decisión judicial

Le niegan la prisión domiciliaria a dos condenados por el crimen de Matías Berardi

Son Gonzalo Álvarez, uno de los ejecutores, y Celeste Moyano, parte del clan que secuestró y asesinó al adolescente en 2010. "Se respeta así el derecho de mis otros hijos (y de todos) a crecer en paz”, expresó la madre de la víctima.
miércoles, 30 de diciembre de 2020 · 11:44

En las últimas horas, la Justicia le denegó la prisión domiciliaria dos de los condenados por el secuestro y homicidio del adolescente Matías Berardi, hecho ocurrido en 2010.

En total son diez los que continúan presos por un suceso que conmovió al país: cinco fueron condenados a prisión perpetua y otros cinco recibieron penas de entre 18 y 24 años de cárcel.

En este sentido, quienes en forma reciente habían pedido la prisión domiciliaria fueron Gonzalo Álvarez (41) y Celeste Moyano (36). Álvarez fue condenado a prisión perpetua. La cumple en el Complejo Penitenciario Federal I de Ezeiza y estará preso hasta 2045. Fue uno de los que capturó a la víctima y lo llevó hasta el sitio donde lo asesinaron. Este fue el imputado que le contó a una testigo clave cómo se decidió y ejecutó el homicidio de Matías.

Por su parte, Moyano fue condenada a 19 años de prisión. La mujer es cuñada del herrero Richard Fabián Souto, sindicado como el líder de la banda familiar que planeó el hecho. Está en la Unidad 31, ubicada en Ezeiza. La pena vence el 7 de octubre de 2029. La Justicia determinó que colaboró en el ocultamiento de la víctima y, junto a otras mujeres de la familia, le dijo a los vecinos que Berardi era un ladrón cuando el joven escapó (ver más adelante).

“Mi hijo Matías Berardi fue secuestrado y asesinado  de la forma más cruel. Tenía 16 años. Volvieron a denegar la prisión domiciliaria a una de sus asesinas. No alivia el dolor, pero se respeta así el derecho de mis otros hijos (y de todos) a crecer en paz”, expresó en las redes sociales María Inés Daverio, la madre de la víctima.

“Este año pidieron beneficios varios de ellos y a todos se los fueron denegando”, recordó luego en conversación con El Diario. A la propia Celeste Moyano le había rechazado la domiciliaria en mayo de este año.

 

Atroz

Matías Berardi tenía 16 años cuando fue secuestrado a las 5.30 del 28 de septiembre de 2010, en el cruce de ruta 26 y Panamericana (Del Viso), donde bajó de una combi cuando regresaba de una fiesta de egresados en Capital Federal.

A las 6.20 la familia comenzó a recibir llamados extorsivos, en los que la víctima les avisó a sus padres que estaba secuestrado, mientras los delincuentes exigían un rescate de 30.000 pesos.

De acuerdo al expediente, la banda trasladó al joven al taller que Souto tenía en avenida Sarmiento 407, de Benavídez, donde lo tuvo atado y vendado en un baño.

Tras pasar 14 horas cautivo, Matías logró escapar y comenzó a pedir ayuda entre los vecinos a quienes les decía que lo tenían secuestrado, pero no logró que nadie lo ayudara, ni refugiara. No recibió ni un gesto de solidaridad que le habría salvado la vida.

Según lo declarado por varios testigos, Souto y Facundo Maidana persiguieron con un auto y lograron recapturar a Berardi a dos cuadras, en las puertas de un cementerio. Mientras, las mujeres de la familia salieron a la calle a los gritos a decirles a los vecinos que Matías en realidad era un ladrón que había intentado robarles. Les creyeron y permitieron que lo recapturaran.

Tomaron la peor decisión: la víctima fue trasladada a un descampado ubicado en un camino de tierra a 300 metros de la ruta 6, a la altura de Campana, donde los asesinos le efectuaron dos disparos con una pistola calibre 11.25, ocasionándole la muerte.

2
1
33%
Satisfacción
16%
Esperanza
0%
Bronca
50%
Tristeza
0%
Incertidumbre
0%
Indiferencia

Comentarios