Claves y consejos

¿Qué hacer para tener un hogar más saludable?

Ocho opciones relacionadas al diseño biofílico para mejorar el lugar que habitamos.
martes, 20 de julio de 2021 · 17:47

Disfrutar del bienestar de un hogar más sano y habitable es una aspiración natural de toda persona. Cada vez que hablamos de ello los consejos suelen repetirse: hacé de la madera el material principal de tu decoración; colocá plantas en cada rincón disponible o potencia al máximo la luz natural. Todas estas ideas tienen un nexo común: la naturaleza y la premisa de llevarla a casa a través de materiales, texturas y colores.

Pero, ¿es necesario acudir a todos estos elementos para hacer que nuestra casa sea más saludable? ¿Existen otros estilos de decoración, que alejados de este concepto, también den el mismo resultado?

Durante los meses de pandemia hemos sido testigos de cuánto necesitamos el contacto con la naturaleza y cuánto afecta a nuestro ánimo recibir la luz natural a diario. Y es que todas las personas tenemos un sentido de conexión innato con la naturaleza. Este concepto recibe el nombre de biofília y de él deriva el de diseño biofílico, una corriente de diseño nueva que ha llegado para mejorar nuestras vidas.

Necesitamos a la naturaleza para tener una existencia plena. El objetivo del diseño biofílico consiste en restablecer los lazos que siempre han unido al ser humano con su entorno natural. Este tipo de diseño se centra en los estímulos sensoriales producidos por olores, sonidos, gustos y sensaciones provocados por objetos de la naturaleza.

Esta nueva tendencia es una forma innovadora de aprovechar esta afinidad innata para crear ambientes naturales en los que podamos vivir más felices.  Para lograrlo, utiliza materiales naturales, espacios abiertos, texturas y colores inspirados en la naturaleza, iluminación que imita los entornos naturales, líneas ovaladas o circulares que asemejan a las formas orgánicas.

Está demostrado que todos estos elementos nos hacen sentir mejor y tienen un efecto psicológico positivo. Este estilo de diseño es mucho más que una tendencia, es una filosofía de vida que se centra en la conexión de seres humanos con la naturaleza en los edificios que habitan. Va más allá de una consideración estética, y posee un profundo efecto en la salud emocional y física de las personas.

El objetivo es crear espacios en los que este nuevo diseño invite a disfrutar de un estilo de vida más saludable.

Pero entonces los estilos de decoración que no tratan de mimetizarse con la naturaleza, ¿pueden mejorar nuestro bienestar? Y la respuesta es sí. No creemos que este diseño se tenga que centrar en un estilo concreto de decoración. No marca una estética, sino un modo de filosofía de vida.

Por lo tanto, si el estilo de decoración con el que más te identificas es romántico, vintage o industrial; solo tenés que combinar los elementos más característicos con propuestas que no alteren la armonía, mientras haces de tu casa un refugio más sano a través de la luz, la madera, la organización, los olores... ¡Existen una infinidad de opciones para llevar la naturaleza a tu casa!

A la hora de buscar una nueva casa, nos fijamos siempre en la luz natural, su orientación y la distribución de las habitaciones. También es muy recurrente fiarse de "la sensación" que nos transmite al entrar, antes de valorar distintos parámetros objetivos como la calidad del aire, el agua o incluso la disposición de las escaleras. Puede ser que demos por hecho que esa casa mejora nuestro bienestar porque disponemos de mucha luz natural o por su gran aislamiento térmico y acústico, sin ser conscientes de otros muchos aspectos que hacen de una casa más o menos saludable. La buena noticia es que se pueden identificar y mejorar todos estos aspectos. 

¿Qué hacer para tener un hogar más saludable? Te compartimos algunas claves y consejos.

1 / Que la naturaleza entre en tu casa. Coloca plantas de interior.

No abuses de los ambientadores del hogar.

• Llevan sustancias químicas sintéticas.

• Es mejor que uses plantas que purifican el aire de forma natural, como filodendros, azaleas, hiedras, potos o lirio de la paz.

• Puedes colocar una o dos plantas por cada diez metros cuadrados, cerca de las ventanas.

2 / Evita el tabaco dentro de casa

El humo del tabaco es el principal contaminante del interior de una vivienda (¡mezcla más de 4.000 sustancias químicas!).

• Ni fumes ni dejes que fumen dentro de la casa.

• Evítalo, sobre todo si hay niños.

3 / Ventila a diario

Un estudio de la Universidad de Colorado (EE. UU.) ha encontrado que cerca de la mitad de los compuestos orgánicos volátiles (COV) presentes en el aire no provienen de vehículos sino de productos químicos (limpiadores, desodorantes, lacas de pelo…).

• Utilízalos lo menos posible y ventila tu casa al menos 60 minutos al día.

4 / Que no se acumule el moho

El moho perjudica mucho la calidad del aire y provoca trastornos respiratorios:

• Así que ventila a diario (sobre todo la cocina y el baño). Usa vinagre y agua oxigenada para eliminarlo.

• Intenta también no apoyar armarios en paredes exteriores.

5 / Ojo con los productos de limpieza

Pretendiendo librarnos de microbios... nos llenamos de tóxicos.

• Sustituye la lavandina y el amoniaco por el vapor, los paños de microfibra o las aspiradoras con filtro.

• También puedes usar productos como vinagre, limón, bicarbonato y agua oxigenada.

6 / Utiliza ollas sin PFOA

¿Tus ollas y sartenes tienen revestimiento antiadherente?

• El teflón contiene un ácido tóxico, así que sustituye los utensilios que lo lleven, especialmente si están rallados o desgastados.

• Compra los que indican sin PFOS ni PFOAS

7 / Elige bien la pintura de las paredes

¿La pintura con la que has renovado tus paredes contiene formaldehído? Si es así, ten en cuenta que:

• Es irritante y tóxico: lo delata su olor intenso al acabar de aplicarla.

• Elige pinturas y barnices bajos en formaldehído, o sin él.

• Ventila bien las habitaciones antes de usarlas tras haber pintado.

8 / Desenchufa los aparatos

No dejes conectados los aparatos eléctricos cuando no los usas.

• Por la noche y en el dormitorio desconecta televisores, computadores y teléfonos celulares para liberar el ambiente de campos eléctricos y electromagnéticos.

• Está demostrado que afectan sueño, pueden provocar migrañas...

No es necesario hacer todos los cambios de una vez. Empieza por uno y notarás la diferencia. ¡Tu hogar será más sano y feliz!

Valorar noticia

100%
Satisfacción
0%
Esperanza
0%
Bronca
0%
Tristeza
0%
Incertidumbre
0%
Indiferencia

Comentarios