Homenaje a los chicos en manos expertas

Abuelos de un hogar de ancianos de Del Viso confeccionaron juguetes para los chicos internados en el Hospital Falcón. Un acto solidario que reivindica a la tercera edad.
domingo, 21 de agosto de 2011 · 00:00

 

Manos a la obra. Tres abuelas en plena tarea de preparación de TA TE TI.

 

 

“Muchos piensan que los abuelos sólo pueden hacer comidas pero también podemos hacer cosas que duren más tiempo”, aclara Mario, de 71 años, uno de los 22 abuelos que residen en el hogar Nuestra Señora del Rosario, de Del Viso.

Junto a sus compañeros dedicó las horas destinadas a actividades plásticas de las últimas semanas a la confección de juegos de TA TE TI que hoy ya están en manos de los chicos que permanecen internados en el hospital pediátrico Falcón.

El trabajo pensado por su doble gratificación -para los chicos que lo reciben como para los abuelos que vuelven a sentirse útiles- fue ideado por Andrea Stolfa, profesora de Plástica, quien comparte una vez por semana su mañana en el hogar.

En este caso, la actividad consistió en la confección de fichas para el tradicional juego de mesa realizadas con porcelana fría. Con cada tablero correspondiente, los trabajos fueron prolijamente envueltos con una tarjeta de felicitación. La gran canasta de regalos fue repartida por la propia profesora junto a sus dos hijas esta mañana en el nosocomio infantil.

“Además de ser una actividad didáctica para los abuelos, también les hace bien a las articulaciones manipular material como masa”, explicó la docente. Esto, que ella denomina “una terapia” también dio otros buenos frutos. Hasta el momento ya llevan realizados carteles de cumpleaños, centros de mesa, escarapelas, angelitos y portarretratos.

“El hecho de prestar atención –agregó la docente- y el trabajo en grupo también son muy buenos para ellos”.

 

Palabras mayores

“La esperamos todos los días, cuando un jueves no viene la extrañamos”, afirmó Beba de 68 años, una de las más jóvenes del hogar. “Así se nos pasa la mañana rápido”, añadió.

Abuela de cuatro nietos a quienes también le tocará recibir los TA TE TI hechos por sus propias manos, destacó que el trabajo en beneficio de alguien a quien no conoce tiene un sabor especial. “Por lo menos sabemos que con esto van a tener una alegría”, remarcó.

Por su parte, Adela apuntó que “es un lindo entretenimiento”, mientras que su tocaya de 91 años se lamentaba de haberse perdido buena parte de la clase por haberse quedado tejiendo en la habitación para sus cinco bisnietos.

Para Delia, de 90 años, el trabajo es de lo más habitual. “Me gusta trabajar, toda la vida ayudé mucho, tenía una máquina de coser y lo que hacía lo donaba en Del Viso”.

Mientras desafía sus inconvenientes en la vista amasando una y otra vez las bolitas de colores que se transformarán en fichas, Mario, uno de los pocos hombres del hogar, se siente orgulloso por poder “colaborar con lo que se puede, nosotros ofrecemos nuestra mano de obra”.

Entusiasmados con la visita de sus familiares que en la mayoría de los casos tendrá lugar esta tarde, entre bollos de colores, papeles, indicaciones y alguna espiada de reojo al trabajo de sus compañeros, ponen su tenacidad al servicio de la comunidad.

 

 

Futura fundación

 

El hogar Nuestra Señora del Rosario alberga a 22 ancianos de entre 68 y más de 90 años. Funciona desde hace 12 años en Del Viso. Precisamente su aspecto se parece más al de una casa que al de un asilo, según Gloria, su propietaria “porque tratamos de que se sientan como en su propia casa, somos una gran familia”. Allí realizan también actividades físicas y canto.

La intención de Gloria es, además, abrir una fundación para beneficio de la tercera edad en Manuel Alberti. “Es una organización sin fines de lucro para ayudar a los abuelos, estamos buscando el lugar”.

 

 

Comentarios