Entre cábalas y trabajo, los candidatos esperan los comicios

  Algunos eligen una prenda de vestir. Otros prefieren la tranquilidad y la familia. Muchos se quedaron hasta las primeras horas de hoy preparando a los fiscales, las viandas y la logística.

domingo, 14 de agosto de 2011 · 00:00

 

Largada. Desde las 8 de hoy estarán listas las urnas para que Pilar elija.

 

 

Tras la agobiante campaña llega el día del veredicto y los candidatos se prepararon para vivir con intensidad los comicios desde las 8 de hoy.

Claro que cada uno a su manera. Están los cabuleros, los que no creen en los amuletos, los ansiosos, los que prefieren serenidad y los que, junto a los militantes y seguidores, serán uno más del grupo durante la jornada.

Sólo pocos se dieron el lujo de relajarse en las últimas horas y dedicarle unos minutos a la familia o al deporte. El resto se reunió hasta las primeras horas de hoy con sus fiscales para dejar todo aceitado.

Si bien son pocos los cabuleros, entre ellos está el intendente Humberto Zúccaro, que saldrá de su casa a las 5.30 de la madrugada, rumbo a su bunker de la calle Belgrano, esquina Tucumán: “para ir ordenando todo”, aseguró el mandatario y precandidato a la re-reelección.

Además, el jefe comunal llevará puestas su camisa y campera roja, como acostumbró a hacerlo en los últimos comicios, vestimenta que repiten en su familia e incluso algunos de sus funcionarios y seguidores.

Por la mañana permanecerá con su grupo de trabajo en el local partidario y tras el almuerzo, cerca de las 13 irá a votar a la escuela Nº 1 y tras emitir su voto, instalarse definitivamente en el bunker.

La prenda de vestir como cábala, también está en los planes de una de las precandidatas del Frente Popular, Silvana Aguilar, quien aseguró que desde hace 21 días, utiliza el mismo calzado, unas botas negras que, según contó, son las mismas que le dieron resultado en el 2009.

La candidata aseguró que tras terminar con la logística, a altas horas de la noche de ayer, hoy estará desde muy temprano con su gente, irá a votar a las 14 y volverá a recorrer las escuelas para servirles café a sus fiscales. “Es bueno que se sientan acompañados”, aseguró.

Un caso de cábala cambiada será el de Gabriel Lagomarsino, candidato del Frente Amplio Progresista, cuyo amuleto era un pulóver de lana de color “amarillito”, que le tejió su madre: “pero esta vez lo voy a cambiar, me pondré otro, del mismo color, pero de hilo”, aseguró el candidato del Frente, que agregó: “con ese salí segundo, pero no gané, así que confío que con este cambio lleguemos bien” y cerró: “la cábala más fuerte, la ganadora, la dejo para octubre”.

 

Ansiosos

“Voy a votar temprano así me saco el tema de encima”, aseguró otro de los precandidatos del Frente para la Victoria, César Ortega.

El hombre que ayer jugó fútbol junto a sus amigos, para distenderse, aseguró que desde temprano tendrá la logística en marcha y seguirá los comicios desde su bunker de la calle 11 de Septiembre.

En tanto, su otro contrincante en la interna kirchnerista, Fabián Pitronaci, remarcó ayer en una entrevista radial, que desde ayer vivía la espera de los comicios y hasta que se conozca el resultado final, con ansiedad y alegría.

Anoche, aseguró que aún mantenía reuniones con sus fiscales y contó que tras la intensa campaña, el viernes por la noche, salió a cenar con su mujer.

Incluso detalló que seguirá la elección con sus hijos, quienes serán fiscales de mesa y estará desde las 18 en su bunker de Pedro Lagrave y Juan Manuel de Rosas.

Desde el Frente Popular, Gustavo Trindade tiene armado su día. El precandidato, seguirá los comicios desde su centro de cómputos de Estanislao López (ex ruta 8), esquina Ituzaingó. Almorzará en una de sus unidades básicas, posiblemente en la de Fátima, localidad en la que emitirá su voto cerca del mediodía.

“No voy a estar con la familia, porque mi mujer (Juana Camps) será presidenta de mesa”, contó Trindade. 

El otro precandidato del duahldismo, Jorge Álvarez, tampoco tiene cábalas y aseguró estar muy tranquilo: “demasiado para un evento tan importante como es una elección interna, en la que es la primera vez que participo”, aseguró, señalando que su única experiencia son las elecciones en el Colegio de Abogados, del cual fue presidente.

“Estaremos hasta la madrugada con el tema de logística y preparando las viandas de los fiscales”, explicó Álvarez y lanzó: “después iré a descansar y mañana (por hoy) estaré todo el día en el bunker de la calle 11 de Septiembre”.

 

Tranquilidad de mujer

Mucha tranquilidad mostraron las candidatas de la Unión para el Desarrollo Social (UDESO), Moyra Ryan, de la Coalición Cívica, Marcela Campagnoli y de Nuevo Encuentro, Mirta Ortega Sanz.

La denarvaista, señaló: “para quienes no dirimimos internas, es un mero trámite” y aseguró: “la campaña empieza el lunes (mañana)”.

Pensando en octubre, pero tomando las primarias como una previa, denarvaistas y radicales, trabajaban ayer con sus fiscales.

En tanto, Campagnoli, aseguró estar más tranquila que en elecciones anteriores y remarcó que ayer se reuniría con otros candidatos para acordar colaboración mutua en la fiscalización. Ayer iba a asistir a la misa vespertina, ya que hoy no podría asistir ya que la jornada será intensa.

“Voy a estar fiscalizando en William Morris, con mi hijo mayor”, detalló la candidata.

En tanto, Ortega Sanz, que utilizará como centro de cómputos el salón de actividades del Banco Creedicoop, ayer trabajaba con su equipo, preparando los últimos detalles de cara a los comicios.

La médica, aseguró que por la noche, estará junto a su madre, Catalina de 95 años, internada en estado de salud muy delicado. A pesar del mal momento, estará durante la jornada de hoy en el bunker de campaña, apoyando a su equipo: “estamos tranquilos de que hicimos las cosas bien”, remarcó.

 

 

 

La hora elegida
La gran mayoría de los candidatos a intendente eligieron dirigirse a emitir su voto entre las 11 y las 14. La excepción es César Ortega, que aseguró lo hará temprano, en las primeras horas de la mañana.

Comentarios