Padres de una escuela en pie de guerra por paralización de obra

Provincia no paga y la empresa suspendió los trabajos. No hay calefacción, los baños se llenan de agua y los techos se filtran. Los chicos deben faltar los días de lluvia y los de frío.
martes, 8 de junio de 2010 · 00:00

 

La escuela de la Villa Verde recibe a 800 chicos todos los días.

 

Un grupo de padres de alumnos de la Escuela Primaria Básica Nº4 de Villa Verde reclaman la reactivación de la obra de remodelación del edificio que se encuentra detenida desde hace diez meses por falta de pago por parte de la Provincia y denuncian las malas condiciones en las que se desarrollan las clases en la institución, a la que concurren más de 800 alumnos.

Las primeras quejas datan del año 2006, cuando la empresa que originalmente ganó la licitación para afrontar el proyecto abandonó los trabajos. Los mismos fueron encarados luego –en 2008 y con otro proceso licitatorio mediante- por otra firma que pese a la promesa de concluir la obra a fines del año pasado, siguió el mismo camino que su antecesora.

En este contexto, las clases siguen funcionando con una buena parte del edificio demolido, lo que generó la reacción de los padres que apuntan sus reclamos al Ministerio de Infraestructura de la Provincia de Buenos Aires, encargado de efectuar los pagos a la empresa constructora.

“Juntamos 640 firmas y las mandamos en una carta a Infraestructura provincial hace un mes y todavía no tuvimos respuestas”, afirmó a El Diario Soledad Rodríguez, mamá de tres alumnos de la institución, para agregar que “la escuela está destrozada, literalmente”.

En este sentido, la mujer adelantó que junto a un numeroso grupo de padres “si no tenemos alguna respuesta en lo que falta del mes vamos a organizar algo para que nos escuchen, porque así ya no se puede seguir”.

Asimismo, aseguró que “de las autoridades del colegio tenemos todo el apoyo”. Y en cuanto a la responsabilidad del Consejo Escolar aclaró que “ellos también nos dieron su apoyo y se portaron muy bien pero es un tema que los excede”. Incluso, agregó que “la misma empresa dice que no tiene problema en retomar la obra si la Provincia se pone al día con los pagos”.

 

En ruinas

Diariamente a la ESB Nº 4, ubicada sobre la calle Yrigoyen del barrio Villa Verde, concurren más de 800 alumnos del nivel primario. A su vez, la institución le cede dos aulas a la Escuela Media Nº 8 de Pilar, y por la noche funciona un primario para adultos.

Las clases se desarrollan con buena parte del edificio demolido, aulas provisorias, ausencia de techos y filtraciones de agua.

“La institución carece de calefacción y ventilación, no hay comedor, los baños se llenan de agua, y en las aulas de arriba hay filtraciones”, describió Rodríguez, para añadir que “el comedor fue divido y ahí ahora funcionan dos aulas que los días de lluvia se inundan”.

Además, la falta de un sector específico para comer obliga a que los chicos reciban el almuerzo y la copa de leche dentro de las aulas. “Hace un tiempo se cayó un ventilador –continuó- y los sacaron todos, los primeros días de clases las maestras dejaban que los chicos se saquen el guardapolvos en clase por el calor que tenían”.

A su vez, fue extraído el techo de la galería externa que comunica los dos pabellones del edificio, situación que los días de lluvia impide el paso de los chicos. “Cuando llueve las maestras nos piden que no los llevemos porque no se puede pasar al otro lado”, indicó la mujer.

Con la llegada de los primeros fríos, la calefacción del edificio –o la falta de ella- también preocupa a los padres. “El gas llega hasta la puerta pero no está hecha la instalación”, objetó Rodríguez, aunque reconoció que  “desde el Consejo Escolar nos dijeron que van a instalar caloventores”. No obstante, afirmó que hasta que eso suceda “los padres nos vemos obligados a no mandar a los chicos al colegio cuando hace frío”.

 

Desde el Consejo Escolar

“Las expectativas que tenemos son buenas”

Consultado por El Diario sobre la situación de la EPB Nº4, el presidente del Consejo Escolar, Javier Girado, manifestó que “estamos gestionando para que prontamente se reanude la obra”. “En enero –agregó- hablamos con el ministro (de Educación bonaerense) Mario Oporto y después seguimos con las conversaciones, nosotros queremos que se reactive cuanto antes”.

Para el funcionario, “las expectativas que tenemos son buenas, la semana pasada se reactivó la obra de la escuela 9 de Fátima y eso es un buen indicio”.

En cuanto a la instalación de caloventores para afrontar el invierno, garantizó que “estamos esperando que el contratista termine unos trabajos y calculamos que esta semana ya comienzan a instalarse”.

Atentos al peligro que implica la colocación de aparatos eléctricos en un edificio afectado por filtraciones de agua, aseguró que “vamos a chequear con el electricista que todo esté apto y si hay que arreglar alguna filtración lo haremos, como lo hicimos a principios de año”.

Comentarios