El de Verónica Soria es el tercer femicidio en Pilar durante 2020

La peluquera de Del Viso fue asesinada por su pareja la noche del 24. Se suma a Patricia Frete y Silvia Saravia.
sábado, 26 de diciembre de 2020 · 14:30

Durante la Nochebuena, en el distrito se produjo un nuevo femicidio, el tercero registrado en 2020: Verónica Alejandra Soria, peluquera de 42 años, fue asesinada a puñaladas por su pareja, Cristian Cano Báez (28), quien intentó escapar pero fue hallado por la policía horas más tarde.

El caso conmocionó al barrio Pinazo, de Del Viso, localidad en la que la víctima vivía y trabajaba. El cuerpo fue hallado por su propia hija, quien se encontró con ese trágico cuadro al llegar a la casa, cerca de la 1 del viernes. Por su parte, Cano confesó el crimen ante la policía, pero se aguarda su declaración ante la Justicia.

Enemigo cercano. El triste listado comenzó en abril, con el crimen de Patricia Frete, psicóloga que fue asesinada el 28 de ese mes por su expareja, Miguel Ángel Massolo. Si bien estaban separados, el hombre seguía viviendo en un quincho ubicado en el mismo lote, ya que se negaba a abandonar la propiedad del barrio Villa Verde.

El día del hecho, el imputado (que aguarda el juicio) entró a la casa principal con llave -algo no habitual-, y primero golpeó a Frete y su hija de 24 años (fruto de una relacón anterior) con sus puños, pero luego las cortó con un cuchillo que llevaba consigo.

La joven logró salir y pedir ayuda a los vecinos. Cuando regresó a la casa con uno de ellos para intentar socorrer a su madre, esta ya había sido degollada. Tras el ataque, Massolo se autolesionó con la cuchilla en el cuello y en su muñeca izquierda y quedó herido en el lugar, donde fue detenido por la policía.

Ataque en el country. El 10 de octubre último, el empresario Jorge Neuss asesinó a su esposa Silvia Saravia en su casa del country Martindale y luego se suicidó, en el que fue uno de los hechos policiales más resonantes del año. La noche anterior el matrimonio había discutido, por lo que la mujer fue a dormir a casa de una de sus hijas, ubicada en el mismo barrio. Al día siguiente, cuando Saravia regresó a su casa para buscar algunas pertenencias, volvió a discutir con su esposo y éste tomó un revólver Smith & Wesson calibre .357 Magnum de su propiedad, la baleó y luego se disparó en la cabeza. Él fue trasladado al Hospital Austral, donde murió poco después. Según la autopsia, Saravia fue sorprendida en el baño de la habitación y fue ejecutada con el revólver apoyado en la cabeza tras ser tomada del cabello.

Galería de fotos

0%
Satisfacción
0%
Esperanza
37%
Bronca
50%
Tristeza
12%
Incertidumbre
0%
Indiferencia

Comentarios