OPINIÓN

La violencia de género no baja la curva

Por Andrea J. Carpaneto*

Por Redacción Pilar a Diario 24 de abril de 2020 - 08:05

Atravesamos momentos casi sin precedentes en el mundo. El lugar que habitamos ya no es el mismo que conocimos. Vivimos una emergencia sanitaria a nivel global. En Argentina, se tomaron medidas acertadas para frenar el avance de la pandemia por COVID-19. El aislamiento social, preventivo y obligatorio se implementa desde el 20 de marzo. A la vez, se fueron dando respuesta a los sectores más vulnerables de la sociedad, aquellos que viven por debajo de la línea de pobreza, aquellos que se quedaron sin recursos para conseguir la comida diaria por la falta de recursos económicos y sanitarios.
Sin embargo, queda algo urgente por hacer. Las mujeres y las niñas son otro grupo vulnerable en nuestra sociedad. ¿Quién las protege? En este contexto, quedaron sin el soporte social necesario para poder salir de la situación de violencia que padecen. Mientras desde el 20 de marzo se logra controlar la curva de contagios de Covid-19, la de femicidios sigue en aumento: 
Cristina Iglesias, 40 años y su hija Eda de 7, en Lanús; Claudia Repetto (53) en Mar del Plata; una niña de 2 años en Tucumán asesinada por su padre; Hayde Salazar (54), en Bariloche; Susana Edith Melo (51), en Bahía Blanca; María Leonor Gines (70), en Salta; María Alejandra Sarmiento (22), en Tucumán; María Florencia Santa Cruz (30), en Tigre; Romina Videla (37), La Plata; Verónica Soule (31), en Santa Fe; Romina Esther Leiva (39), en Santa Fe; Estela Florentín (40), en Ayacucho; Priscila Martínez (15), en Santiago del Estero; Olga Verón (37), de Moreno; en la misma localidad, Camila Taracco (26). Soledad Carioli Lespade (23) en Chivilcoy; Jéssica Minaglia (30), en Santa Cruz. Paola Pereyra (36), en Florencio Varela. Todas ellas fueron asesinadas en  que va de la cuarentena.
¿Cuántas más tendremos que contar? ¿Cuántos femicidios se necesitan para que se declare la emergencia nacional en violencia de género? 
Se deben implementar medidas de protección urgentes. Son imprescindibles los lugares seguros para las mujeres con sus hijos/as a fin de que puedan ir y reciban comida y albergue. Las víctimas de violencia necesitan un lugar donde refugiarse hasta que la pandemia de coronavirus pase. Las que ya tenían una medida de restricción, necesitan más cuidados, ya que en este escenario de calles vacías es más fácil para los varones transgredir las medidas de restricción impuestas por la Justicia. Pensemos que hasta que no se reestablezcan los lugares de trabajo, todo el grupo familiar está en un mismo espacio, potenciando en las familias con un miembro que ejerce violencia mayor riesgo de ejercerla contra los otros miembros de la familia. 
Los recursos que tenemos hoy son la comunidad, los vecinos/as/es, amigos familiares y comerciantes del barrio. Todos aquellos/as que estén cerca de una mujer o niña víctimas de alguna forma de violencia, pueden llamar a la línea 144 para pedir asesoramiento y apoyo.

*Psicóloga U.B.A. WhatsApp: 1127716463/1127759047/1127759048. Mail. [email protected]
 

Seguí leyendo

Dejá tu comentario

Te Puede Interesar