada el último fin de semana, una serie de ONG plantearon a los responsables del local una serie de medidas que el empresario se comprometió a cumplir: 

• Favorecer la designación de un conductor responsable de cada grupo con incentivos para que no consuma alcohol.

• Articular acciones con la policía para garantizar la tranquilidad de los alrededores del lugar y de quienes estén en el interior.

• Que el personal a cargo de la seguridad privada mantenga comunicación con emergencias médicas y policiales en caso de ser necesario.

• Mantener limpia la vereda correspondiente al local bailable luego del cierre del mismo.

“Los jóvenes de la zona necesitan lugares donde divertirse en su propia localidad. Y tratamos de sumar el control social a los obligatorios controles del Estado”, sostuvo Alfaya.

 

Comentarios