OPINIÓN

No votar a aquellos que se han declarado a favor del aborto

viernes, 12 de noviembre de 2021 · 07:35

Por Jorge Simmermacher*

Con dolor, enojo y perplejidad, rechazo con vehemencia votar por los candidatos de la lista de Juntos  el próximo domingo en Pilar, cuyo liderazgo lo ejerce el jefe de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, con su vicejefe como candidato a diputado para la provincia.

Se ha aconsejado a los votantes de Unión Por Todos acompañar con el voto a Cristina Furtado como concejal y a Cynthia Hotton como diputada nacional.

Nada tan alejado de nuestra tradición bonaerense como las políticas defendidas y promovidas en CABA y extrapoladas a nuestro distrito, como la ideología de género, los colores de la diversidad, el matrimonio entre personas del mismo sexo, la educación sexual integral y el aborto, políticas que aterrizaban en Pilar desde CABA durante el gobierno de Ducoté.

Ahora Larreta y Santilli, con su primer candidato a concejal, Sebastián Neuspiller, se nos presentan como una alternativa de voto útil o por el mal menor.

El aborto es un homicidio y quien lo practica es un sicario que mata. En estos términos tan contundentes se ha expresado el papa Francisco. «El aborto es más que un problema, el aborto es un homicidio. Sin medias palabras: quien realiza un aborto, mata», afirmó.

Después se ha hecho dos preguntas.

Desde Juntos se pretende mostrar una opción de respeto de los derechos que sentimos vulnerados por el Gobierno de Todos. Mientras se promueven blasfemias, actos sacrílegos y falta de respeto a los símbolos sagrados de la Iglesia Católica, o sea a nosotros mismos que como bautizados somos hijos de Dios y por lo tanto Iglesia.

Son continuas las situaciones que al respecto se produjeron en la gestión de distintos funcionarios del Gobierno de CABA. Pese a los esfuerzos del gobierno de Rodríguez Larreta por neutralizar las reacciones que suscitó la adaptación libre de una obra de Haendel en el teatro Colón, que hirió la sensibilidad de sectores católicos, la Iglesia denunció que se trató de un acto de “blasfemia” y reclamó que “se respeten todos los símbolos sagrados, de cualquier religión que sean”

Recibimos con tristeza y dolor cómo en una pretendida expresión artística se bastardearon y blasfemaron la fe y la religiosidad con palabras que no se pueden aceptar referidas a la Virgen María”, señaló la comisión ejecutiva del Episcopado, que preside el obispo de San Isidro, Oscar Ojea.

La queja se centra en que los agravios fueron vertidos en el teatro Colón, al que los obispos definen como un “ícono de la cultura de la Ciudad y de nuestra patria, donde los argentinos nos deleitamos con el arte y la música del mundo”. Añaden que “ahí se dijeron expresiones que ultrajan la sensibilidad de una porción muy importante de nuestro pueblo, que más allá de su creencia religiosa, siempre respeta a la Virgen”.

La feria ARTEBA 2021 de arte contemporáneo generó un nuevo ataque a los símbolos religiosos, que provocaron duras críticas desde sectores católicos,  como Hotton, señalando que Juntos permite esta falta de respeto a la fe y la libertad religiosa de tantos y tantos ciudadanos. Larreta ha pasado todo límite ético, auspiciando una muestra que nada aporta a la tolerancia y a la convivencia. Esta es otra de las irrespetuosas y blasfemas acciones del jefe de Gobierno, cuando un funcionario comió una torta con el cuerpo de Cristo, y avalo la exposición de una Virgen abortera.

La hostilidad hacia la religión católica manifestada en la feria resulta preocupante, máxime si se tiene presente que ArteBA cuenta entre sus ‘patrocinadores colaboradores’ al Gobierno de CABA y al Ministerio de Cultura de la Nación. Justamente, corresponde al Estado, ya sea local o nacional, velar por el respeto de todos sus habitantes y de sus libertades, entre las que se encuentra la libertad religiosa. De allí que sea inadmisible el apoyo propagandístico y económico de una agresión semejante a las convicciones legítimas de gran parte del pueblo argentino.

Lamentablemente, la reciente profanación no es un hecho aislado, sino que se suma a una larga lista de embestidas al catolicismo.

Hoy que la diversidad y tolerancia tanto se enarbolan, resultan paradójicas las acometidas reiteradas contra la fe de un amplio sector de la comunidad, por lo que expresamos nuestro repudio ante este hecho y pedimos a las autoridades de todas las jurisdicciones que tomen las medidas necesarias para asegurar la libertad religiosa y el respeto de todos los argentinos.

La utilización de símbolos religiosos tan importantes -como lo es el rosario para la fe católica- de manera ofensiva hacia los creyentes no debiera encuadrarse o esconderse bajo el amparo de la “libertad de expresión”, sino como una provocación y agresión hacia el sentimiento religioso de los católicos.

Toda libertad – individual o colectiva- está a su vez condicionada por las muchas otras libertades de los demás. El arte que ofende los sentimientos sagrados de millones de personas, deja de serlo para convertirse simple y llanamente en provocación y agravio que no ayudan a la paz y la amistad social. Tratándose de algo público y en gran medida financiado por los impuestos de los miles de agraviados, correspondería algún gesto de comprensión y solidaridad hacia los católicos.

La fe de la mayoría de los argentinos sigue siendo blanco fácil: cualquiera puede ofenderla, amparándose en el silencio cómplice de los funcionarios de turno, llamando a la reflexión y acción de los responsables para velar por una sociedad cuyo arte cuente con la mayor libertad y creatividad posible dentro del marco del respeto y la no agresión a las creencias religiosas.

El odio a nuestra santa fe es el odio a la Patria. Deploramos con enorme tristeza todos y cada uno de esos sucesos blasfemos acontecidos que, además de desconocer la identidad y tradición nacional que nos hace argentinos y nos une, envilecen el corazón ingrato de unos pocos que hacen mucho ruido. El odio a nuestra santa fe, es el odio a la Patria que nuestros mayores edificaron bajo la amorosa guía de Nuestra Señora.

No es posible edificar el orden temporal al margen del orden moral, con violencia, fuera del ordenamiento jurídico y de espaldas a Cristo. Pedimos a la Virgen que interceda para obtener misericordia y el perdón de todos los pecados, para transformar las blasfemias en actos de devoción, la violencia en paz y la mentira en verdad. 

*Ex candidato a concejal de Unión por Todos.

2
2
0%
Satisfacción
10%
Esperanza
60%
Bronca
10%
Tristeza
0%
Incertidumbre
20%
Indiferencia

Comentarios

12/11/2021 | 10:13
#0
Si estamos en veda, ¿por qué publican una nota donde dice a quien votar y a quién no?