Haciendo Eco en Pilar

La Economía Circular, una nueva oportunidad

jueves, 27 de mayo de 2021 · 10:32

Mucho se habla de las 4 erres del reciclaje. ¿Pero qué pasa con la responsabilidad de las empresas en el cuidado medioambiental?
Explotación de recursos naturales, uso de combustibles fósiles y un sinnúmero de residuos que generan son solo algunas de las huellas que dejan en el planeta.

Como respuesta a este paradigma surgió la economía circular.

¿Qué es la economía circular?

La economía circular es una estrategia basada en reducir el uso de materias primas, reparar o reutilizar los componentes, y reciclar los desechos. Su idea es extender al máximo la utilidad y el valor de los productos, elementos y recursos en general, y está inspirada en el modelo cíclico de la naturaleza, donde nada se desperdicia y todo toma una nueva utilidad.

Es muy fácil imaginar cómo se reduciría la cantidad de desechos tecnológicos si, por ejemplo, los distintos aparatos electrónicos, luego de cumplir con su vida útil, se pudieran devolver a sus fabricantes para ser desarmados y ensamblados en una nueva cadena de producción; y cómo sería de beneficioso si, además, fuesen transportados utilizando energías renovables.

Su principal objetivo es el de tener un efecto positivo en el ecosistema y contrarrestar la sobrecarga y la explotación del medio ambiente y sus recursos. En síntesis, es crecer económicamente sin deteriorar el medio ambiente ni agotar los recursos naturales vía la reutilización y maximización de estos y la minimización del desperdicio.

El concepto de Economía Circular (EC) se ha convertido en un concepto cada vez más prometedor y defensor, que busca un cambio transformador hacia un futuro más sostenible. No se piensa en producir mucho, sino en producir mejor.

La historia de la economía circular no tiene una fecha de inicio específica. Sin embargo, fue a fines de los años 70 que cobró impulso, gracias a académicos, líderes de opinión y empresas que llevaron su aplicación práctica a sistemas económicos modernos y a procesos industriales. A partir de allí, se han creado distintas filosofías.

 

Diferencia entre economía circular y lineal

La economía lineal es aquella que prima hoy en día y que consiste básicamente en “tomar, hacer y desechar”. Este sistema no contempla el cuidado del medio ambiente, ya que busca abaratar costos basándose en el uso de recursos de fácil acceso, en el uso indiscriminado de energía y en la falta de responsabilidad sobre los residuos.

A diferencia de esta, la economía circular es reparadora y regenerativa, y busca que los residuos generen capital en vez de reducirlo.

 

¿Por qué es regenerativa y restaurativa?

Con una economía circular, los productos ya no tienen un ciclo de vida con un comienzo, medio y final, el objetivo es mantenerlos indefinidamente dentro del proceso productivo.

Cuando se diseña un producto, es importante analizar los impactos positivos y negativos del ciclo de vida de un material a medida que se producen y consumen para luego evaluar cómo se mueven dentro de un sistema y cómo pueden impactar el medio ambiente.

Dentro de este proceso es clave recuperar el valor del material y tener en cuenta que el resultado puede no ser útil en un sistema industrial específico, pero pueden serlo en otro; por lo tanto, dentro de la economía circular, es importante que las empresas estén integradas con el objetivo de reutilizar el desperdicio de una empresa como un recurso para otra.

 

¿Cuáles son sus principales ventajas?

La economía circular tiene múltiples beneficios económicos, sociales y ambientales, a continuación, alguna de sus ventajas:

  • Al ser restaurativa reduce la deforestación y el agotamiento de nuestros recursos naturales
  • Reducción de residuos sólidos
  • Reducción de las emisiones de carbono
  • Menor inversión de capital y costos operativos
  • Potencial para innovar; el rediseño de materiales, sistemas y productos para uso circular es un requisito fundamental de la EC que representa una gran oportunidad para las empresas
  • Productos de mayor duración, en contraposición con la obsolescencia rápida y planificada vinculada a la economía lineal de “vender más, vender más rápido”
  • Valor superior para el cliente que conlleva a mantener su lealtad y satisfacción, así como también protección de la marca
  • Creación de nuevos mercados para trabajos circulares.
  • Reduce el uso de materia prima (recursos naturales), ahorrándola.
     

La pandemia como "oportunidad"

Resulta difícil encontrar algún aspecto positivo a la COVID-19, pero podemos señalar que esta crisis sanitaria puede hacer más bien que mal a la transición hacia una economía circular.

Esta pandemia nos tiene que llevar como sociedad a una reflexión muy profunda, sobre cómo estamos haciendo las cosas y sobre qué aspectos debemos de mejorar.

Lo que busca la economía circular es intentar desarrollar industrias y mercados locales porque de esta manera reducimos la dependencia exterior, las necesidades de transporte y, por tanto, generamos menos emisiones. La pandemia ha puesto en relieve precisamente eso.  También hemos cambiado algunas pautas de consumo, como la necesidad de comprar en espacios abiertos o más cercanos.

En este punto surge la pregunta: ¿Quién constituye la palanca de cambio para caminar hacia la economía circular?

Algunos investigadores piensan que todo tiene que empezar en casa, y para ello tenemos que saber cómo hacerlo. Como personas tenemos que practicar la economía circular, y si lo practicamos en casa, lo llevaremos también al trabajo y del trabajo, a la sociedad en general. Es un proceso cíclico.

Las instituciones públicas tienen que desarrollar políticas integrales y unificadoras y a su vez, incentivar a aquellas organizaciones, empresas y personas que colaboren activamente hacia el camino de una economía circular y en el lado contrario, penalizar a las que no lo hagan.

La economía circular de la que se está hablando ahora desde los gobiernos está muy basada en el monopolio del reciclaje, y no es la única solución. Deberíamos de tener un sistema de gestión que se basara en reducir, reutilizar, reparar, y como último eslabón, reciclar.

En cuanto a las empresas tienen que hacer un cambio de paradigma muy grande. Para ellas es mucho más fácil decir que esto se recicla, esto es reciclable, esto proviene de algo reciclado, aunque no te dicen en qué porcentaje. Para las empresas el reciclaje es su salvaguarda hacia un greenwash (ecoblanqueo) y lo que deberían hacer es cambiar su modelo económico.

 

LA ECONOMIA CIRCULAR DEBE NACER DEL ESFUERZO COMPARTIDO ENTRE LOS CIUDADANOS, LAS INSTITUCIONES Y LAS EMPRESAS.

 

Comentarios