Una violación se suma a los robos y a abusos a la salida de la escuela

Una estudiante fue atacada en un predio ferroviario lindero a la Escuela Media Nº 8. Un sujeto salió de entre los pastizales, redujo y sometió a la joven. Padres preparan una nueva marcha de protesta.
domingo, 20 de junio de 2010 · 00:00

Los vecinos reclaman que iluminen y corten el pasto en el paso a nivel donde ocurrió la violación.

 

 

La falta de iluminación, de presencia policial, y los altos pastizales que dificultan la visibilidad en un predio lindero a la estación de trenes de Pilar se conjugaron para que se produjera un nuevo hecho de violencia y de delincuencia a la salida de la escuela, que se suma a los numerosos robos y abusos registrados en los últimos meses.

Porque el pasado jueves por la tarde noche, cuando recién oscurecía, una estudiante que concurre a la Escuela Media Nº 8 “Tratado del Pilar” fue violada en el descampado ferroviario ubicado en las inmediaciones del establecimiento educativo.

El grave hecho se registró cerca de las 19.30, luego de que la menor saliera del colegio y permaneciera junto a su novio durante aproximadamente una hora y media en los alrededores de la institución.

Tras despedir al joven, la adolescente –cuyo nombre no trascendió- se dirigió camino a las vías por la calle Musladini y se dispuso a cruzar los rieles por ese paso desolado, vallado, poco iluminado, y con pastos altos que impiden tener una correcta visión.

En ese momento, un sujeto de sexo masculino salió sorpresivamente de entre los yuyos y amenazó de muerte a la joven con un cuchillo en el momento que se dirigía hacia su domicilio, ubicado en el barrio de Villa Verde.  Tras intimidarla y amedrentarla, el delincuente arrastró a la estudiante algunos metros, la acostó sobre el suelo y la sometió sexualmente.

A raíz de la violación, tanto los familiares de la víctima como la comunidad educativa en general de la escuela Tratado del Pilar se mostraron indignados. Más teniendo en cuenta que algunos aseguran que en las horas previas a ese hecho se habría producido otro suceso de similares características contra otra estudiante, de entre 12 y 14 años, que concurre al mismo establecimiento.

Adriana, la madre de la chica abusada, explicó que, luego de ocurrido el caso de su hija, se entrevistó con autoridades del colegio para pedir que hicieran un requerimiento a la Municipalidad con el fin de que desmalecen el lugar donde se produjo la violación.

“El director me dijo que llamaron un montón de veces, pero que el personal de Espacios Verdes de la Municipalidad no va porque dice que eso corresponde a los ferrocarriles y ellos no lo pueden hacer. Pero cuando hablaron con la empresa del tren tampoco les prestaron atención. Se pasan la pelota unos con otros”, expresó indignada la mujer.

 

Zona de riesgo

Cabe destacar que esa zona fue identificada históricamente por los vecinos como un lugar de riesgo y donde recurrentemente se registran delitos de todo tipo. Es por eso que tanto los padres de los alumnos que concurren a la Media Nº 8, como los habitantes del barrio, no pueden comprender cómo el Municipio no se encargó todavía de iluminar y proceder a mantener corto el pasto en ese predio para generar condiciones de mayor seguridad.

En consecuencia, un grupo de papás de alumnos que concurren a diferentes establecimientos educativos pilarenses preparan la realización de una nueva marcha de protesta a fin de exigirle al gobierno municipal y a la policía que adopten las medidas necesarias para que hechos de esas características no vuelvan a producirse.

Con la entrega de un petitorio a las autoridades, un grupo de padres y alumnos de escuelas públicas y privadas de Pilar realizaron el pasado 14 de mayo una manifestación pacífica en la Plaza 12 de Octubre, frente al palacio municipal.

En aquella oportunidad, se autoconvocaron a través de llamados, volantes y de la red social Facebook, y lograron congregar a alrededor de 80 personas -entre padres, adolescentes y niños- que acudieron plaza céntrica para reclamar soluciones ante la gran cantidad de robos y peleas que vienen produciéndose este año en horarios de entrada y salida de los establecimientos educativos.

 

 

Robos y peleas a la salida de la escuela
Hechos al por mayor que no encuentran solución

 

 

Pese a las reuniones y promesas de más policías, este mes continuaron los robos y las peleas a la salida de la escuela que se vienen reiterando con alarmante frecuencia desde hace algún tiempo.

Por ejemplo, hace aproximadamente una semana un chico de 3º Polimodal del Instituto Parroquial fue abordado por otro joven en la esquina de las calles Ituzaingó e Hipólito Yrigoyen quien le robó apenas dos pesos. Al mismo joven le habían sustraído su teléfono celular días atrás cuando atravesaba la plaza 12 de Octubre de Pilar.

A principios de junio, en una reunión con un grupo de padres y docentes en la Escuela Nº 26, la cúpula de la policía local se comprometió a poner un agente en la puerta de cada colegio para evitar los robos. Sin embargo, la medida sigue pareciendo escasa a la vista de los hechos de robo y violencia que se suceden casi a diario.

Mientras se espera por la implementación de un plan de seguridad que disminuya los robos y peleas en las inmediaciones de los colegios, los hechos, lejos de disminuir, siguen presentes y hasta han aumentado en violencia. El mayor ejemplo es el del adolescente de 17 años que fue apuñalado por un chico de 14 a metros de la Escuela 42 a fines del mes pasado.

También por esos días, un niño de 9 años sufrió un intento de abuso en la Plaza 12 de Octubre a plena luz del día, y fue rescatado por un hombre que decidió intervenir ante la pasividad general.

El hecho ocurrió el jueves 27 del mes pasado, cerca de las 15.30, un horario en el que si bien no había mucha gente en la plaza, esa zona no estaba vacía. Allí se produjo el intento de abuso a un alumno de 9 años, que asiste a una escuela estatal del centro de Pilar y vive en la zona de Villa Buide.

En ese momento, el menor estaba solo en la plaza, esperando que su  madre saliera de una consulta odontológica. De repente, fue abordado por cuatro adolescentes que –según testigos- habrían estado bajo el efecto de alcohol o drogas. Los delincuentes llevaron al niño a una zona de arbustos, cercana a una pérgola, sobre el ala de la plaza que da a la calle Hipólito Yrigoyen.

Luego de unos minutos, un hombre que trabaja en las inmediaciones de la 12 de Octubre advirtió la insólita situación y decidió intervenir: al ver llegar a esta persona,  tres de los abusadores salieron corriendo, pero uno no pudo escapar y fue abordado por el mayor, quien lo redujo asestándole varios golpes. Mientras lo estaba golpeando, llegaron efectivos policiales.

En el centro de Pilar los hechos van aumentando en gravedad, mientras se espera por la implementación de un plan de seguridad que disminuya la cantidad de robos y peleas que a diario se producen en las inmediaciones de los colegios.

 

 

 

Los padres ya marcharon para pedir seguridad. Piensan volver a movilizarse.

Comentarios