TRIBUNA DEL LECTOR: El “nuevo hospital”

domingo, 29 de septiembre de 2013 · 00:00

 


Por Nicolás Ducoté*
 
Otra vez, como en las últimas campañas, en Pilar vuelve a comentarse la construcción del nuevo hospital.
Estamos hablando de una de las mayores promesas incumplidas de los últimos tiempos en el Partido. La gente recuerda muy bien que la propia Presidente se refirió al tema hace ya varios años y que hasta se precisó en qué lugar iba a ser construido, qué prestaciones brindaría y hasta cuál sería el estilo de construcción que habría de usarse.
El archivo nos indica que el 26 de julio de 2012, en el Ministerio de Economía de la Nación, el ministro de Planificación Julio De Vido ratificó la voluntad del Gobierno nacional en orden a construir el hospital, con más de 780.000 metros cuadrados de superficie total. Las obras comenzarían a fines de ese año.
El proyecto nunca pasó de eso. Mientras tanto, la población pilarense, que ya supera las 300.000 personas, intenta arreglárselas en materia de servicios de salud con los tres hospitales y la veintena larga de centros de salud existentes en la cabecera y las demás localidades.
Está fuera de discusión que las camas para internación no abastecen ni de cerca la demanda real: ni hablemos de la posible, porque son muchísimos los que acuden a establecimientos de otros partidos o de la Ciudad de Buenos Aires. Y que a principios de este año, desde el sindicato de médicos del Sanguinetti se reveló que por ausentismo y falta de profesionales estaba atendiéndose a razón de ¡un paciente por minuto!
El contexto en que esto ocurre es serio: Pilar tiene una mortalidad infantil del 11,2 por mil y una maternidad adolescente del orden del 16,2%, cuando la media de la Provincia no llega al 14%. Las necesidades básicas insatisfechas son un drama para la cuarta parte de la población y más de la mitad no tiene cobertura social alguna.
Más allá de las cifras, cualquier persona puede comprobar el problema que representa la salud pública en Pilar con solo darse una vuelta por alguno de los hospitales o centros de salud y observar a quienes van hasta allí con sus propios problemas o los de sus seres queridos, y también a los médicos, enfermeros y demás personal que los atiende. Ni hablar si el caso requiere internación, porque a todos los inconvenientes que se padecen se agrega la escasez de camas disponibles.
Todo esto sin mencionar la situación de instalaciones y equipamiento.
Sería conveniente, por todo lo expresado, que cuando se hable del nuevo hospital se tenga en cuenta lo que se prometió, todas las expectativas que se generaron, a la vez que el derecho de los pilarenses a tener su salud atendida como lo exige el mundo de hoy.
Hasta ahora el nuevo hospital es una promesa incumplida. Que nadie lo convierta en monumento a la decepción.

*Candidato a concejal por el denarvaísmo. 

Esta columna es  totalmente abierta a nuestros lectores. Para publicar, enviar a info@pilaradiario.com
 

Comentarios