Haciendo eco en Pilar

El poder mágico de las plantas aromáticas

miércoles, 11 de mayo de 2022 · 07:50

Debido al potencial poder de curación y a su belleza, muchas plantas aromáticas se han utilizado como protectores personales en todo el mundo. En algunos casos se usan en su estado natural; en otros, se las deseca o simplemente se reproduce su forma en metal, madera o asta, incluso en la actualidad, cuando también se utilizan materiales sintéticos.

Hoy te compartimos algunas de ellas que descubrimos en el Manual JDN “Plantas Aromáticas”:

EL AJO:

El ajo tiene fama de protector no solo contra vampiros sino contra todo mal. La ristra colgada en las casas es un amuleto que se repite en muchas culturas.

LA ALBAHACA:

La albahaca, se creía, protegía del dolor físico. Se decía que, si en un parto la parturienta agarraba fuertemente una albahaca por la raíz, pariría sin dolor. Su nombre científico “Ocimum basilicum”, provendría de la idea que podía usarse contra el mal de ojo del temido “basilisco”, un monstruo espantoso que podía matar con la mirada.

EL LAUREL:

El laurel en la antigua Grecia era consagrado a Apolo, y como este había dado muerte a los cíclopes que personificaban el trueno, el relámpago y el rayo, se lo adoptó como protector de las tormentas.

En el norte de Europa, los laureles, en jardineras continúan flanqueando las entradas de muchas casas y, en otros lugares, se los ha ido reemplazando por boj podado o por ficus, según la moda.

LA VERBENA:

La verbena era un amuleto de la suerte de los griegos. Se decía que, bajo su influencia, incluso un adversario se tornaría amistoso. Tradiciones más recientes han visto esta planta como protectora contra la pobreza, las pesadillas, el envejecimiento y las tormentas.

LA RUDA:

La ruda es otra de las famosas por sus “poderes” protectores en diferentes culturas. Plantada en el ingreso de las casas evita que ingresen malos espíritus o que animales venenosos ataquen a los animales domésticos.

En la guerra, se aconsejaba a los soldados, inmediatamente antes de entrar en combate, que embardunaran la punta de su espada con el jugo de las hojas de ruda para volverlos invencibles.

Los jesuitas dieron la dieron a conocer a los guaraníes y ellos además de utilizarla como planta medicinal la sumaron como un talismán protector. Por esa razón, en el litoral argentino es tradición tomar el 1° de agosto “caña con ruda”, como protección contra todos los males.

EL TOMILLO:

El tomillo se lleva junto al cuerpo, para proteger de la cobardía, la falta de energía y la mala salud. Debajo de la almohada, protegía de las pesadillas.

LA MEJORANA:

La mejorana se utilizaba fresca o seca, para mantener a su portador libre de los malos espíritus y de la depresión.

Algunas de estas creencias continúan aplicándose en la actualidad y seguramente te sorprendas al saber que muchas de las plantas aromáticas que tienes en tu casa son plantas protectoras del hogar.

Comentarios