Haciendo Eco en Pilar

¡Llegó el otoño! ¿Qué hacer con las hojas caídas en el suelo?

lunes, 4 de abril de 2022 · 07:39

Cuando llega el otoño y los árboles pierden su colorido manto, el suelo se va cubriendo poco a poco de hojas multicolores que lo alfombran. Una estampa maravillosa que, además, favorece el suelo.

Las hojas que caen cada otoño de árboles caducifolios o deciduos son un tesoro natural rico en materia orgánica, en minerales extraídos del subsuelo por las raíces de los árboles, y en microorganismos que en su proceso de descomposición contribuyen a enriquecer el suelo. Se merecen algo más que recogerlas para acabar en bolsas de basura de plástico y arrojadas en vertederos.

Pero, ¿qué hay que hacer con ellas?  Quemarlas nunca es una opción y por ello, en esta columna te compartimos algunas ideas de qué es lo que tienes que hacer y por qué debes hacerlo.

Beneficios de las hojas secas

Las hojas secas pueden proteger al césped de las heladas, conservando la humedad y abonando el suelo al descomponerse. Ellas contienen hasta un 80 % de los nutrientes que un árbol absorbe durante la temporada de crecimiento. Cuando se descomponen le devuelve sus nutrientes al suelo. Estos son reabsorbidos por las raíces y canalizados para una nueva temporada de crecimiento.

Inconvenientes de las hojas secas

Sin embargo, las hojas mojadas son peligrosas si se dejan en el suelo, ya que forman una resbaladiza alfombra marrón.

Es recomendable retirar estas hojas caídas ya que las plantas pueden pudrirse como reacción a las hojas húmedas. Y es que si las dejamos esas hojas asfixiarán y matarán a las plantas mucho antes de que se conviertan  en abono. ¡Pero eso no es todo! También pueden provocar La manchas marrones en el césped muy antiestéticas y la aparición de insectos, hongos y otras enfermedades.

¿Qué hacer con las hojas caídas en el suelo?

Una vez que asumimos que las hojas de otoño en los jardines son un recurso valiosísimo que no deberíamos subestimar, el siguiente paso es descubrir cómo sacar provecho de esas hojas, en lugar de tratarlas como mera basura.

Estas son algunas ideas sobre sus usos:

  • Acolchado de hojas o mantillo orgánico

El mantillo retiene la humedad en el suelo, se mantiene fresco y limita la germinación de semillas de hierbas no deseadas. Además, las hojas agregan nutrientes al suelo a medida que se descomponen, y los gusanos y los microorganismos del suelo también actúan sobre ellos, lo que da como resultado un suelo más ligero y esponjoso con el tiempo.

Podemos conseguir un buen acolchado o mantillo orgánico con las hojas para utilizar en macizos de flores y huertos, alrededor de árboles y arbustos, y en contendedores. Para ello, tendremos que recoger y triturar las hojas.

Después, solo tenemos que aplicar una capa de hojas trituradas de 5 a 8 cm a las camas, evitando que el mantillo toque directamente los tallos o troncos de las plantas. 

  • Enmienda orgánica 

La enmienda orgánica es la que obtenemos de materiales carbonados de origen vegetal o animal, utilizado fundamentalmente para mantener o  aumentar el contenido en materia orgánica del suelo, mejorar sus propiedades físicas y mejorar su actividad química y biológica. 

Para obtener una enmienda orgánica que mejore nuestro suelo, primero debemos recolectar las hojas del jardín y triturarlas.

Si disponemos de un cortacésped rotativo, sería ideal porque en este caso no solo tritura las hojas y acelera la descomposición, sino que también agrega recortes de césped, lo que aumenta el valor nutritivo del moho obtenido en la descomposición. 

Las hojas recogidas se introducen en una bolsa de yute –evitar el uso del plástico- , humedeciéndolas si están secas. Después, hacemos agujeros con la punta de un cuchillo o tijera y atamos la bolsa en la parte superior sin apretar. Las bolsas obtenidas se colocan en cualquier rincón sombrío del jardín.

También podemos recolectar las agujas y restos de poda de las coníferas, pero en este caso conviene ponerlos en pilas separadas, ya que tardan mucho más en descomponerse y, además, producen un moho ácido que es ideal para cubrir plantas ericáceas, como rododendros, azaleas, camelias, hortensias y gardenias.

  • Abono orgánico

Al hablar de abono orgánico nos estamos refiriendo al producto cuya función principal es la de aportar a las plantas nutrientes que proceden de materiales carbonados de origen vegetal o animal. 

En este caso, las hojas son una gran fuente de material «marrón» con alto contenido de carbono para el compost casero. Simplemente se trata de agregar capas de hojas trituradas a la pila de compost con los materiales verdes regulares, como restos de verduras y frutas, malezas, recortes de césped y plantas que retiramos en la limpieza del jardín en otoño. 

  • Refugio para la fauna silvestre

Las hojas de otoño, junto con ramas y alguna que otra piedra, se pueden convertir en refugio de invierno para algunos animales. Al llegar la primavera, podemos retirarlas.

  •  Pero también hay que limpiar

Debemos eliminar las hojas de árboles caídas húmedas, para evitar que se pudran y emitan gases nocivos para los organismos acuáticos. No obstante, una buena solución es poner una malla durante el otoño.

No hay que olvidar que es necesario retirar las hojas de las canaletas, desagües y tuberías antes de que llegue el invierno, para evitar cualquier tipo de obstrucción.

Para limpiar tu jardín de hojas necesitarás una escoba o rastrillo, guantes, palas para recoger, aspiradora de hojas, Biotrituradora eléctrica y bolsas para basura. Lo mejor es limpiar por zonas, empezando por los extremos, barriendo las hojas formando pequeños montones. Después se deben levantar con el recogedor y depositar en una bolsa para evitar que el viento vuelva a esparcirlas. Si se quiere, se pueden pisar ligeramente para triturarlas y disminuir su volumen. Si quieres aprovecharlas puedes crear compost.

Comentarios