Curiosidades

Una fruta exótica, la pitahaya

miércoles, 29 de diciembre de 2021 · 08:15

La pitahaya es el original, curioso y colorista fruto de un cactus.

El Hylocereus es el género al que pertenecen las distintas variedades de cactus que producen este característico fruto, el Hylocereus undatus es el que más se cultiva pero hay casi una docena de especies.

Este cactus, originario en principio de América central hoy en día se cultiva principalmente en todo el sudoeste asiático.

En un mundo cada vez más interconectado, los sabores viajan de un país al otro al igual que las personas. El boom turístico que despertó el sudeste asiático hizo que muchos viajantes empiecen a demandar esos sabores dentro de sus países. Allí aparece la Fruta del Dragón, una de las más famosas frutas de Tailandia que llegó a Argentina.

La pitahaya es una fruta muy atractiva por su colorido y su textura, su carne está repleta de minúsculas pipas que son fáciles de comer. Es una fruta jugosa, dulce y sabrosa.

Hay distintas especies de pitahayas. Las más comercializadas son la hylocereus undatus que recibe el nombre de pitahaya blanca por el color del interior del fruto. La hylocereus costaricensis con la carne interior de la fruta con un color rojo intenso. La hylocereus megalanthus produce un fruto de fuerte color amarillo en el exterior y su interior es blanco.

La fruta del dragón se caracteriza por su color rosáceo y su forma, parecido a una flama de dragón, de donde toma su nombre. Se puede comer fresca, en cubos en un bol de frutas, o directamente con una cuchara.

Para potenciar su sabor, se recomienda combinarla con otras frutas tropicales como papaya o sandía. O en un batido con un poco de jugo de limón. Es rica en vitamina C, aporta calcio, fósforo, hierro, y tiene alto contenido en agua y posee proteína vegetal y fibra soluble. Además, las semillas contienen ácidos grasos beneficiosos.

Las flores del Hylocereus aparecen de noche y duran una sola noche. Son las flores más grandes producidas por una cactácea. Emana de ellas una fuerte fragancia que atrae a los murciélagos y las polillas que son sus polinizadores. El hylocereus es un cactus rastrero o trepador que puede fijarse a casi cualquier parte. Sus tallos pueden alcanzar los 10 m  de longitud.

Crece en estado silvestre en las zonas áridas de Centroamérica y se cultiva además de en su vertiente comercial también como planta ornamental. Con el mismo tratamiento que cualquier otro cactus en lo que se refiere a las necesidades de suelo, riego y sol.

Por el clima tropical que requiere la planta, en nuestro país se cultiva en Formosa, especialmente en comunidades asiáticas que trajeron semillas de varios de los frutos más exóticos de oriente, como el Lychee o el Kiwano.

En el cultivo agrícola comercial de estos cactus se suelen plantar en asociaciones de cuatro o cinco que entutorados alrededor de un poste forman una especie de árbol. Ello facilita tanto los trabajos de mantenimiento como la cosecha.

 


 

 

3
3
66%
Satisfacción
0%
Esperanza
0%
Bronca
0%
Tristeza
0%
Incertidumbre
33%
Indiferencia

Comentarios