Crimen impune: padre de la víctima amenaza con huelga de hambre

"Bebe" Zapata tenía 19 años. Murió de un disparo cuando se metió a separar en una pelea. La Justicia dice que el caso está resuelto pero la policía no detiene a los acusados.
martes, 23 de marzo de 2010 · 00:00

Familiares de la víctima marcharon ayer a la fiscalía y el municipio.

  

Encabezada por Antonio, su padre, y referentes del Polo Obrero, en la mañana de ayer se llevó a cabo una nueva marcha en pedido de justicia por el crimen de Francisco Zapata, asesinado el 24 de enero cuando intervino en una pelea callejera.

Pasadas las 10, un centenar de vecinos y allegados a la víctima se movilizó a la Fiscalía primero y al palacio municipal después, con el objetivo de lograr que los acusados del crimen sean detenidos.

Consultado por El Diario, Antonio denunció que durante el último fin de semana “hubo amenazas en el barrio, ya que una persona le estuvo diciendo a los vecinos que iban a matar uno por uno si seguimos haciendo marchas, pero no nos van a parar”. Y agregó: “Sólo me van a frenar con un tiro en la cabeza”.

Al llegar a la Fiscalía, el hombre se reunió con el titular de la UFI 1, Marcos Petersen Victorica: “Dijo que están ocupados en el caso, que ya está resuelto, pero falta la detención. Eso es lo que se puede explicar”. A su vez, añadió que “es un problema policial, el caso está resuelto, yo sé quién mató a mi hijo”.

Sobre esto, el padre de la víctima aseguró que a dos meses del hecho “la policía de Lagomarsino no hace nada. Los acusados están el barrio, entran y salen de sus casas, pero nadie hace nada”. Y amenazó con que “si no llega una solución, voy a empezar una huelga de hambre”.

Una vez cumplida la meta de dialogar con el fiscal de la causa, la gente se dirigió al palacio municipal, donde permaneció manifestándose durante más de una hora, siempre con la misma consigna: terminar con la impunidad de quienes dispararon contra Francisco.

Francisco Zapata (conocido en su barrio como “Bebe”) fue asesinado el domingo 24 de enero, en la puerta de su casa, ubicada en la localidad de Lagomarsino. Según el relato de su padre, cerca de las 6.30 el joven –que se encontraba durmiendo en su domicilio- escuchó ruidos en la calle, y al asomarse se habría encontrado con un grupo de personas que se estaban peleando, tratando de atacar a un amigo suyo, lo que provocó que la víctima saliera a defenderlo.

Casi de inmediato, al intervenir en la pelea Francisco recibió un disparo por la espalda que llegó hasta su corazón, por lo que fue trasladado por su padre a la sala de primeros auxilios de la zona. Antonio aseguró que allí no recibió la atención debida en forma inmediata: “Había una sola enfermera y no nos atendió, mi hijo llegó con vida y yo mismo tuve que ponerle algodones y mi camisa donde estaba la herida”, agregando que “el médico y la ambulancia llegaron a la sala casi dos horas después, y cuando lo vio el médico me dijo que estaba muerto”.

Comentarios