Ocupantes de un predio de Lagomarsino denunciaron amenazas

Una mujer dijo que a su casa llegó una patota de gente armada. Alrededor de 100 familias quieren ocupar un terreno desde hace casi un mes. “Fue un ataque mafioso”, aseguró.

22 de febrero de 2011 - 00:00

Una militante del Polo Obrero, que apoya la causa de los vecinos que desde principios de mes pretenden ocupar unos terrenos de la localidad de Luis Lagomarsino, denunció hoy que fue amenazada por un grupo de hombres armados, luego de haber participado en un corte de la ruta 26 en pedido de una solución al conflicto.

Ayer, una vez más se cortó la mencionada ruta, en el límite entre el distrito y Escobar. La medida se mantuvo durante casi tres horas, hasta las 20.30, cuando los manifestantes decidieron irse al no llegar ningún funcionario municipal. La denunciante, Julia Sandoval –vecina del barrio Santa Teresa-, relató a El Diario que “a la media hora de volver a mi casa (ubicada en la calle Uruguay), llegaron tres autos ocupados por gente armada”.

Los hombres preguntaron por Sandra Sandoval, hija de Julia que no participa del reclamo: “Quizás estuvieron buscando la casa y los vecinos la nombraron”, arriesgó. No obstante, la mujer denunció que uno de ellos le habría dicho textualmente: “No te quiero ver más en un corte de ruta, porque vuelvo y te c… a tiros”. Sandoval indicó que “eran entre 10 y 12 personas, sólo le conocía la cara a uno, pero no sé el nombre, es de la zona”.

Cuando se retiraron del lugar, la militante del PO hizo la denuncia en el destacamento de Lagomarsino; y en la mañana de hoy repitió en la Fiscalía, más precisamente en la UFI 4, a cargo de Cecilia Chaieb. En la denuncia consta que los vehículos eran un Fiat Palio gris, un Ford Falcon rojo y una camioneta Fiat Fiorino blanca. “Fue un ataque mafioso, un matoneo”, expresó.

No obstante, los manifestantes aseguran que no darán marcha atrás con los cortes ni con la instalación de carpas en los alrededores de los terrenos codiciados. “Hacemos responsable al intendente Humberto Zúccaro de lo que ocurra con nuestra integridad física”, advirtieron.

Con respecto al conflicto habitacional, se comprobó que los terrenos tienen dos dueños, quienes participaron de una mediación días atrás con un grupo de vecinos. Mientras algunas personas aceptaron irse, otras persisten en que las tierras sean loteadas y vendidas.

Los intransigentes afirmaron a El Diario que “todavía quedan representantes de unas 100 familias, pero los vecinos de enfrente del terreno también nos amenazan. La policía está pero no hace nada, estamos en manos de nadie. Infantería llegó una noche para desalojarnos pero no pudieron”.

Seguí leyendo

Dejá tu comentario

Te Puede Interesar