Correo de Lectores

Pastor evangélico responde ante conflicto vecinal

martes, 19 de abril de 2022 · 08:11
Pastor evangélico responde ante conflicto vecinal

Sr. Director:

Leo con asombro en esta sección, “Correo de lectores”, comentarios extraídos de la publicación sobre un conflicto entre una iglesia de Derqui y una vecina, por los cultos que afectan a su hijo que padece autismo. Es importante destacar, si me permiten, que se trata de un problema de convivencia muy común en los barrios, no solo con iglesias sino también con fiestas, basura en las esquinas, murgas, etc.

Sin ánimo de menospreciar el reclamo válido y justo de esta familia (digo de nuevo, se trata de un conflicto que se puede resolver con normas de convivencia básicas entre vecinos) veo el título con el que presentan esta sección, a mi parecer sesgado, carente de conocimiento del mundo evangélico y su trabajo social y familiar. Les comento que gran parte de las iglesias durante la pandemia colaboramos con la atención de nuestros vecinos realizando ollas solidarias, roperos, ayudando a ancianos con los mandados, además de contener a nuestras propias congregaciones, entre otras tareas pastorales invisibilizadas en esta sección. Somos parte activa de nuestra sociedad, amamos a nuestros vecinos y estamos comprometidos con ellos. No recibimos subsidios, todo lo que realizamos lo solventamos con los aporte de nuestras congregaciones, nunca preguntamos qué fe profesan, somos solidarios y comprometidos con nuestra ciudad. Me gustaría tener con mi aporte también lugar en esta sección, ya que soy un lector de este portal. Muchas gracias, Dios les bendiga grandemente.

Pastor Marcos Gianuzzi, Ministerio M.A.P.Pe. Pte. Derqui.

Lomos de burro, por favor

Sr. Director:

Hace cuatro años padecemos la pavimentación de la calle San Juan, desde Meisner a Colombia (6 cuadras) en Monterrey Sur. Ni cunetas, ni lomos de burro, ni retardadores. Pero los retardados tienen vía libre: autos a 70/80 km/h, motos con el escape libre a toda hora. Parece mentira, pero después de 40 años, añoramos la tierra. ¿Y el municipio? Bien, gracias.

Daniel Virué.

Comentarios