Astrología

Un nuevo inicio

Luna nueva en acuario
sábado, 6 de febrero de 2021 · 07:50

El 11 de Febrero tendremos la Luna Nueva en Acuario en el grado 23 del mismo signo. Cada Luna Nueva posee su propio clima astral con características similares al signo en que transcurre la Luna, en este caso Acuario.

Es la posibilidad de sembrar nuestras intenciones que se manifestarán con la Luna Llena en Acuario, dentro de seis meses.

En este caso en particular, la Luna Nueva en Acuario sucede con Mercurio retrógrado, por lo cual no será recomendable iniciar proyectos en estos días.

Sin embargo, es la posibilidad de reorganizarnos y actualizar proyectos ya iniciados, verlos desde otra perspectiva y re orientarlos.

La energía de esta Luna Nueva, va a ser extremadamente acuariana debido a que existe un Stellium en Acuario (acumulación de planetas en el signo).

Para que perciban y visualicen lo que significa esta gran posibilidad de reinicio a nivel personal y colectivo, les voy a describir la vibración de Acuario.

La energía de Acuario, está asociada a un pensamiento vanguardista, futurista, desde donde nacen las ideas. Su vibración es en un tiempo, que existe más allá del presente, donde las ideas que se generan pueden aportar creatividad, genialidad y resultar revolucionarias. Acuario desafía lo establecido para provocar lo creativo. La conciencia acuariana percibe a cada ser con su propia energía, pero sabe que está conectado a una red humana.

Acuario valora y ama lo diferente, es grupal y a su vez independiente. Amar es dar libertad. Es energía amorosa, solidaria, independiente y libre.

Con esta Luna Nueva, tenemos la oportunidad de reinventarnos, sobre todo en temas de amor y dinero.

Para reinventarnos tenemos que liberarnos. Acuario nos aporta gran energía de liberación, dándonos la posibilidad de soltar ciertos bloqueos y patrones propios. Si hacemos el trabajo necesario, tendremos la capacidad de manifestar algo totalmente diferente.

La energía de Acuario aporta libertad a los vínculos, nos da la posibilidad de ser más autónomos y desapegados. Nos brinda la capacidad de integrar: libertad y amor. Es la oportunidad de relacionarnos desde un lugar en el cual aceptamos nuestras diferencias, en pos de construir un vínculo más nutritivo, sano y confiable.

En relación al dinero, existe la posibilidad de renovarnos en nuestra forma de trabajo, siendo independientes y aportando nuestra visión creativa para construir en equipo, logrando que las diferencias sumen, en vez de restar o separar.

Desde lo colectivo, Acuario desafía el Status quo, viene a quebrar y transformar lo que la Sociedad avaló hasta ahora.

Es una gran oportunidad de crear algo realmente diferente, reiniciarnos como sociedad y, a nivel personal, liberarnos de condicionamientos propios y mandatos sociales que ya están caducos.

Conectarnos cada vez más desde la libertad, desde nuestra propia esencia, para construir desde un lugar en donde aceptamos las singularidades personales y desde ahí, crear algo más amplio que aporte al desarrollo de la sociedad en un sentido integrador. Acuario simboliza fraternidad e individualidad.

Estamos en un momento propicio para lograr vincularnos desde lo singular, creativo y desde nuestro talento personal. A partir de ese desarrollo, visualizar cómo podemos colaborar en nuestro entorno y comunidad. Es la posibilidad de aportar nuestra visión personal, ese rayo de genialidad que todos poseemos, a través del cual brillamos y gracias a la sumatoria de muchos, materializar algo superador a nosotros mismos.

La energía de Acuario, nos muestra que estamos todos interconectados, que formamos parte de una red humana. Nos va a estar impulsando, este año sobre todo, a tomar conciencia de que somos individuos creativos, que respetemos la singularidad y genialidad de cada uno y a su vez que renunciemos a la ilusión de separación.

El desafío va a ser integrarnos como, colaborativo que nos supere y nos libere de las formas preestablecidas y y humanidad, aceptando las diferencias para poder expresar algo diferente, creativo a construidas como comunidad.

 

María Ana Belvisi

Comentarios