La Fogata de San Juan, un clásico en Villa Rosa

Por cuarto año consecutivo se celebró el día de San Juan Bautista con una quema de muñecos. Hubo más de 1.500 personas.
miércoles, 27 de junio de 2012 · 00:00

Por cuarta vez consecutiva, en Villa Rosa se celebró el día de San Juan Bautista. El sábado por la tarde, cuando comenzaba a anochecer, frente a la parroquia San Antonio de Lima, se realizó un fogón de un tamaño considerable para celebrar el día del santo. Con gran despliegue, se improvisó una ronda alrededor del fuego, a la que nadie quiso faltar.

La jornada comenzó a las 16 con el armado de muñecos por parte de los chicos de catequesis. “En la quema de San Juan se arroja todo lo malo”, explicó Fabiana Haiek, coordinadora de catequesis de la parroquia. De esta manera, unos 500 chicos realizaron cerca de 30 muñecos grandes, armados con papeles y prendas viejas, que luego ardieron junto con los pecados que los chicos les vincularon a través de mensajes.

 

San Juan

Una hora más tarde del preparativo de los muñecos comenzó la misa, encabezada por el párroco Pablo Castelnovo, quien luego de finalizada la ceremonia religiosa, explicó a los presentes el significado de la celebración de la quema de San Juan Bautista.

Castelnovo bendijo los muñecos y la fogata, cuyo fuego él mismo inició, dando comienzo a la fogata de San Juan.

Además de estos particulares muñecos, desde otros grupos acercaron los suyos, logrando una gran llama frente a la parroquia de la localidad. “Los chicos también hicieron muñecos más pequeños con botellitas de plástico”, continuó la mujer, y brindó detalles sobre el trasfondo de los festejos: “Escribieron los pecados que querían quitar de la sociedad y los quemaron junto a los muñecos”.

 

Gran concurrencia

Los organizadores destacaron la activa participación de los vecinos y fieles. Es que, entre alumnos de catequesis, padres y curiosos, 1.500 personas disfrutaron de la quema. También estuvieron presentes los bomberos de la localidad, quienes además de controlar las medidas de seguridad en el lugar, hicieron sonar las sirenas como parte del espectáculo.

La organización también contó con el apoyo de alumnos de 2º y 3º año del colegio St. John’s que están haciendo la catequesis, quienes repartieron la merienda a los chicos, pero además donaron juguetes nuevos y prendas de vestir a los chicos, que se mostraron más que agradecidos. Cabe destacar que la parroquia y las personas que encabezan la catequesis, hacen grandes esfuerzos para brindarles clases durante los sábados a 500 chicos en la escuela Nº 14.

Comentarios