Murió el padre Florencio: un hombre de fe

viernes, 9 de noviembre de 2012 · 00:00

El lunes último por la tarde falleció a los 74 años, uno de los hombres religiosos que sembró la fe en la localidad de Del Viso: el padre Florencio Viladoms Vila. Nacido en Cataluña, España, en 1939, llegó al país desde muy chico, donde profesó la fe entre la comunidad y cosechó varios logros sin pedir un reconocimiento alguno. “La cara de bueno que tenía a veces, era la cara de un niño bueno”, recuerda el padre Tomás Llorente, párroco de Manuel Alberti, con quien mantenían una fuerte amistad desde jóvenes.

Su primera labor como sacerdote fue en el barrio Trujuy en 1967, para luego oficiar como párroco de Del Viso, desde 1976, muy cerca de los ferrocarriles donde solía trabajar. Su última misa fue hace un mes, cuando ya conocía de la enfermedad que lo perseguía.

Llorente recuerda la última charla que compartieron durante su internación en el Hospital Austral: “Lo subieron a la sexta planta y le dijeron, ‘qué suerte tienes, te pusieron en la sexta para estar muy cerca del cielo’, y les sonrió”.

Durante ese encuentro, el padre Florencio aprovechó para preguntarle por qué a la capilla la habían nombrado Santa Rosa de Lima, porque “él me dijo que le hubiese gustado que la llamaran Virgen de Lourdes”, cuenta Llorente.

 

Su legado

Una de las personas que estuvo junto a él durante sus últimos días fue el padre Gabriel Micheli, a quien acompañó durante su camino hacia el sacerdocio. “Era una persona sencilla y humilde. Una persona de perfil bajo, y eso hizo que su trabajo sea lo más eficaz en este último tiempo”, remarca Gabriel, quien tomó de Florencio los mejores consejos.

El padre Florencio logró muchas cosas para la localidad y para su comunidad religiosa, pero siempre lo hizo con los pies sobre la tierra, con convicción y desinteresadamente.

Finalmente, falleció el lunes, luego de combatir a capa y espada a un cáncer durante un largo año, que lo hizo tropezar en muchas ocasiones, pero que le dio otro sentido a su vida: “Es una realidad que todos tenemos. Cuando te dicen que vas a morir, te hace cambiar el parámetro de la mirada ante la vida y ante las cosas que venís haciendo. Lo tomó como una persona de fe, que vivía lo que predicaba, y siempre abierto a lo trascendente”.

 

El dato 

 

El padre Florencio era el último sacerdote vivo de aquellos 13 que, provenientes de la diócesis de Vich, Cataluña, llegaron al país hace cerca de medio siglo. 

 

Comentarios