La era del sacrificio

El flamante entrenador de Fénix anticipó que será una temporada para arremangarse. El lunes comienza a trabajar. "El que no se quiera ensuciar la ropa, que se quede en casa", disparó
jueves, 13 de mayo de 2010 · 00:00

Solicitado. “Muchos jugadores me llamaron para venir”, afirmó.

 

Con miras a una temporada que promete ser durísima debido al bajo promedio, el lunes arrancará el ciclo de Juan Tradito como nuevo director técnico de Fénix. En conversación con El Diario, el entrenador afirmó que, quien quiera formar parte del plantel, deberá saber que tendrá que sacrificarse.

“El sábado me reuniré con la Comisión Directiva; y el lunes arrancaría el trabajo con los chicos que quedaron en el club”, anticipó. “Ya hablé con el DT de la 4º, 5º y 6º división, que junto a dos chicos de la 7º de los que me hablaron muy bien van a hacer fútbol con los muchachos que quedaron de la Primera, a partir del miércoles”.

El entrenador indicó que su ideal “es trabajar con no más de 25 jugadores en el plantel: unos 17 o 18 profesionales, y el resto chicos del club”. Por eso, comentó en cuanto a los refuerzos que “se va hablar de no más de 8 o 10, según los que se queden. Veremos qué pasa con (Hugo) Gianabella, (Leonardo) Ruiz, (Martín) Zúccaro y El Gato Cardozo. Los demás chicos son del club y se van a quedar”. Tradito precisó que la columna vertebral del equipo será armada con jugadores de mayor experiencia, “y el resto de los chicos se tendrán que adaptar al sistema, para sacar 50 puntos”.

A su vez, antes de mencionar algunos apellidos que podrían sumarse al plantel en los próximos días (en carpeta figuran alrededor de treinta nombres), el técnico afirmó que “primero quiero ver qué material hay en el club. Se dice que Gianabella y Cachete’ Ruiz se quieren ir, porque las condiciones económicas no son las ideales. De parte mía no hay problema, al contrario, quiero que se queden. Los conozco por haber jugado contra ellos”.

 

Hot line

A la hora de hablar de los refuerzos, Tradito aseguró que desde que se confirmó su llegada a Fénix recibió no menos de treinta llamados telefónicos, por parte de jugadores que ofrecieron sus servicios y su intención de formar parte del club.

“A mí los jugadores me quieren, por algo me llaman de todos lados –expresó-. Saben que no soy vigilante ni ortiva (sic), que la peleo con ellos. El jugador pone el pecho porque sabe que yo también lo voy a poner: afronté tres situaciones jodidas con problemas del corazón, ahora me cuido y como pescado con tortilla de acelga…”.

Además, opinó que el aluvión de llamados se debe a que “Fénix es un club serio, con gente que colabora, que cumple. Me llamaron jugadores que están bien y formarían la columna. Pero antes de hablar de nombres, quiero ver qué hay en casa. Cuando sepa qué es lo que hace falta veremos, tenemos dos meses para trabajar”.

Pero, más allá del tiempo, aseguró que por estos días “averiguo, pregunto, porque para pelear por el descenso hay que interiorizarse de todo, Si no, te comen las lombrices. Es así, clarito como el agua”.

 

Sacrificios

A lo largo de la charla, Tradito insistió en la realidad que deberán vivir los jugadores de cara a la nueva temporada: “Hay que olvidarse de la época de vacas gordas, ahora estamos en tiempos de vacas flacas, pero hay que adaptarse a la situación”. Y agregó: “Los jugadores tendrán que entender que, si quieren jugar en Fénix, se van a tener que ensuciar la ropa. Si no se quieren ensuciar la ropa, que se queden en su casa. Yo sé quiénes son los que están dispuestos, los que se van a ‘matar’, y que si hay fideos sin queso no van a decir nada. Mientras haya pelotas, conos, pecheras y agua caliente, estamos bien”.

El entrenador expresó que esa es su manera de ser “porque vengo de sufrir como jugador y como técnico, sé lo que es cobrar poca plata, jugar por la camiseta y salvar al club. Hay que pelearla y armar una columna de jugadores de experiencia, porque no se puede formar un equipo de pibes para sacar 50 puntos. Hay que tener cinco o seis jugadores que pongan el pecho, y que el resto los acompañe”.

 

Culinario 

Juan Tradito expresó que “con plata pelea cualquiera. Yo peleé el descenso sin plata, comiendo pizza a la parrilla porque no había para el asado, o falda con grasa, sin carne. A veces es lindo que el jugador sepa que tiene que transpirar la camiseta, ponerse el overol”. Y agregó: “Yo fui jugador de fútbol, estuve en 19 planteles, a veces gané plata y en otros lugares sólo podíamos comer fideos. Hay que aguantar el chubasco”.

Comentarios