Haciendo Eco en Pilar

Endulza tu huerta: cultiva Stevia

martes, 9 de noviembre de 2021 · 07:55

La stevia es una planta originaria de Sudamérica, específicamente de Paraguay, donde los pueblos de esa zona la utilizan y consumen desde unos cuantos siglos atrás. Actualmente crece en otras partes del mundo. Si bien su principal propiedad y uso, es como edulcorante, también se le han atribuido beneficios para la salud.

Los guaraníes siempre han recurrido a esta planta, a la que llaman ka’a he’, “hierba dulce”. Le debe su nombre al botánico y médico español Pedro Jaime Esteve (1500–1556) quien la investigó por primera vez en Valencia (España), procedente del nordeste del territorio que hoy es Paraguay.

Sus hojas son muy especiales, provienen de una planta que es parte de la familia de girasoles, la cual es conocida en el mundo científico como STEVIA REBAUDIANA.

La stevia (Stevia rebaudiana) es una herbácea perenne medicinal a la que podemos reservarle un pequeño sector soleado de la huerta e ir cosechando sus hojas para incorporarlas en el mate, las infusiones o las ensaladas de frutas. Es una especie ideal para tenerla en casa, ya que el organismo tolera mejor la planta fresca que las opciones líquidas o en polvo químicamente procesadas.

En condiciones óptimas alcanza hasta 90 cm de altura. Su tallo es subleñoso y las hojas son ovales, de color verde intenso en el envés y verde azulado en el haz. Tiene flores pequeñas de color blanco crema.

La denominación Stevia, que se ven en los "sobrecitos comerciales”, se refiere a los glucósidos de esteviol que se extraen de  esta planta. 

Los especialistas en alimentación tienen claro que la Stevia sigue siendo, por excelencia, la gran alternativa al consumo de azúcar. Según los estudios especializados, su uso contribuye a un estilo de vida saludable que puede ser utilizado por todas las familias sin sacrificar los sabores.

Sin embargo, más allá de que se puede comprar en cualquier mercado de alimentos naturales, si se ahonda más sobre el origen de la planta y sus beneficios, podría ser una excelente opción cultivarla en una maceta y conseguir un producto 100% orgánico, libre de los conservantes industriales que vienen "en el sobrecito".

Cultivarla en el jardín, la huerta o el balcón permitirá aprovechar plenamente todas sus virtudes, especialmente para aquellas personas que sufran de diabetes, a quienes endulzará la vida y podrán incorporarla en bebidas y postres crudos o cocidos.

Antes de hablar sobre como cultivarla es necesario conocer algunos datos de esta gran planta.  Del extracto de sus hojas se obtiene una sustancia que tiene hasta diez veces el nivel de endulzante del que se puede encontrar en una cucharada de azúcar.

La Stevia tiene un tercio menos de calorías que las encontradas en un grano de azúcar y al mismo tiempo es de mayor facilidad de ingreso al sistema digestivos por su rápida absorción.

Se ha vuelto muy popular desde hace varios años, por su capacidad para endulzar sin sumar calorías, sin embargo, los edulcorantes no suelen ser 100 por ciento stevia.

Según la Autoridad Europea de Seguridad Alimentaria (EFSA) se fijó una cantidad de ingesta diaria de stevia que sería aceptable. Lo ideal, es consumir solo 4 miligramos de stevia por cada kilo de peso corporal al día.

 

¿CÓMO CULTIVAR STEVIA EN CASA?

Existen 2 formas de cultivar stevia en casa: a través de esquejes de una planta, los cuales puedes obtener si un conocido tiene alguna, o por semillas.

1/ Una vez que tengas tus semillas, sigue los siguientes pasos:

  • Elige una maceta de 30 cm de profundidad y coloca al fondo 5 cm de arena, seguidos de una capa de tierra de 15 cm, humus de lombriz (5 cm) y 5 cm más de tierra, para que tenga las condiciones ideales para germinar.
  • Haz agujeros de 2 cm de profundidad, coloca 2 semillas y cubre, sin apretar, con tierra. Planta las semillas que te sea posible sin saturar tu maceta y riega con cuidado.
  • Para que tus semillas germinen, se necesita una temperatura de 20°C y humedad constante, rociando 2 veces al día, sin ahogarlas. Aunque también es posible ayudarlas con una lámpara para plantas o de escritorio.
  • Entre 1 y 5 semanas después, verás los primeros brotes. Una vez que alcancen una buena altura, alrededor de 10 cm, puedes trasplantar tus plántulas si ves tu maceta saturada.
  • Reduce el riego y mantenla en un lugar donde le dé la luz del sol, al menos 6 horas al día. Para saber cuándo regar, introduce tu dedo al menos 5 cm en la tierra, si está seca, es momento de hidratarla.

 

2/ Si tienes el esqueje, sigue los siguientes pasos:

Lo primero es conseguir una planta de stevia, de hecho, puedes comprarla en tiendas de jardinería y, de ahí, reproducirla para tener mayor abundancia. Lo siguiente es:

Ten lista una maceta con las características señaladas anteriormente y riega el sustrato de manera abundante.

Corta con una tijera o un cuchillo afilado una rama de unos 10 cm, debajo de un área donde salen varias ramitas (nudo). Limpia los últimos 5 cm para que quede sólo el tallo sin  hojas salientes.

Entierra el tallo inmediatamente y coloca la maceta en la sombra, mojando la tierra cada vez que se seque.

Si quieres asegurar el éxito, puedes introducir el esqueje en un recipiente con agua y ponerlo donde le dé el sol, cambiando el agua cada 2 días, después de 1 semana comenzarás a ver raíces. Trasplántala a una maceta después de 1 mes.

El procedimiento es sencillo, pero requiere de dedicación, paciencia y atención. 

 

¿CÓMO USAR LAS HOJAS?

Un dato muy útil es que, para poder usar las hojas secas durante todo el año, habrá que colocarlas en un lugar muy oscuro, seco y aireado a la vez. También, se pueden colgar o dejarlas simplemente sobre un papel. 

Uso de las hojas frescas

Las hojas frescas de Stevia se pueden utilizar como edulcorante en infusiones o en salsas. Las hojas frescas de esta planta son menos dulces que las secas, pero, aun así, son mucho más dulces que el azúcar. Prueba poniendo poca cantidad al principio y añade algo más si deseas mayor dulzor.

Uso de las hojas secas

Con las hojas secas de Stevia puedes preparar un edulcorante en polvo. Agrupa y cuelga los tallos frescos de la planta boca abajo en un lugar cálido y seco hasta que las hojas estén completamente secas. Luego separa las hojas de los tallos y, con un procesador de alimentos o molinillo de café, tritura hasta convertirlas en polvo. Guarda la estevia molida en un recipiente hermético. El polvo se puede incorporar a recetas que requieran un edulcorante, pero ten cuidado con la cantidad que utilices porque es muy dulce. Una regla general indica que 2 cucharadas de polvo de Stevia equivalen a 1 taza de azúcar.

 

¡A SEMBRAR STEVIA ESTA PRIMAVERA!

10
3
71%
Satisfacción
14%
Esperanza
0%
Bronca
0%
Tristeza
0%
Incertidumbre
14%
Indiferencia

Comentarios