Contame una buena

Semillas de Felicidad

viernes, 31 de diciembre de 2021 · 08:25

A medida que los líderes cívicos y los planificadores urbanos trabajan para hacer que las ciudades sean más sostenibles y habitables invirtiendo en espacios al aire libre y actividades recreativas como andar en bicicleta y caminar, los investigadores de Princeton han identificado el beneficio de una actividad que en gran medida se suele pasar por alto: la jardinería doméstica.

¿Está dedicarse a la jardinería en casa relacionado con un mayor bienestar emocional para los habitantes de las ciudades? Esa es la pregunta que se hicieron un grupo de investigadores de la universidades de Princeton y Minnesota (Estados Unidos), y la respuesta de su estudio es clara: sí, cuidar nuestras plantas nos hace tan felices como hacer deporte, e incluso como salir a cenar fuera o ir al cine.

La investigación se llevó a cabo a partir de las interacciones de 370 personas del área metropolitana de Minneapolis-St. Paul con una app en la que debían informar sobre su bienestar emocional mientras realizaban cualquiera de las 15 actividades diarias medidas: ir en bicicleta, en colectivo, en tren o en auto, cenar fuera, aprender (tiempo de formación), cuidar de las plantas de casa, dedicar tiempo al ocio, comprar, esperar, andar y trabajar.

Los resultados mostraron que la jardinería en casa quedaba entre los cinco primeros puestos en términos de felicidad y bienestar, con muy poca diferencia con respecto al tiempo dedicado al ocio, a comer en restaurantes, ir en bicicleta o pasear.

Incluso en la categoría que mide la frecuencia de picos de felicidad durante la actividad, la tarea de cuidar plantas, ya sean estas ornamentales o comestibles, alcanzó el sexto puesto, con puntuaciones muy similares a las que arrojaron actividades como pasear o formarse.

El trabajo medía también otra variable: el significado, es decir, el valor que se le otorga a la actividad. El mismo se relaciona con el proceso de concentración, el fluir que alcanzamos a la hora de llevar a cabo una labor, y a la vez, también se refiere al alcanzar con esa misma labor un propósito. En esta categoría, la jardinería alcanzaba un asombroso segundo puesto, casi con la misma puntuación que el ocio.

Curiosamente, la compañía que tuvieran o no los jardineros a la hora de atender sus plantas no afectó significativamente a su bienestar emocional.

Cuidar la huerta, mejor

Las personas que se ocupaban de una huerta en lugar de cuidar un jardín puramente ornamental, obtuvieron, en promedio, un bienestar emocional de 0,75 puntos más, un dato que, según los autores del estudio, podría explicarse por la variable del significado: existe una importancia adicional cuando lo que estás produciendo son los alimentos que vas a comer.

Esperemos que sus resultados  de este trabajo se tomen en cuenta a la hora de planificar las ciudades del mañana. En el movimiento para hacer que las ciudades sean más habitables, la jardinería podría ser muy importante para mejorar la calidad de vida. 

3
2
0%
Satisfacción
50%
Esperanza
0%
Bronca
0%
Tristeza
0%
Incertidumbre
50%
Indiferencia

Comentarios