Fiesta de despedida

Monterrey ganó el clásico de Derqui ante Toro y estiró la paternidad sobre su vecino. Fue el último partido de Sebastián Pipi González en el Bordó antes de pasar a Lamadrid.
martes, 3 de julio de 2012 · 00:00

El clásico de Derqui quedó en manos de Monterrey por 3ª vez y el equipo de Andrés Oliva se acercó a los puestos de vanguardia en la tabla del Torneo Clausura. Fue, además, el duelo entre el Bordó y Toro que más gente convocó desde que ambos reviven este clásico barrial en la Liga Escobarense. Le sirvió al ganador para estirar el historial a 3 victorias contra una del Rojinegro, pero, sobre todo, fue el último partido del delantero Sebastián González antes de dar un salto significativo en su carrera.

Pipi, que recayó en la Escobarense tras su paso por el fútbol chileno, festejó la victoria en el clásico barrial y también su llegada a Lamadrid donde disputará la próxima temporada de la Primera C. “Habrá que ver cómo se define la negociación pero ésta fue la despedida, al menos por un tiempo. La idea es probar 6 meses en el ascenso, ver cómo me va y después evaluar si vuelvo o no”, le dijo González a La liga Radio, sobre esta posibilidad de darle vuelo a su carrera.

 

- ¿Qué sensación dejó este clásico?

- Empezamos complicados porque tuvimos que cambiar la formación. Tuvo un inconveniente Federico Piazza y decidimos salir a jugar con tres delanteros, con Carlitos Báez. Quedamos algo desarmados en el medio pero después nos ayudaron un poco las expulsiones. Lo vi muy nervioso a Toro, salió a pegar y descuidó la pelota. Después se nos abrió el partido y pudimos cerrarlo.

 

- Fue una especie de despedida ideal antes de dar un salto en tu carrera.

- Por suerte sí, es lindo irse con un triunfo así. Ya tengo 25 años y se dio esta oportunidad gracias a los contactos que me facilitaron una prueba en Lamadrid. Voy a ir a pelearla. En un principio voy a correr desde atrás pero vamos a ver cómo se va dando todo. Es un préstamo por un año, pero la idea es evaluar a los 6 meses para ver si es conveniente, porque uno ya está muy abocado al tema laburar y otras responsabilidades.

 

- ¿Costó mucho la decisión?

- Sí, la verdad es que fue difícil. Me tomé una semana para hablarlo y pensarlo con la familia. Había que analizarlo bien porque la realidad es que tengo 25 años y no es lo mismo que a los 20. Ésta puede ser la última ficha y si todo sale bien en los primeros 6 meses me tocaría enfrentarme con equipos importantes de la categoría, sería muy bueno para mi carrera.

 

Bronca arbitral

Del otro lado, la derrota ante Monterrey dejó sinsabores en Toro y también originó críticas y reproches a la tarea del árbitro Damián Gastó, que fue el blanco principal en las declaraciones del delantero Nicolás Díaz Catalán. “Influyó mucho en el resultado”, disparó, en relación a la temprana expulsión por roja directa de Fabián Riquelme y luego de Juan Riquelme, a los 5’ del complemento. “Nos arruinó con los dos jugadores que nos echó, porque si no el partido no era el mismo”, dijo Catalán y agregó “no cobró el penal que le hicieron a Dani Maidana y tampoco la mano de García en el área”. “Igual ahora hay que encarar la semana pensando en el próximo partido y seguir para adelante”, concluyó.

Comentarios