CONTAME UNA BUENA

Barbijos que se convierten en flores

Una innovadora forma de contrarrestar los efectos contaminantes de los barbijos o mascarillas en el medio ambiente. Se convierten en bellas flores cuando entran en contacto con la tierra.
miércoles, 8 de septiembre de 2021 · 08:19

Es urgente reconocer la amenaza medioambiental que suponen los barbijos para evitar que se convierta en el próximo problema del plástico, y advierten que no existe ninguna directriz oficial sobre el reciclaje de las mascarillas, por lo que es más probable que se eliminen como residuos sólidos.

Estudios recientes estiman que se utilizan un total de 129.000 millones de mascarillas al mes en todo el mundo, es decir, 3 millones por minuto.

Una diseñadora holandesa ha ideado un innovador diseño alternativo para las mascarillas faciales.

Marianne de Groot-Pons, diseñadora gráfica que vive y trabaja en Utrecht, ha creado unas mascarillas 100% biodegradables hechas de papel de arroz e incrustadas con semillas de flores. Una vez que la has usado lo suficiente, simplemente plantas la máscara y esperas a que las flores crezcan.

Bautizadas como Marie Bee Blooms, según afirma la diseñadora, proporcionan tanta protección como una máscara de tela hecha a mano. Las máscaras de papel y semillas se sujetan a la cara mediante un cordón de lana de oveja, en lugar de las bandas elásticas.

Marianne ha hecho un gran esfuerzo para asegurarse de que todo en la máscara sea ecológico, incluida la tinta usada para imprimir el logotipo y el pegamento que mantiene las semillas en su sitio.

Cuando estés listo para plantar tu mascarilla, sepárala de los cordones de lana y entiérrala en la tierra o en una maceta.

Esto también significa que, si la mascarilla acaba en el suelo por cualquier circunstancia, causará un menor daño al medio ambiente.

En su página web, Marianne dice: “Durante todos estos años que he trabajado como diseñadora gráfica he utilizado muchos recursos de la naturaleza para poder hacer mis dibujos (especialmente el papel), así que quería devolvérselo. La tierra sigue siendo feliz, las abejas, la naturaleza y la gente también. Voy a vender la mascarilla con el nombre de Marie Bee Bloom. Y el mundo florecerá".

Una forma encantadora de usar un objeto que se ha convertido en algo esencial en nuestras vidas.

5
2
66%
Satisfacción
0%
Esperanza
0%
Bronca
0%
Tristeza
0%
Incertidumbre
33%
Indiferencia

Comentarios