A TRES AÑOS DEL HECHO

Comenzó el juicio a los hermanastros acusados de parricidio

Se trata de Leandro Acosta y Karen Klein, que eran pareja. Están acusados de asesinar y descuartizar a la madre de él y al padre de ella e incinerar sus restos. Ocurrió en su casa de Manuel Alberti.

Comenzó el juicio a los hermanastros acusados de parricidio

DEBATE. Mañana finaliza el juicio a los hermanastros acusados de parricidio

Ayer se dio la primera jornada del juicio contra Leandro Yamil Acosta y Karen Daniela Klein quienes eran hermanastros y pareja al momento de los hechos. Ambos están acusados de haber asesinado y calcinado a sus padres en su casa de Manuel Alberti en septiembre de 2015.
El debate que se inició a las 10, tendrá continuidad hoy y cerrará mañana, a cargo del Tribunal Oral en lo Criminal (TOC) Nº7 de San Isidro, compuesto por María Coelho, Alberto Gaig y Federico Ecke. 
El hombre de 29 años, hijo de la mujer asesinada se encuentra detenido, en la Unidad 34 Neuropsiquiátrica del Servicio Penitenciario Bonaerense (SPB) en Melchor Romero.
Mientras que su hermanastra de 25, hija del hombre muerto, llegó a juicio beneficiada con una falta de mérito, ella declaró que sólo fue testigo de los crímenes de sus padres y no denunció porque estaba amenazada por Acosta.
Pero la fiscal de la causa, Laura Zyseskind, la misma que logró la condena por femicidio de Fernando Farré, optó por mandarla a juicio para que sea un tribunal el que defina si tuvo o no algún grado de participación.
Los dos están acusados del “homicidio agravado por el vínculo” de sus padres Ricardo Ignacio Klein (54) y Miryam Esther Kowalczuk (52), delito  que prevé prisión perpetua.
El juicio iba a empezar en mayo, pero a raíz de un problema de salud y una operación a la que fue sometida Klein, se postergó para estas tres jornadas de octubre que culminarán mañana.
En tanto, Zyseskind envió a juicio a Acosta pese a que una pericia oficial determinó que es inimputable, asegurando que “padece un trastorno psicótico compatible con enfermedad esquizoafectiva”.
Mientras que el informe reveló que el joven presentaba “sentimientos de odio y ansiedad hacia ambas víctimas, en especial hacia su madre”, a quien acusaba de “permanentes vejaciones desde los 3 años” y de “entregarlo” a sus parejas para ser abusado sexualmente.

Horror
Según la declaración de Klein, aunque el doble parricidio se descubrió el 13 de septiembre de 2015, ocurrió alrededor de las 8.30 del 2 de ese mes, cuando los hijos de las víctimas y hermanastros de los imputados, dos mellizos de 11 años, no estaban en la casa porque su madre los había llevado al colegio.
Karen relató que Acosta, ejecutó a su padre de un tiro en la cabeza cuando estaba en su cama y a su madre de tres disparos cuando llegó de la escuela y luego se deshizo de los cuerpos haciendo varias fogatas.
Tras una denuncia por paradero, la Policía allanó la casa situada en Sarratea 2726 de Alberti, donde encontró restos humanos quemados, que luego se confirmó que pertenecían a Klein y Kowalczuk. En un baldío ubicado a ocho cuadras de la casa, se hallaron 16 bolsas con cenizas, huesos y más restos calcinados. 
Acosta había dicho a sus hermanos menores que sus padres los habían abandonado para irse a jugar a un casino de Uruguay, pero testigos lo ubicaron como el principal sospechoso.
Había comprado herramientas en el barrio para descuartizarlos e incinerar los cadáveres, generando olor nauseabundo que fue percibido por todos los vecinos. 

7
3
Comentarios Libres