Postergan por un mes el desalojo de cinco familias, pero sigue la tensión

Iban a ser lanzadas hoy a la madrugada por orden judicial. La fecha se postergó tras una mediación. Igual ayer la policía se preparaba para actuar. Buscan que el gobierno de la Provincia expropie los terrenos.

martes, 20 de septiembre de 2011 · 00:00

 

Los vecinos tienen un mes para tratar de encontrar una solución definitiva.

 

La Justicia Civil y Comercial de San Isidro decidió otorgar un mes más de plazo para hacer cumplir la orden de desalojo que pesa sobre cinco familias del barrio Altos de Los Cachorros, en el límite entre Del Viso y Manuel Alberti. El lanzamiento, que estaba previsto originalmente para la madrugada de hoy, pasó finalmente para el 20 de octubre próximo.

Anoche, sin embargo, el clima era de cierta tensión. Es que según pudo saber El Diario, la policía aún tenía la orden de tomar posesión de dos lotes y estaba dispuesta a hacerla cumplir esta mañana.

Sin embargo, se estimaba que no se trataría de los terrenos en los que hay levantadas viviendas, sino de los que aún permancen baldíos.

Alivio temporal o prolongación de la agonía, los vecinos están decididos a aprovechar el tiempo de gracia para tratar de reescribir el final de la historia.

La mayoría de sus fichas están puestas en la Lagislatura bonaerense. En los próximos días, esperan que Senado comience a analizar en comisión la declaración de interés público de los terrenos. En caso de aprobarse también en el recinto, las tierras quedarían a un paso de la expropiación, ya que la medida cuenta con media sanción de Diputados.

De esa manera, los dueños de la tierra recibirían un pago por sus bienes, en tanto que los vecinos podrían luego recomprarlas a la Provincia con las facilidades que sólo el Estado está en condiciones de brindar.

 

Ayuda

La decisión de postergar el desalojo se dio a conocer a fines de la semana pasada tras una audiencia de mediación que los vecinos mantuvieron en la sede de los tribunales con los dueños de la tierra.

Además de la postergación de la medida judicial, el encuentro dejó otra certeza: los propietarios de la tierra no tendrían intención de ocuparla sino de venderla, un resquicio por el que ven la posibilidad de comparar, con alguna ayuda estatal mediante.

No será, sin embargo, del Estado Municipal de donde esperan la solución. Ayer, en declaraciones públicas, el intendente Humberto Zúccaro calificó al tema como “un caso policial”, aunque admitió que el área de Acción Social podría intervenir en un caso extremo (ver aparte).

 

Estafa

El vía crucis de los vecinos se inició hace poco más de un año, cuando recibieron las primeras notificaciones sobre el trámite judicial en marcha para expulsarlos de los terrenos sobre los que habían edificado sus casas.

Durante el juicio comprobaron fehacientemente que quien les había vendido los terrenos, que aseguran haber comprado de buena fe hace unos seis años, no era su verdadero propietario.

Cuando cayeron en la cuenta de la realidad que les había tocado, las familias ya habían edificado sus casas sobre esas tierras que, en definitiva, no son suyas.

Desde ese mismo momento, comenzaron a buscar alternativas para tratar de salvar lo que habían invertido en esas tierras, originalmente inundables, que ellos debieron rellenar antes de construir sus casas de material.

La apariencia definitiva de las casas levantadas en el lugar generó también preocupación en la policía de la zona, que tenía la orden de hacer cumplir un desalojo en el que se preveía dura resistencia.

Otro de los temas que se analizarán en el mes de plazo que les queda a los vecinos es de los menores que viven con sus familias en las tierras a desalojar, un aspecto que no había sido tomado en cuenta por la Justicia hasta el momento.


La opinión del intendente

Para Zúccaro, es “un caso policial”

El intendente Humberto Zúccaro opinó ayer que el posible desalojo de cinco familias del barrio Altos de Los Cachorros se enmarca en un “caso policial”.

“Tuve una reunión muy importante con la secretaria de Acción Social; lamentablemente tiene un caso policial y el Municipio va a acudir para solucionar medianamente los problemas buscando algún terreno fiscal donde luego puedan, el día de mañana, construir algo”, sostuvo el jefe comunal.

Con la pelea contra las usurpaciones de tierras como una de las principales banderas de su gestión, Zúccaro reiteró que cuando se trata de una ocupación “respetaremos la decisión judicial más allá de la realidad que cuentan los vecinos”.

Comentarios