La cooperación entre aves y abejas: el secreto mejor guardado para obtener un buen café

sábado, 30 de abril de 2022 · 08:14

Un estudio, realizado por investigadores del Centro Agronómico Tropical de Investigación y Enseñanza en Turrialba (Costa Rica), revelo el secreto para lograr que los granos de café sean más grandes y abundantes es que las aves y las abejas cooperen para proteger sus plantas y polinizar sus flores.

En él se ha usado un innovador método para comprobar qué pasa cuando en las cosechas falla una de estas dos ayudas que la propia naturaleza proporciona. Sus conclusiones son importantes en un doble sentido, ya que enseñan una lección sobre este importante cultivo, y otra sobre los complejos mecanismos que operan en un ecosistema, donde el todo es siempre más que la suma de sus partes.

Los granos de café son más grandes y abundantes, y el beneficio para sus cultivadores mayor, cuando el control de plagas de realizan las aves y la labor de polinización de las abejas van de la mano. La investigación se ha publicado en la revista “ Proceedings of the National Academy of Sciences” (PNAS).

Para llevar a cabo el trabajo los investigadores utilizaron una combinación de redes grandes y bolsas de encaje pequeñas para probar cuatro escenarios posibles en las 30 fincas cafetaleras: 

  • Actividad de aves (control de plagas)
  • Actividad de abejas (polinización)
  • Ninguna de esas aportaciones

Entorno natural donde abejas y aves eran libres de polinizar y comer

Durante cada escenario, el equipo probó el cuajado, el peso y la uniformidad de la fruta.

Los resultados revelaron que estos tres factores eran mayores cuando las aves y las abejas trabajaban juntas. Y en el escenario donde no había ninguna actividad de aves o abejas, el rendimiento promedio disminuyó casi un 25%, valorado en aproximadamente USD 1.066 por hectárea.

La naturaleza es un sistema interactivo, lleno de importantes sinergias y compensaciones.

Una razón importante por la que se midieron estas contribuciones, en concreto del cultivo del café, es para ayudar a proteger y conservar las muchas especies de las que dependemos, y que a veces damos por hecho.  Y es que estas acciones por parte de la naturaleza no son solo necesarias para el cultivo del café: las aves, las abejas y millones de otras especies sustentan nuestras vidas y medios de subsistencia, pero se enfrentan a amenazas contra la destrucción del hábitat y el cambio climático.

Comentarios