Soy mano

Descanso

domingo, 22 de enero de 2023 · 09:08

Por Chino Méndez

Terminado el leve receso en el que entró esta columna, retomamos y nos reencontramos en este espacio, que está cumpliendo 20 años, y que tanto valoramos. El verano nos invita a una pausa fundamental, hacer a un lado las actividades laborales por unos días, dejar de perseguir a la coneja en estos tiempos en donde producir y generar ingresos que nos hagan la vida un poco mejor resulta un verdadero desafío. Reposar de las remarcaciones de góndolas que especulan constantemente y cobran en blue, mientras los sueldos viajan en sillas de ruedas, siempre hacia el mismo lugar. Permitirse ese viaje mental hacia el ocio es un verdadero desafío, pero también es casi un deber.

Este mundo nos empuja al “qué hacer” con un autoritarismo solapado y casi que no nos damos cuenta, resulta así que relajar y distender parece ser un acto de rebeldía.

Aquí, a dos centímetros de los avatares cotidianos, tan cuesta arriba a veces y tan profundamente absurdos otras tantas. Aquí, me descubre el asombro ante lo que verdaderamente vive y vale la pena a mí alrededor. Me detengo a ver las miradas que siempre me esperan y habito en los silencios que necesitan ser escuchados. El celular olvidado en algún lugar de la casa mientras riego mis plantas sin pensar en el tiempo y camino descalzo por la espesura del jardín. También podría desfilar sobre la espuma del mar sobre una playa y encenderme uno a las 3 am de un miércoles, descaradamente, o abrir ese libro que el agotamiento no me dejó terminar de leer, bajo un liquidámbar colmado de pájaros o acariciar a mi perro con Yupanqui de fondo o, desde luego, saborear unos tragos con amigos en un bolichón cualquiera… ¿Qué sé yo? Sentir por unos días que disponemos de las horas que nos roban desde siempre y cada vez con mayor impunidad. No les alcanza con inducirnos a un consumismo salvaje, inclusive vendiéndonos paquetes frívolos de turismo, todo lo piensan otros por nosotros y nos indican qué y hasta cuándo y dónde. “No estoy haciendo apología de la holgazanería” dijo el Pepe Mujica. Pero aprovechemos el descanso para buscarle sentido y contenido a la vida, que la cuota del aire acondicionado no nos quite el sueño y que el teléfono nuevo no sea una meta. En el shopping no te venden vida. Intentemos disponer de ella, por estos días al menos, en los que el reloj no castiga al tiempo.

Comentarios