Indignación por el mal estado de una calle donde habitan discapacitados

Los vecinos indican que varias cuadras de Juan José Paso nunca fue reparada. No pueden ingresar ambulancias ni remises. Ya comenzaron a juntar firmas y no descartan cortar la ruta 25.
miércoles, 31 de octubre de 2012 · 00:00

 

Luego de las últimas lluvias que cayeron en la región norte de la provincia de Buenos Aires, no tardaron en salir a la luz los problemas que sufren muchos vecinos de los distintos barrios del Partido. Entre ellos se encuentran los que habitan la calle Juan José Paso del barrio Luchetti de Villa Rosa.

Se trata de 8 cuadras de tierra que nacen a metros de la intersección de la ruta 25 y las vías del ferrocarril Belgrano Norte, y terminan cerca del arroyo Burgueño. El estado de la calle es deplorable y los vecinos han comenzado a juntar firmas para pedir una pronta solución. “Hace 40 años que estoy en Villa Rosa y nunca hicieron nada en esta calle”, señaló indignado el frentista Walmer Castro, quien agregó: “Estoy podrido de romper el auto. Si pasa el basurero, rompe todo y por cuatro días no vuelve, entonces te tenés que quedar con las bolsas de basura que la terminan rompiendo los perros”.

 

Imposible

La situación se agrava cuando se encuentra que en esas cuadras habitan alrededor de 10 personas con diversas discapacidades motrices y de otra índole. María Aldeco hace 33 años que vive allí y hace un par que sufrió un ACV. “No entran ambulancias ni remises”, contó la mujer mayor quien admitió que “no es culpa de ellos”. Mañana debería retomar sus sesiones de kinesiología, sin embargo, ya las pospuso debido a que no puede salir del barrio.

En la esquina de Paso y Rivera habita un hombre que no solo padece una discapacidad motriz sino también mental. Afortunadamente su hermana lo puede acercar media cuadra donde hay asfalto para las ocasiones en que debe trasladarse al médico o a rehabilitación.

“Ayer (por el lunes) era imposible transitar. Con la lluvia fue caótico porque pasó la máquina y dejaron todo amontonado en la esquina”, comentó Yolanda Trejo, hermana del hombre.

A medida que se transita la calle, se conocen nuevos casos, como el de una madre con dos chicos discapacitados y el de un hombre mayor, que también deben en ocasiones suspender su visita al médico por culpa del movedizo suelo por el que ya los autos apenas pasan. Ni pensar los días de lluvia.

Cansados de la situación que viven, los vecinos están dispuestos a cortar la ruta 25 para ser escuchados sobre un tema que los aqueja desde hace más de 30 años.

Comentarios