Correo de Lectores

viernes, 14 de enero de 2022 · 08:14

Sobre avivadas en los alquileres y vivos no tan vivos

Sr. Director: 

Supongamos esta situación, dos hermanos, uno un inútil que en su vida no hizo más que usufructuar el patrimonio de su padre y terminó metiéndolo en un geriátrico, haciéndose firmar un poder para cobrar su jubilación y la pensión de su mujer. De esta manera incluso se queda con todo el dinero del padre y le obliga a vender el auto con la promesa de edificarle una piecita en el fondo de una casa construida sobre un terreno que ni siquiera compró, aprovechando esos problemas de sucesión de las grandes familias, que además viven en otra provincia.
El otro, un emprendedor que pudiendo aprovechar ser dueño de su propio comercio, decide entregarle la llave al hermano inútil, sabiendo que solo sirve para estar detrás de un mostrador y sale a buscarse la vida. Lo hace tan bien que llega a escribir un par de libros, es columnista de diarios como La Nación y Ámbito Financiero y termina trabajando en una importante multinacional. A costa de esfuerzo personal y sacrificio vive bien con lo que gana honradamente, así educa y cría a sus hijos sin hacerles faltar nada hasta que se hacen mayores y forman sus propias familias.
Es en este momento cuando el padre fallece, y habiendo donado en vida todos sus bienes a sus dos hijos, el emprendedor toma el poder de la parte que le corresponde y como parte de esos bienes es un local comercial muy bien ubicado decide hacer un contrato en forma con los inquilinos que hasta ese entonces le pagaban al hermano “inteligente”, tanto que pasó toda su vida detrás del mismo triste mostrador.
Aparece la dichosa pandemia y los odiosos DNU y todo se desmadra. El local pasa a valer, gracias a la inflación lo que un pequeño quiosco ya que durante casi dos años el precio queda prácticamente congelado. Esto no preocupa demasiado al emprendedor ya que tiene un contrato en regla, realizado por un abogado y espera el vencimiento para notificar el nuevo valor con el que logrará cobrar lo que corresponde, ni más ni menos, incluso ya cuenta con inquilinos, ya que el valor pedido es algo lógico para cualquiera que esté al tanto del mercado inmobiliario.
Los inquilinos son notificados del precio del alquiler y no lo aceptan, ofreciendo un monto ridículo y alegando desconocer a la persona con la que firmaron el contrato que acaba de vencer. Por supuesto reciben una carta documento pidiéndoles que dejen el local, como corresponde por la finalización de contrato. Pero ellos no responden a esa CD, lo hace el hermano “inteligente” diciendo que es improcedente y varias pavadas más y sigue cobrando las migajas que le ofrecen los inquilinos, posiblemente por amistad o porque lo necesita.
Yo sé que hay gente que por unas monedas vende a padre y madre, lo que no acabo de entender es que haciendo las cosas de manera legal, la Justicia no se expida de forma rápida y los abogados digan que los juicios de desalojo “tardan” y además no los suelen tomar. Tampoco me explico cómo comerciantes que se supone tienen algo de experiencia (me refiero a los inquilinos) no sepan que están pagando mal y eso significa que deberán pagar dos veces ante un juicio más los punitorios, y ni hablar del hermano que se sigue creyendo dueño de algo que no le pertenece solo a él y tal vez por sus pocas luces no se dé cuenta que  se expone a un embargo.
Esta historia me fue referida por alguien muy cercano y la escribo porque mucha gente seguramente se sentirá identificada con esta situación. Hay dos clases de “vivos” en este mundo, los estúpidos que se creen vivos y los que simplemente hacen cosas por pura, inmensa e inabarcable estupidez.

Maximiliano Brod  
(mbrod1958@gmail.com)

50%
Satisfacción
0%
Esperanza
0%
Bronca
0%
Tristeza
50%
Incertidumbre
0%
Indiferencia

Comentarios

14/1/2022 | 10:08
#0
Me paso algo muy parecido con una hermana que alquilaba una vivienda que era de mis padres y al fallecer ambos la tomo como propia sin reconocerme como legítima heredera. Por suerte aunque tarde la justicia siempre llega y terminé cobrando todo y ella perdiendo la casa por no poder afrontar los intereses que llegó a deberme. Interesante que se expongan estas cosas que le sucede a mucha gente. Gracias!