Historia

El granadero Juan Mateo Gelves, del Pilar al Combate de San Lorenzo

domingo, 14 de agosto de 2022 · 08:37

por Aldo Abel Beliera

En septiembre próximo se cumplirán 210 años desde aquella lejana primavera de 1812. Hacía pocos meses el Teniente Coronel de Caballería José Francisco de San Martín regresaba a su tierra natal y luego de la aceptación que le encomendara el Triunvirato que gobernaba Buenos Aires, organizaba los Escuadrones del Regimiento de Granaderos a Caballo, seleccionando rigurosamente a los hombres, desde el primer oficial hasta el último recluta.

Córdoba y San Luis habían remitido los contingentes más numerosos, a los que se sumaban algunos mozos de La Rioja y Santiago del Estero y unos pocos soldados de la ciudad de Buenos Aires. De ahí que el gobierno dispusiera que de cada Curato de la campaña, se enviaran diez voluntarios.

Entre los remitidos el 24 de setiembre de 1812 por el alcalde de hermandad del Partido del Pilar, Don Isidro Figueredo, figuraron los hermanos Luis Antonio y Juan Mateo Gelves, los que fueron incorporados a la 2ª Compañía del 2º Batallón del Regimiento de Granaderos a Caballo.

Ambos tuvieron su bautismo de fuego en el combate de San Lorenzo llevado a cabo el 3 de febrero de 1813, perdiendo la vida Juan Mateo y resultando herido Luis Antonio.

El parte de la victoria redactado por el Teniente Mariano Necochea y firmado por San Martín, fue enviado al Superior Gobierno y reproducido el 5 de febrero de 1813 por la Gazeta Ministerial de Buenos Ayres. Este mismo órgano de difusión, en fecha 10 de marzo de 1813, publicó la nómina de los granaderos muertos en la acción de San Lorenzo, según el texto del documento que elevara el Coronel San Martín el 25 de febrero de 1813.

En esta relación se nombra al Capitán Justo Germán Bermúdez, quien dejara de existir el día 14 de febrero de resultas de sus heridas, y 14 soldados, en cuya lista, entre otros, conservando su ortografía se mencionaba a:

“Juan Mateo Geldes, hijo de Luis y de Francisca Viezma, natural de la cañada de Escobar en Buenos Ayres, estado soltero”. Ambos granaderos eran oriundos del Pilar y no de Escobar por una única razón; su lugar de nacimiento.

De Luis Antonio sabemos que fue bautizado en Pilar el 22 de febrero de 1792, de 6 meses, era de regular estatura, cabello negro, ojos pardos, cara redonda con poca barba y un tajo en su pómulo derecho. Se le expidió cédula de inválido por haber sufrido la fractura de su muñeca derecha y, pese haber solicitado regresar a su pago, permaneció en la Casa de Guardia y Almacén de Pólvora del Alto de la Residencia para Cuartel de Inválidos (actuales calles San Juan y Balcarce). De Juan Mateo solo se conoce que era mayor que su hermano y había sido bautizado el 27 de diciembre de 1779 también en la parroquia de Nuestra Señora del Pilar.

Los hermanos Juan Mateo y Luis Antonio Gelves pasaron inadvertidos 133 años por las autoridades del entonces Partido del Pilar y recién el 29 de setiembre de 1946, en un acto de homenaje al granadero Juan Mateo Gelves, celebrado en Escobar, se descubrió una placa de bronce donada por la Sociedad Evocativa Argentina.

En mayo de 1949 integrantes de la Sociedad Evocativa Argentina se hicieron presentes en el pueblo de Escobar y, en esta ocasión, participaron del acto celebrado en la Escuela Nº 20 (hoy Nº 4), a la cual, en la oportunidad, se le impuso el nombre de “Granadero Gelves”.

Una calle de Belén de Escobar lleva el nombre de Juan Mateo Gelves. El decreto municipal de su designación es posterior al 16 de noviembre de 1952, pues en esa fecha fue colocada en la arteria una placa de bronce ofrendada por la Sociedad Evocativa Argentina. El homenaje, al igual que los anteriores, contó con la adhesión de las autoridades civiles, delegación de escuelas locales y público, e hicieron uso de la palabra, entre otros, el intendente del Pilar Roberto Basaldúa y el historiador Urbano Justiniano Núñez.

Como hemos visto, esta seguidilla de reconocimientos fueron realizados en los años 1946, 1949 y 1952, impulsados por la Sociedad Evocativa Argentina, entidad fundada el 6 de enero de 1942 con el fin de rememorar a los granaderos muertos en la acción de San Lorenzo en los lugares de origen. Su sede funcionaba en el Club Sirio Libanés “Honor y Patria”, sito en la calle Juncal 857 de Capital Federal.

