El litigio por un terreno demora la construcción de colectoras en Fátima

Un lote privado se ubica junto a la autopista. Vialidad Nacional pretende expropiarlo. Pero la propietaria ha rechazado sistemáticamente todas las ofertas.

14 de febrero de 2011 - 00:00

La negativa de una propietaria por desprenderse de sus terrenos sería el motivo que frena la construcción de la colectora entre Fátima y Manzanares, según argumentaron desde Vialidad Nacional. Las obras, parte del proyecto de la autopista Pilar-Pergamino están demoradas hace casi tres años.

Así respondió Vialidad ante la requisitoria de la Defensoría del Pueblo local, al señalar la interrupción de la senda paralela a la autopista, en su mano a Pilar. “Es por la presencia de una propiedad privada, por lo que se inició un juicio de expropiación”, comentó a El Diario el Ombudsman del distrito, Orlando Bargaglio.

De acuerdo a lo que determinó la empresa Corredor Americano en su momento, el predio, de 4.500 metros cuadrados, debería ser expropiado por haber sido declarados “de utilidad pública”. No obstante, los dueños no han querido cederlo, al menos por el precio ofrecido por quienes construyen la autopista. Según Vialidad, la propietaria es una mujer domiciliada en Ciudad de Buenos Aires.

El lote está ubicado a metros de la bajada del camino que conduce al Parque Industrial, en su interior tiene una vivienda “y está casi pegado a la autopista”, según comentó Bargaglio. En sus informes, Vialidad Nacional sitúa al terreno “en el tramo Pilar-Capilla, afectado por la obra de la autopista Pilar-Pergamino, tramo 1º A, que va desde el kilómetro 57 al 70,200”.

El problema es de larga data: en septiembre de 2008 se hizo la primera oferta, que fue de alrededor de 333.888 pesos, con fondos de la empresa Corredor Americano, firma a la que el Estado le anuló la concesión a mediados de 2010, por falta de obras.

A su vez, en mayo de 2009 el Tribunal de Tasaciones tasó el valor del terreno en 443 mil pesos, cifra que fue ofertada a la dueña en concepto de indemnización, pero tampoco hubo arreglo en esa oportunidad. Por eso, el caso ha sido llevado a juicio de expropiación.

Mientras tanto, en la Defensoría pidieron “que abran el guardrail, para que los autos puedan ingresar a la autopista por su mano lenta, sin tener que desviarse”. Asimismo, Bargaglio solicitó “que sobre esa misma mano se haga un asfalto que llegue hasta Fátima, como sucede del otro lado de la autopista (en sentido al cruce con la ruta 6). Sería alrededor de un kilómetro en total”.

Seguí leyendo

Dejá tu comentario

Te Puede Interesar