Toma nota

NAVIDAD ¿Qué significan el árbol y sus adornos navideños?

martes, 7 de diciembre de 2021 · 08:23

El Árbol de Navidad es el protagonista de la decoración navideña. Para la decoración del Árbol se emplean múltiples adornos como guirnaldas, cintas, moños, figuras, flores, bastones, luces, muñecos… Pero sin duda las esferas y la estrella son de los adornos navideños más tradicionales.

Tantos las esferas como la estrella del árbol de Navidad tienen un significado especial. En esta columna te compartimos información interesante sobre estos elementos de la Navidad.

SIGNIFICADO E HISTORIA DEL ÁRBOL DE NAVIDAD

Los árboles son símbolo de vida que dan sustento, sombra y cobijo. Al estar apuntando hacia el cielo, varias culturas los relacionan con lo divino.

El pino navideño evoca en su forma triangular recuerda a la Santísima Trinidad y su perenne follaje verde simboliza la vida eterna.

Sin embargo, no existe una única explicación de qué significa el árbol de Navidad y de por qué se arma el 8D.  

Hay varias versiones sobre la costumbre de armar un árbol en época de Navidad y su significado. Pero más claro está de porque la tradición indica que se construye el 8 de diciembre y su razón está basada en una decisión del papa Pío IX.

 

LA VERSION NÓRDICA

Una de ellas cuenta que cuando los primeros cristianos llegaron al norte de Europa, descubrieron que esas comunidades celebraban el nacimiento de Frey, dios del sol y la fertilidad, adornando un árbol de roble, en la fecha próxima a la Navidad católica. 

Este árbol, vinculado a celebraciones paganas, simbolizaba al árbol del Universo, llamado Yggdrasil, en cuya copa se hallaba Asgard (la morada de los dioses) y el Valhalla (el palacio de Odín. Bailaban, cantaban en torno al árbol y, al primer rayo, se repartían regalos unos a otros como símbolo del obsequio del Sol, que dentro de poco volvería a reinar. 

Se dice que San Bonifacio (680-754), evangelizador de Alemania, cortó con un hacha un roble que representaba a Odín y en su lugar plantó un pino, que por ser perenne simbolizaba el amor de Dios.

Luego, con la evangelización de esos pueblos, los cristianos tomaron la idea del árbol, para celebrar el nacimiento de Cristo, pero cambiándole totalmente el significado. Así surgió el Árbol de Navidad, cuyo sentido fue celebrar el nacimiento de Jesús entre los nuevos cristianos.

Se dice que la tradición del pino navideño comenzó en Alemania en 1605; en Finlandia llegó en 1800, a Inglaterra lo hizo en 1829, y en el Castillo de Windsor se vio por primera vez en 1841, de la mano del príncipe Alberto, esposo de la reina Victoria.

 

LA VERSIÓN DE LUTERO

Martín Lutero, uno de los padres de la reforma en el cristianismo, fue quien impuso los árboles de Navidad, hacia el año 1.500, pero en vez de roble, de pino.

El relato cuenta que Lutero, caminando de regreso a su casa una noche de invierno, fue sorprendido por el brillo de las estrellas entre los árboles. Quiso entonces reproducir esa escena en su hogar, y colocó una rama de árbol de pino en una habitación, y le instaló alambres en sus ramas para sostener velas encendidas.

 

LA LEYENDA DEL NIÑO

Una leyenda europea dice que el árbol de Navidad tuvo su origen una fría noche de invierno, cuando un niño buscó refugio en la casa de un leñador y su esposa, que lo recibieron y le dieron de comer. 

Durante la noche, el niño se convirtió en un ángel vestido de oro: era el niño Dios. Para recompensar la bondad de los ancianos, tomó una rama de un pino y les dijo que la sembraran, prometiéndoles que cada año daría frutos. Aquel árbol dio manzanas de oro y nueces de plata.

 

LA VERSIÓN GRIEGA

Los griegos consagraban el pino a Dionisio, dios de la fertilidad y del vino, a quien se lo representaba con una varilla, el tirso, coronada con hojas de vid y de hiedras, terminada en forma de piña, el fruto del pino.

 

EL 8 DE DICIEMBRE, LA DECISION DEL PAPAP PÍO IX

El 8 de diciembre de 1854, en su bula Ineffabilis Deus, Pío IX proclamó que María “por un privilegio único, fue preservada de la mancha original desde el primer instante de su concepción”.

Ese dogma de fe establece eso, precisamente, que la madre del hijo de Dios fue preservada del pecado original desde el primer instante de su existencia.

