Quejas, también desde Villa Verde

Un grupo de vecinos protestó porque el agua entró a las casas. A la falta de trabajos en la zona se le agregó un incidente con un camión que derramó cloro en las zanjas.

25 de febrero de 2010 - 00:00

Los vecinos relataron sus inconvenientes ante El Diario.

 

El vuelco de un tanque cisterna con 10 mil litros de cloro en la esquina de Fragata Trinidad y O’Higgins del barrio Villa Verde de Pilar, dejó secuelas.

El incidente se produjo cerca de las 7 del martes último luego de un asalto de piratas del asfalto -sobre calle Zeballos- a un chofer que lo había llenado en una firma de Parque Industrial.

El delincuente que conducía el camión se internó por ese barrio y al tomar con excesiva velocidad esa curva, el tanque se desprendió y volcó sobre la zanja y vereda.

Él escapó con el tractor, pero en el tanque se produjo una fisura por la que comenzó a perder hipoclorito de sodio y a circular por las zanjas de unas cuatros cuadras.

Cerca de las 11, la empresa propietaria del vehículo robado y del tanque volcado traspasó el líquido, y les prometió a los vecinos “tapar con tosca todo el sector penetrado por el cloro”.

Y eso ocurrió al día siguiente, pero con una gran diferencia porque no colocó tosca, si no tierra negra. A resultas varias personas se comunicaron con El Diario ante su disconformidad y pedir “algo bien hecho porque con la lluvia quedamos al lado de un cráter de barro negro”.

Pero, además, luego se sumó la intensa lluvia del último viernes y las lloviznas de todo el fin de semana para agravar la situación. “A mí me entró el agua hasta una altura de 20 centímetros” dijo Marta Burgueño, propietaria de una tradicional despensa de la zona, al tiempo que los demás vecinos relataron su odisea con el ingreso a sus viviendas del agua pluvial.

“Hace ocho meses que (José) Kastelic nos dijo que asfaltarían nuestra calle, entonces la alisaron, le pusieron tosca nueva y levantaron los caños de desagüe, pero después no se asfaltó, y ahora con los caños altos el agua no circula bien y se nos inundó todo como nunca”, comentó el vecino Ramón Ojeda con respecto al director del Obrador Municipal.

A los saltos, -literalmente-, porque tampoco hay veredas, se fueron acercando otras personas de la cuadra. Ricardo Colmegna destacó que a su nieto le están haciendo estudios en las vías respiratorias, “porque el vapor del cloro estuvo varias horas en la zona y eso pudo afectarlo”. Paralelamente Marta Schiavi, Andrés Ávila, Germán Iñiguez y Cornelio Álvarez, coincidieron en las quejas de sus pares y también solicitaron “que la empresa del cloro ponga la tosca prometida, y que la Municipalidad nos haga el asfalto porque así estamos viviendo en la edad de piedra”.

Seguí leyendo

Dejá tu comentario

Te Puede Interesar