Secretos en reunión

domingo, 28 de febrero de 2010 · 00:00

 

Son bravos los lujaneros

No la están pasando nada bien los pilarenses que se fueron a trabajar con José Molina a la cartera de Medio Ambiente de Pilar. Parece que allá los vecinos no son mansitos como acá. Se oponen fervientemente a la instalación de un horno de la curtiembre Curtarsa y en un encuentro para tratar de formar una comisión de trabajo, les dieron para que tengan y guarden. Si no, miren la cara del ex concejal Carlos Olivera y de la ex titular de Medio Ambiente local, Verónica Gladario. Como decía un relator de box, "sigan ese rostro amigos, madura el nocaut".

 

 

 

Pasala y que no vuelva

El robo a la casa de la hija del intendente Zúccaro movilizó a toda la policía de Pilar. Se sabe que en estos casos, corre peligro la cabeza de más de uno. Es por eso que un funcionario judicial dio precisas instrucciones de que el caso "no trascendiera mediáticamente". Como se ve, no tuvo éxito en su intentona. Como decía un viejo político local, hay gente que cree que puede parar la lluvia con una palangana.

  

Sabias palabras

Sabido es que el intendente Humberto Zúccaro, en el afán de improvisar sus discursos, ha acuñado un sinfín de muletillas y frases cuanto menos curiosas a lo largo de sus años de gestión. Ahora, Facebook le brinda la posibilidad a los usuarios de "pedirle" una frase al jefe comunal: así, con un solo click pueden obtenerse citas textuales del intendente. La gama es amplia e incluye, entre otras, la clásica "hay que trabajar mancomunadamente", pasando por la inquietante "uno trata de estar por encima del bien y del mal", la simpática "hay que recuperar el hola, cómo te va, sentate" y la insuperable "gracias pilarenses, que Dios los tenga en la gloria".

 

 

Discriminación

 

Un grupo de inundados del barrio La Lomita denunciaron a la titular de Acción Social, Alejandra Pagani, de haberlos discriminado. Según dijeron, los habría maltratado porque varios de ellos son de nacionalidad paraguaya. La mujer negó las acusaciones, asegurando que se trató de un malentendido. Pero la intervención de otra funcionaria no ayudó a calmar los ánimos. Ante la insistencia de los damnificados por querer entrevistarse con el jefe comunal, Graciela Odato les contestó: "el intendente no los puede recibir ahora porque está atendiendo a la gente"; lo que no hizo más que volver a encender la mecha.

 

 

 

Lo barato sale caro

En una semana especial, con guerra de nervios por los inundados, hubo varios funcionarios que, como suele decirse, mostraron la hilacha. Ante el argumento de los vecinos de que habían pagado entre 1.000 y 2.000 pesos por los terrenos, uno de ellos lanzó, no tan por lo bajo, "por esa plata qué más quieren". No fue todo, otro funcionario desestimó las quejas de uno de los damnificados por las inundaciones "porque trabaja para Trindade". Como se ve, la consigna es gobernar para todos.

 

 

 

Comentarios