La pintura de la Escuela 20 generó el primer culebrón del año electoral

El concejal opositor Trindade se comprometió a colaborar para refaccionar el establecimiento. Pero denunció que el Concejo Escolar no autorizó la obra. El organismo lo niega y se hará cargo de los trabajos.

4 de febrero de 2011 - 00:00

 

La escuela 20, con grafittis. El gobierno y la oposición se pelean por pintarla.

 

La pintura de la Escuela Nº 20 de Pilar fue apenas la excusa para que se desatara el primer culebrón político del año electoral entre el oficialismo y la oposición. Porque si bien el Consejo Escolar lo niega, desde la agrupación que conduce el concejal del Peronismo Federal Gustavo Trindade aseguran que, por motivaciones políticas, no se los autorizó a realizar trabajos solidarios dentro de ese establecimiento educativo y la donación de materiales tendientes a refaccionar el edificio.

La denuncia partió de una docente de la institución, Mónica Quinteros, quien se quejó debido a que, según sostuvo, el Consejo no le permitió a un grupo de jóvenes trindadistas ingresar a la escuela para realizar trabajos de pintura con el fin de dejar el lugar en condiciones antes de que se produzca el inicio del ciclo lectivo 2011.

Esa colaboración surgió a partir del pedido de docentes del establecimiento, quienes, ante la falta de respuestas por parte de los organismos públicos correspondientes, le solicitaron a Trindade ayuda para conseguir la pintura destinada a cambiarle la cara al edificio que se encuentra con gran parte de la superficie de sus paredes descascarada, sucia, y con grafittis.

“Junto con otros compañeros y miembros de la cooperadora le preguntamos a Gustavo (Trindade) si nos podía ayudar a conseguir pintura para la escuela antes del comienzo de las clases. Nos dijo que iba a hacer lo posible y al día siguiente nos llamó para decirnos que tenía la pintura y que tenía un grupo de voluntarios para venir a ayudarnos a pintar, siempre y cuando hubiese una autorización de la escuela”, contó la docente.

La maestra aclaró que, si bien la intención de ellos no era inmiscuirse en política, no iban a rechazar los materiales, “viniesen de donde viniesen”, debido a que “eran en beneficio de los chicos” que concurren al establecimiento.

Sin embargo, a pesar de que la directora de la institución autorizó la donación y la colaboración, Quinteros sostuvo que desde el Consejo Escolar –en manos del oficialismo local- impidieron que la donación y los trabajos se llevaran a cabo.

 

Respuesta oficial

No obstante, el presidente de ese organismo dependiente de Provincia, Javier Girado, negó durante una comunicación telefónica con El Diario que se haya denegado la autorización para ejecutar las tareas que habían sido programadas y descartó de plano que haya existido algún tipo de ensañamiento de índole política.

“Recién me desayuno con que la gente que iba a pintar la escuela estaba vinculada a Trindade, pero la realidad es que dos horas después de que la directora de la Escuela 20 nos presentó la carta solicitando la autorización para pintar el establecimiento, nosotros autorizamos los trabajos y hasta nos comprometimos a proveer los materiales que hicieran falta para completar la tarea. Pero lo que sucedió es que, cuando dimos la autorización, esta gente que iba a pintar ya se había ido y se había llevado la pintura”, explicó el funcionario.

En consecuencia, Girado agregó que, a raíz de ese hecho, el Consejo Escolar se comprometió a comenzar el lunes próximo, a través de una cooperativa, la pintura total del edificio escolar y de suministrar todos los materiales que fuesen necesarios para llevar adelante esa obra.


Réplica

Para Trindade hay “motivaciones políticas”

El concejal Gustavo Trindade dio su versión de los hechos. “A nosotros nos vinieron a ver los docentes porque estaban cansados de ir al Consejo a pedir ayuda y de que no les den respuestas. Vinieron desesperados porque, ante la cercanía del comienzo de clases, la escuela está hecha un desastre. Nosotros nos comprometimos a darles una mano y aportamos la pintura y pusimos a disposición un grupo de jóvenes de nuestra agrupación que fue a trabajar solidariamente”, manifestó.

Sin embargo, el edil dijo que, cuando este grupo se disponía a comenzar la tarea, recibió la orden de que tenía que retirarse porque el Consejo Escolar no los autorizaba a llevar a cabo el trabajo. “Esto evidentemente tuvo motivaciones políticas. Si hubiesen autorizado la obra como dicen, nos hubiesen llamado a avisarnos; en el Consejo Escolar tienen mi teléfono y saben quién soy”, señaló el concejal.

Seguí leyendo

Dejá tu comentario

Te Puede Interesar