Helechos Mágicos

lunes, 18 de abril de 2022 · 08:14

El helecho es una planta misteriosa con mucha historia. Se dice que es la más antiguas de la tierra, tal vez por esa razón y su bella presencia provoca una sensación mágica.

Hay leyendas eslavas que hablan de un helecho mágico que florece solo en la noche de Kupala. Cuentan que a quien consiga obtener esa flor, se le revelarán todos los secretos escondidos.

Quizá no sepas que los helechos son auténticos fósiles vivientes. Seguro que has visto en algún museo de Ciencias Naturales la huella fosilizada de esta planta sobre una piedra. Ya lo decía el escritor hondureño Augusto Monterroso: "cuando despertó el dinosaurio, los helechos ya estaban allí".

Su aspecto es absolutamente diferente según la clase de helecho que sea: los hay de hojas (llamadas frondes) pequeñitas y casi triangulares, como las del adiantum, conocido popularmente como culantrillo; largas y anchas, como las del Nido de ave; gruesas y cubiertas por una pelusilla blanca, como las del espectacular Cuerno de alce, etc.

A diferencia de otras plantas y son plantas perennes sin semilla, conocidas como Pteridofitos, con grandes hojas que cuelgan del centro del tallo. 

Gracias a que estas plantas no poseen ni semillas ni flores, se reproducen por esporas o por las plántulas que crecen en sus rizomas. Esta reproducción puede parecer un poco complicada, pero en realidad sólo hay que tener los cuidados adecuados para asegurar su crecimiento. Durante el proceso de reproducción, los helechos son muy dependientes de la humedad, pues sus esporas necesitan una humedad elevada para lograr desarrollarse por completo.

En general, la mayoría de los helechos no superan los 2 metros de altura y depende de la especie de helecho que se tenga el estilo de hoja que se puede apreciar. Es por eso que es importante conocer a profundidad la especie de helecho para poder brindar el mejor cuidado posible, asegurando su crecimiento.

 

¿Dónde colocar el helecho para que crezca MÁS rápido?

Los helechos requieren de mucha humedad y uno de sus peores enemigos son nada más que las corrientes de aire, así que es muy importante jamás colocarlos en recibidores o pasillos.

Lo más conveniente es ubicarlos en la zona norte de tu hogar, ya que es la más sombría, incluso puedes elegir un lugar con más humedad como la terraza o el balcón. También es una de las mejores opciones para decorar el baño.

Esta planta se ha convertido en un esencial para la decoración de interiores y de acuerdo al Feng Shui, también puedes colocarla en la entrada de tu casa para controlar el flujo de energías que ingresas al hogar.

 

¿Cómo cuidar un helecho?

El helecho no requiere de muchos cuidados, pero sí de mucha dedicación, ya que requiere de un riego constante, eliminar el follaje seco, además de colocarlos en una maceta grande.

Cuidados especiales para que tus helechos luzcan hermosos

La luz: aunque toleran los lugares sombríos, necesitan bastante luz, pero siempre evitando el sol directo.

El riego: en épocas de verano los helechos deben regarse hasta dos veces por día, el sustrato se debe mantener húmedo. En el otoño y el invierno reducir el riego Lo ideal es pulverizar sus hojas con agua de lluvia.

La temperatura: es una planta intolerante a las heladas y a un ambiente muy seco. Se desarrolla muy bien con temperaturas templadas que van de 15° C a 24° C.

Para su desarrollo, vas a necesitar un sustrato poroso, con su base mantillo (turba). Una mezcla óptima sería: mitad de mantillo y la otra parte, de tierra de brezo.

El abono: es recomendable hacerlo cada 15 días en primavera y verano, utilizando fertilizante líquido disuelto en el agua de riego. En otoño e invierno una vez al mes.

En cuanto a la mejor maceta para helechos, podemos optar por las de plástico, ya que retienen mejor la humedad. Esta especie queda espectacular suspendida del techo si estás en busca y captura de ideas decorativas para especies aéreas. Te recomendamos que pruebes con estas macetas colgantes perfectas para plantas de interior.

Los helechos lucen especialmente hermosos cuando cuelgan, aunque se los debe proteger de las corrientes de aire.

Comentarios