HACIENDO ECO EN PILAR…

Todos los beneficios que obtendrás cultivando Romero

martes, 5 de octubre de 2021 · 14:43

El Romero es una de las plantas aromáticas más populares en la zona mediterránea. No solo se usa como ingrediente en gran cantidad de platos, sino que tiene además un buen número de propiedades medicinales beneficiosas para el organismo. Por ello, cada vez más personas optan por integrarlo en su alimentación habitual, así como usarlo para tratamientos específicos, usándolo en distintos formatos.

También llamado hierba brújula, rocío del mar, hoja de duende, el Romero es considerado la planta balsámica por excelencia y una de las favoritas de los rituales mágicos.

Características del Romero:

• Es un arbusto aromático, de nombre científico Rosmarinus officinalis, actualmente utilizado en prácticamente todo el mundo.

• En condiciones óptimas, la planta puede llegar a alcanzar alturas de hasta 2 metros, aunque lo común es que se mantenga bastante más pequeña.

• Tiene la capacidad de ramificarse mucho al crecer, dando lugar a una masa bastante densa, y de sus tallos crecen un gran número de hojas estrechas, alargadas y pequeñas.

• Las flores, que brotan en otoño o primavera, son de tonos blancos o morados según la variedad, siendo muy bonitas y dándole a la planta un toque de color que la hace muy válida como especie ornamental.

• Es una planta poco exigente con sus cuidados, que puede crecer en un amplio abanico de entornos, aunque el ideal para ella sea el clima mediterráneo.

• Es bastante resistente tanto a las sequías como al frío.

• Agradece recibir una buena cantidad de sol directo y los suelos ricos en materia orgánica, así como los que ofrecen un buen drenaje, pero puede llegar a adaptarse a condiciones algo adversas.

• Pero, ¿qué parte del romero se utiliza para curar? Lo más común es utilizar las hojas secas y, a veces, las flores también, en forma de infusión de romero. Sin embargo, hay varias formas de preparar el romero y algunas utilizan en ocasiones ramas enteras y no solo hojas.

Origen:

En la Antigüedad, el Romero estaba consagrado a la diosa Afrodita, la diosa del amor, al ser considerado un afrodisíaco, y fue utilizado para el adorno de los dioses y los seres humanos. En el Siglo I, los monjes llevaron el romero a través de los Alpes al Norte de Europa.

Historia: ya en la antigua Grecia se le otorgaba unos poderes especiales. Los estudiantes se colocaban coronas de Romero antes de los exámenes con el fin de mejorar la memoria. Los romanos le daban un uso medicinal y lo empleaban como ofrenda a sus dioses. Lo quemaban durante los rituales mágicos para purificar el hogar, algo que hoy en día siguen haciendo muchas personas. Utilizan el Romero a modo de incienso para aromatizar y purificar su casa.

Una antigua leyenda cristiana cuenta que cuando la Virgen María huía de Egipto perdió por el camino un manto azul que cayó sobre un arbusto verde. En ese momento, esa planta que no tenía ninguna belleza adquirió pequeñas flores azules que cambiaron el aspecto de este vegetal, convirtiéndolo en un precioso arbusto que hoy conocemos con el nombre de Romero.

Esta planta era muy utilizada en la Edad Media y daba nombre a los romeros o peregrinos ya que, a menudo, era usada tras las duras marchas a pie debido a sus propiedades calmantes y relajantes.

Simbología: Es una planta con gran significado simbólico. Desde siempre ha sido sinónimo de buena salud, inspirando una serie de leyendas y creencias.

Representa el renacimiento y la inmortalidad. Para los antiguos egipcios representó la inmortalidad. Ponían un puñado de romero en manos del difunto para facilitarle el viaje al otro mundo. El empleo funerario de esta planta tuvo gran difusión en el pasado en toda Europa, tanto es así que las coronas funerarias se componían de Romero, Arrayán y Laurel.

Representa sinceridad, fidelidad y felicidad. El Romero también es un símbolo de buen agüero. En efecto, en Inglaterra se creía que llevar romero en el ojal, favorecía cualquier empresa.

El “Agua de la reina de Hungría”: En el Siglo XVI, el Romero alcanzó renombre como agua de Hungría, un destilado de las flores frescas de Romero y alcohol elaborado especialmente para la reina Isabel de Hungría, que sufría parálisis y gota. Se dice que se curó y rejuveneció de una manera tan completa que un rey polaco le pidió en matrimonio a los 72 años de edad.

Beneficios del Romero: como hemos dicho, esta planta es muy apreciada, además de por sus usos ornamentales y culinarios, por la gran cantidad de propiedades medicinales que sus principios activos le otorgan.

Este Romero crecerá muy saludable si se la expone al sol directo durante varias horas. Prefiere suelos más bien arcillosos que tengan una gran capacidad de drenaje debido a que una de las razones más comunes que provocan su muerte es la pudrición de las raíces por eso, el riego solo debe hacerse cuando el sustrato esté completamente seco.

Cultivar Romero en tu huerto o jardín es definitivamente una buena idea. No solo tendrás a mano una hierba que le aportará un gran sabor a tus comidas, también será la cuidadora del resto de tus plantas ahuyentando a las plagas y los insectos.

El Romero, al igual que la Lavanda, son plantas consideradas cuidadoras de las huertas y el jardín esto se debe a que, por su fuerte perfume, tiene la capacidad de mantener alejadas las plagas y esto beneficia a la vegetación que se encuentran en su entorno. Sin embargo, esto no afecta a las abejas.

Pero el cultivo de esta planta no solo beneficiará a tu jardín, ya que se trata de una especie con múltiples beneficios medicinales y estéticos. Debido a esta gran cantidad de propiedades farmacológicas, sus usos son múltiples para mejorar multitud de aspectos de la salud y del bienestar. Aquí hablamos sobre los principales:

• Actúa como digestivo gracias a sus propiedades carminativas, disminuyendo la aparición de gases y flatulencias al hacer la digestión.

• Ayuda a disminuir la retención de líquidos al actuar como diurético.

• Se utiliza a menudo en tratamientos rejuvenecedores de la piel gracias a sus propiedades antioxidantes.

• Ayuda también a tratar lesiones o afecciones cutáneas y a mantener la piel limpia por su capacidad antiséptica, bactericida, fungicida y cicatrizante.

• Su efecto antiinflamatorio ayuda a reducir dolores articulares y de cabeza, como los producidos por la artritis o la cefalea.

• Es común la aplicación de romero para la caída del cabello, ya que mejora la salud del mismo y del cuero cabelludo.

• ¿Sabías que también es muy bueno para mejorar la memoria?

No lo pienses más y ve por una de ella.

8
2
77%
Satisfacción
11%
Esperanza
0%
Bronca
0%
Tristeza
0%
Incertidumbre
11%
Indiferencia

Comentarios