De modo que la costumbre de relacionar uno y otro hecho, el arbolito y su armado el Día de la Virgen, resulta ser una disposición puramente azarosa, que se afianzó con el paso del tiempo.

 

EL “PRIMER ARBOLITO” EN ARGENTINA

La tradición de armar el árbol de Navidad el 8 de diciembre es seguida por las familias argentinas desde hace más de 200 años. De Gran Bretaña cruzó a los Estados Unidos, y de allí a América Latina.

En la Argentina se armó por primera vez en 1807, según relatan los diarios de esa época, en diciembre de ese año un irlandés, que deseaba recordar las costumbres de su país, decoró un pino en una plaza pública.

 

SIGNIFICADO DE LAS ESFERAS DE NAVIDAD

El primer árbol cristiano se decoró con manzanas, dichos frutos simbolizaban el pecado original y las tentaciones. Además, se utilizaron velas que representaban la luz de Cristo.

En 1858 las manzanas fueron sustituidas por esferas en el pino de Navidad. En Goetzenbrucklos, un poblado situado en bosques del norte de Francia, hubo una terrible sequía que impidió que hubiera frutos para decorar los pinos navideños. Por esa razón, una fábrica de vidrio de la región fabricó esferas de vidrio soplado en color rojo, para sustituir a las manzanas.

Al paso de los años, la producción de las esferas se hizo masiva. Y en un inicio estos adornos navideños eran solo de vidrio, pero actualmente los hay de múltiples  materiales.

Las esferas navideñas significan los dones de Dios: sabiduría, entendimiento, ciencia, consejo, piedad, fortaleza, temor a Dios.

En la tradición católica, el color de las esferas simboliza las oraciones que se realizan durante el Adviento:

  • Esferas de navidad azules: oraciones de arrepentimiento
  • Esferas de navidad plateadas: oraciones de agradecimiento
  • Esferas navideñas doradas: oraciones de alabanza
  • Esferas navideñas rojas: oraciones de petición

También se acostumbra colocar 24 o 28 esferas de Navidad, dependiendo los días que dure el Adviento.

La forma de decorar los árboles varía en cada país, ya que en los países nórdicos las esferas son sustituidas por ángeles y duendes. En Japón, el árbol lleva en sus ramas muñecas, adornos de papel, abanicos y sonajeros. En China, en lugar de pinos se utilizan naranjos, símbolos de felicidad en esa cultura.

Uno de los árboles de Navidad más grandes del mundo está instalado en el Rockefeller Center de Nueva York, al medir 26.8 metros de altura, pesar 9 toneladas y tener más de 30 mil luces multicolores.

 

¿QUÉ SIGNIFICA LA ESTRELLA EN EL ÁRBOL DE NAVIDAD?

Este adorno debe colocarse en la punta del pino navideño. Es un elemento muy importante del arbolito de Navidad, pues representa la estrella que guío a los Magos hasta Belén.

 

LOS REGALOS

La costumbre cristiana de colocar regalos a los pies del árbol y abrirlos en Navidad, también proviene de los celtas, quienes una vez producido el solsticio (21 de diciembre) se repartían entre las antorchas como augurio de un pronto verano.

SIGNIFICADO DEL NACIMIENTO

El Árbol de Navidad debe ir acompañado del Nacimiento.

El origen de esta tradición se remonta al año 1223, cuando San Francisco de Asís ideó los también llamados pesebres o belenes.

Ambos dan sentido a la Navidad. El pesebre es signo del nacimiento del hijo de Dios, y el arbolito, signo de vida.

Recientemente, el papa Francisco se refirió a la importancia del Nacimiento en el festejo de la Navidad: “La representación del acontecimiento del nacimiento de Jesús equivale a anunciar el misterio de la encarnación del Hijo de Dios con sencillez y alegría. El belén, en efecto, es como un Evangelio vivo, que surge de las páginas de la Sagrada Escritura. La contemplación de la escena de la Navidad, nos invita a ponernos espiritualmente en camino, atraídos por la humildad de Aquel que se ha hecho hombre para encontrar a cada hombre. Y descubrimos que Él nos ama hasta el punto de unirse a nosotros, para que también nosotros podamos unirnos a Él”, escribe el Papa Francisco en una carta dirigida a los católicos del mundo.

 

Fuente: Con información del Vaticano y ACI Prensa
1
1
50%
Satisfacción
0%
Esperanza
0%
Bronca
0%
Tristeza
0%
Incertidumbre
50%
Indiferencia

Comentarios