Anterior a esos años no consta ningún homenaje a la memoria del granadero Juan Mateo Gelves. Escobar tuvo en 1897 el periódico “La Voz de Escobar”, a partir de 1917 “El Imparcial”, en 1922 “El Eco de Escobar”, en 1924 “Tribuna Libre”, en 1933 “El Demócrata”, y seguiríamos mencionando otros de la época pero sin hallar noticias de los hermanos Gelves.

Presumimos que los integrantes de la Sociedad Evocativa Argentina y las autoridades locales desconocían que antiguamente se denominaba “cañada de Escobar” no sólo al actual arroyo sino también a uno de sus afluentes, el arroyo Pinazo, cuyo recorrido desde el pueblo de General Rodríguez desemboca en el río Luján. Por esta razón los nativos de la cañada de Escobar no se refieren a un núcleo de población sino, más bien, a los habitantes asentados en las chacras y estancias a lo largo de su curso.

Los propios escobarenses ignoraban hasta hace muy pocos años que la isla de Escobar, situada en las tierras entregadas en merced por Juan de Garay a Alonso de Escobar, se hallaban en la localidad de Maquinista Savio y no en el pueblo de Belén, cabecera del partido, como se presumía. Recordemos que el partido de Escobar se creó en el año 1959 con tierras de los partidos del Pilar y Tigre.

La ubicación de los propietarios y/o arrendatarios de estas tierras se hacía bajo las denominaciones cañada de Escobar “arriba”, “abajo” y “rincón”, según corrían sus aguas a su desembocadura, ello podemos verlo en el censo de 1744 y en los documentos de la época.

Precisamente en el censo de 1744 detectamos en la cañada de Escobar abajo, en tierras arrendadas del capitán Fermín de Pesoa, la chacra de Luis de Vielma, casado con María Sabina Gómez de Saravia, padres de una única hija llamada Francisca Javiera, quien casaría con Luis Gelves, permaneciendo en 1815 en este mismo lugar según lo registra el censo de ese año y cuya vivienda se hallaba entre las actuales localidades de Del Viso y Presidente Derqui.

Luis Gelves fue bautizado el 11-10-1752, hijo de José Antonio Gelves o Gómez o Gómez de Vera y de Petrona Zamora o Gutiérrez, se casó el 1-8-1774 con Francisca Javiera Vielma, bautizada 11-6-1757, padres de 12 hijos conocidos, entre los que se encuentran los granaderos, todos oleados y bautizados en Pilar con los apellidos Gelves y/o Gómez, apellido este último utilizado y derivado de sus ancestros como era muy común en ese entonces.

Francisca Javiera Vielma fue nieta materna de Nicolás Gómez de Saravia y de Juana Gómez de Sanabria y bisnieta materna-paterna de Francisco Gómez de Saravia y de María de Ocampo o Cabezas Agüero, esta última donante de las tierras donde se erigió la primera capilla de Nuestra Señora del Pilar, legado este ratificado luego por sus nietas Micaela y Sabina Gómez de Saravia.

El 23 de febrero de 1988 en un comunicado de prensa a todas las instituciones, clubes, escuelas y reparticiones públicas, la Dirección de Cultura de la Municipalidad de Escobar dio cuenta de, “que debido a informaciones recibidas con su fundamentación histórica existen errores en la simbología del escudo municipal desde el momento de su creación. El 5/10/60, respecto al morrión del granadero Juan Mateo Gelves, quien no nació en nuestra localidad como se conoce hasta el momento”.

En el primer encuentro de historiadores escobarenses llevado a cabo el 4 de marzo de 1998, organizado por el Municipio de Escobar, tuve la oportunidad de exponer sobre el origen familiar del Granadero Gelves y su actuación militar, dando a conocer y reiterando el resultado de la investigación histórica-genealógica aportada en su momento y fuera publicada un año antes en la segunda edición del libro “El Partido de Escobar”.

Ese mártir ignorado por mucho tiempo tiene en la ciudad del Pilar desde el 14 de septiembre del año 2000 la calle Granadero Juan Mateo Gelves (ex El Petrel), la cual enseña su nombre y recuerda su valor y patriotismo. Este reconocimiento fue el resultado del expediente Nº 302/00-7741/99 presentado por el ex concejal D. José Sánchez ante el Honorable Concejo Deliberante y diera lugar al Decreto nº 01760 firmado por el ex intendente Dr. Sergio Bivort, originando la Ordenanza Nº 85/00.  

Comentarios