Femicidio en Martindale

Una empleada confirmó la discusión previa al crimen de Silvia Saravia

La mujer fue asesinada por el empresario Jorge Neuss, quien luego se suicidó. La trabajadora doméstica estaba en la casa cuando ocurrió el hecho.
martes, 20 de octubre de 2020 · 10:02

La Justicia sigue reuniendo datos para reconstruir el femicidio de Silvia Saravia, asesinada por su marido, el empresario Jorge Neuss, en la casa que ambos compartían en el country Martindale. Luego del ataque, Neuss se suicidó de un disparo.

Según pudo saberse, en las últimas horas una empleada doméstica declaró ante la fiscal de Violencia de Género de Pilar, María José Basiglio, coincidiendo en lo que ya había expresado una hija del matrimonio: que la noche anterior al crimen la pareja había mantenido una discusión.

La declarante es una de las dos empleadas que el sábado 10 de este mes estaban en la casa de Martindale. En la vivienda también estaba al menos uno de los hijos de Neuss y Saravia.

El viernes 9, luego de una fuerte discusión, Saravia se retiró del domicilio pasadas las 22 y durmió en casa de su hija Lucila, cuya vivienda está ubicada en el mismo club de campo. “La empleada contó que escuchó los gritos de la discusión y al rato vieron salir de la casa a la señora, algo afectada y sin decir nada. Se fue en el auto”, afirmó a Télam una fuente judicial con acceso a la causa.

El sábado por la mañana, Neuss llamó a la trabajadora para que le sirviera el desayuno. En ese momento, el empresario de 73 años le comentó que su esposa se había ido temprano, sin decirle que no había dormido allí.

Saravia regresó el sábado pasadas las 12, y según la empleada habría dicho “Subo a buscar unas cosas”, por lo que se presume que tenía pensado volver a irse, esta vez por más tiempo.

Pero, unos 15 minutos más tarde, la mujer escuchó el primer disparo mientras limpiaba el jardín, e instantes después la segunda detonación. Tanto ella como la otra empleada que trabajaba ese fin de semana subieron al primer piso a ver qué había sucedido, encontraron la puerta trabada del cuarto matrimonial y ninguno de los patrones contestaba.

La fiscal ya acreditó que a las 12.51 de ese sábado 10 de octubre –ocho minutos antes del primer llamado al 911-, esta testigo fue la que llamó a Lucila Neuss para reportar lo que habían escuchado, la hija fue la que le avisó a sus tres hermanos varones y fueron Patricio y Juan, en ese orden, quienes llegaron a la vivienda y encontraron a su madre asesinada en el baño de la suite y a su padre moribundo en el vestidor.

La versión coincide con lo que ya había aportado la hija, quien confirmó que su madre había pasado la noche con ella tras haber discutido con su padre.

Basiglio también tomó ayer otras testimoniales, entre ellas, a tres empleados del club house de Martindale, para que describan cómo eran el trato con el matrimonio Neuss y sus costumbres cada vez que pasaban por el restaurante de allí.

Fuentes judiciales indicaron a Télam que si bien restan tomar testimoniales y que la fiscal espera poder develar cuál fue el motivo de la discusión que distanció la noche previa al matrimonio y que derivó al mediodía siguiente en el crimen y el suicidio, todo robustece la hipótesis de que se trató de un claro femicidio.

Luego del crimen y posterior suicidio, se dio a conocer que el empresario tenía 15 armas registradas a su nombre, entre ellas el revólver calibre.357 Magnum con el que asesinó a Silvia.

La autopsia determinó que la víctima forcejeó e intentó defenderse del ataque de Neuss, quien terminó tomándola del pelo y apoyándole el arma detrás de la oreja para dispararle. Luego, el femicida retrocedió algunos pasos, y ya en el vestidor, se disparó en la cabeza con el mismo revólver.

0%
Satisfacción
0%
Esperanza
25%
Bronca
62%
Tristeza
0%
Incertidumbre
12%
Indiferencia

Comentarios

20/10/2020 | 12:21
#0
Por qué alguien puede tener 15 armas registradas? por qué personal civil puede tener armas? Sin armas evitaríamos muchas muertes. Estoy en contra de la autorización de armas a personal que no sea de fuerzas de seguridad. Y por supuesto y principalmente en contra de esta cultura patriarcal que concibe derechos sobre la vida de las mujeres o de quienes se perciben como tales.