Correo de lectores

miércoles, 17 de noviembre de 2021 · 07:48
Madre impedida de votar

Sr. Director:

¡Qué pena que ocurran estas cosas! Ambas mujeres cumplían con su deber: una cumplir con el reglamento como presidenta de mesa y otra con cumplir su deber de madre. Es un tirón de orejas, por ser leve. A los candidatos cuando van a los barrios, asesorar a los votantes en su deber cívico. Y a los organizadores de las elecciones, al coordinador por escuela, si las mamás no tienen una abuela o familiar con quien dejar a los niños, debe haber una alternativa, como ocurre con las personas discapacitadas, adultos mayores de 70, acercarle la urna, improvisar un biombo, acompañarla, etc. etc... No dejarla sola a la joven mamá. Porque al fin y al cabo ¿qué es el voto, el sufragio?, un derecho.

Mónica Alicia Bustamante.

Capacitar a las autoridades de mesa

Sr. Director:

El problema es que no se los capacita como corresponde. Sí puede entrar con una criatura y más de esa edad. Lo que pasa que es de acuerdo al presidente que te toca y a su criterio. A mi señora no la dejaban votar con el DNI celeste que tenía, que ser el otro tipo cédula. Lo asombroso es que ese DNI tipo cédula tiene una leyenda que dice no valido para votar. Aparte la ley electoral dice que uno debe votar con el último DNI que figura en el padrón. No con uno antes ni uno después. Pero bueno, lo más triste, no he visto fiscales generales cuidando estos inconvenientes.

Héctor Mauricio Rivadeneira.

Ir a votar con un bebé en brazos

Sr. Director:

Yo fui con mi beba porque realmente no tenía con quién dejarla. En ningún momento me dijeron que pasara por tener prioridad, tuve que hacer la cola de 15 personas como todos. Y todos mirando con mala cara porque se piensan que llevamos a los nenes para pasar más rápido. Así estamos como humanidad.

Mariana García.

1
1
50%
Satisfacción
0%
Esperanza
50%
Bronca
0%
Tristeza
0%
Incertidumbre
0%
Indiferencia

Comentarios

17/11/2021 | 08:51
#0
La presidenta de mesa estaba equivocada, el reglamento no prohibe a una madre entrar con su bebé al cuarto oscuro. Yo fuí a votar con mi hijo de 7 años, y no solo entró conmigo al cuarto oscuro, sino que también colocó el voto en la urna. Y todos en la mesa lo aplaudieron como se suele hacer con las personas que lo hacen por primera vez. Quise que viviera la hermosa experiencia de votar. Por suerte VARIAS generaciones solo conocen la vida en democracia, pero eso les juega en contra a la hora de darle importancia al mayor poder que tenemos los ciudadanos: el voto. Es un privilegio que no muchos países pueden ejercer con la libertad que tenemos en el nuestro.