Un amor que sigue en pie

Nacidos y criados en Derqui, Irma Allindo (81) y José Mario Mengoni (84), llevan toda una vida juntos y cuentan sobre los misterios del amor.
jueves, 26 de julio de 2012 · 00:00

 

por Víctor Koprivsek

 

El barrio avanza entre autos abarrotados y negocios llenos de carteles, las veredas repletas de gente y los mediodías con colectivos uno tras otro sin descanso.

Las casas guardan historias de ayer y de siempre, como la de Irma y Mario, los dos nacidos y criados en este pueblo, cuando la distancia estaba llena de campo y tambos.

“Yo vivía en el barrio Toro y Mario a cuatro cuadras de mi casa”, dice Doña Irma.

El 31 de diciembre de 1949 se casaron por iglesia y desde ese día hasta hoy siguen juntos. Frutos de su amor nacieron cuatro hijos: Mario, Jorge, Daniel y Graciela.

Ella se dedicó a ser ama de casa con todo lo que eso representa, y él, hoy jubilado, trabajó en una estación de servicio durante mucho tiempo. Ahora, les toca pasar los días compartiendo los quehaceres del hogar.

“Cuarenta años en el mismo lugar trabajó mi esposo, en una estación de servicio en Villa del Parque. Viajaba todos los días en tren”, repasa ella.

El mismo tren de la línea San Martín que día a día da tantos dolores de cabeza a los usuarios.

En 63 años de convivencia hubo de todo, situaciones difíciles y felices, momentos de la vida que coronan y definen la realidad de los vecinos, gente trabajadora y sencilla, derquinos de pura cepa.

Para mí llevar adelante el matrimonio es una tarea mutua; tanto de un lado como del otro. Es una unión y hay que saberlo pedalear. A veces no es fácil, pero tampoco hay nada milagroso”, declaró Don Mario.

Cuando nace el primer hijo tenés que aprender a ser madre, y antes no era como ahora que se lo dejás a la abuela; en nuestra época, tenías que criarlo vos; como decía mi mamá: vos lo tuviste, vos lo tenés que criar”, completa ella.

Después los años suman experiencia mientras la familia se agranda, como el amor.

“También la felicidad grande viene de la mano de nuestros nietos, la vida se te da vuelta, con ellos se disfruta de otra manera, uno se permite otras cosas”, cuentan.

-¿Cuál es el secreto para seguir adelante en lo que hoy pareciera ser una difícil tarea, el matrimonio?

- Hay que estar unidos y tener paciencia, saber arreglar las cosas con respeto y con el corazón, siempre hay algo bueno. Hay que tener fe”, responde Irma.

“Dentro de todos los dolores y los problemas de la vida, nuestro amor sigue intacto, el secreto es ser tolerante y saberse respetar”, asegura Mengoni al final de la entrevista. Dos derquinos que nunca se fueron y hoy comparten los días nuevos, la nueva realidad de Derqui, su crecimiento demográfico, su distinta fisonomía urbana.

 

 

Comentarios