Haciendo Eco en Pilar

¿Cómo preparar tu propia sal de romero?

martes, 5 de abril de 2022 · 08:04

La sal es uno de los ingredientes que jamás faltarán en una cocina, pero si nunca has utilizado la sal de mar, después de leer esto te enamorarás de ella y se volverá tu aliada a la hora de preparar la comida. 

No solo es mejor gracias a que no está yodada y se encuentra libre de otros procesos químicos. Al ser muy pura, los sabores que aporta a los platos es muy especial le dará un toque distinto dependiendo del lugar que provenga. 

Y si la complementas con hierbas aromáticas, como el romero, obtendrás un sazonador natural, que es una alternativa muy beneficiosa para la salud.

La sal de romero es un condimento muy aromático con sabor delicioso hecho a base de sal marina y romero que, en ocasiones, puede ir complementado con otros ingredientes como ajo o ralladura de limón. Se utiliza para aderezar una gran variedad de platos, desde carnes a la parrilla o hasta pan recién horneado. 

Esta “sal de hierbas” combina muy bien con verduras y carnes, especialmente cordero y pollo. Los tomates, los pepinos y las paltas también son exquisitos sazonados con ella. Unas sencillas papas fritas caseras pueden resultar especiales con esta sal, y hasta el pan tostado se siente más sabroso si se usa esta sal.

Hacer tu propia sal de romero es fácil y  divertido. Esta sal es un gran regalo comestible para los gourmets de su vida, y tiene una vida útil prolongada.

¿Cómo preparar sal de romero?

INGREDIENTES:

  • Una taza de sal marina gruesa
  • Cuatro ramas de romero
  • Un limón

PREPARACIÓN:

  1. Comienza por retirar las hojas de los tallos de romero. Los tallos son demasiado leñosos y no nos interesan, solo utilizaremos las hojas tiernas. La manera más fácil de arrancarlas es sujetar el tallo por la parte superior con una mano y con la otra tirar hacia abajo. Salen enseguida y, a la vez, el aroma del romero perfuma el ambiente. ¡Es una delicia!
     
  2. Introduce las hojas en una picadora  y procesa hasta reducirlas casi en polvo.
     
  3. Repite el proceso con la sal dejando el tamaño de grano que más te guste.
     
  4. A continuación ralla la corteza de un limón hasta obtener una cucharada, aproximadamente, de ralladura.
     
  5. Mezcla la sal, el romero y la ralladura de limón en en bol y deja reposar durante una semana para que el romero seque un poco y los aromas queden bien mezclados. Después ya puedes envasar en tus frascos preferidos con una tapa que cierre herméticamente.

A pesar de tener sus beneficios, la sal de hierbas –en este caso de romero-  no debe consumirse en exceso.

¿Quiere darle más sabor a sus platos y, además, reducir su consumo de sodio? ¡Apuesta por la sal de romero!

Comentarios