Haciendo eco en Pilar

Cultivar PEPINOS en macetas es mucho más sencillo de lo que parece

jueves, 28 de octubre de 2021 · 09:28

Para muchos jardineros, la cosecha de los pepinos cultivados en casa es uno de los momentos más esperados de la temporada de verano. Pero antes de disfrutar del sabor agradable y la sensación crujiente de la cosecha de pepinos, es necesario ensuciarse un poco las manos.

ORIGEN Y PROPIEDADES DEL PEPINO

El nombre científico del pepino es Cucumis sativus. Es una planta herbácea que pertenece a la familia de las cucurbitáceas.

Su origen se sitúa en el sur de Asia, específicamente en las regiones tropicales. Es conocido, cultivado y empleado en la cocina, desde hace miles de años. De hecho, en la India se consume desde hace unos 3.000 años. También, fue muy utilizado por Griegos y Romanos, y estos últimos, la llevaron a Europa, donde se volvió muy popular. De hecho, actualmente, el pepino es la cuarta hortaliza más consumida en todo el mundo.

Una de las características del pepino, es su bajo aporte calórico, gracias a su escaso contenido de carbohidratos y alto contenido de agua. El principal aporte vitamínico del fruto, es la vitamina C. También, tiene pequeños contenidos de folatos, tiamina y niacina. La piel, contiene B-carotenos, los cuales, son muy beneficiosos para la salud. Sin embargo, cuando se le retira la piel, la cantidad consumida es casi nula.

El pepino, es considerado como un fruto que hace grandes aportes de minerales, siendo el principal de ellos, el potasio. Gracias a esto, aunado al bajo contenido de sodio, posee propiedades diuréticas, estimulando la eliminación de líquidos excesivos del cuerpo. El contenido de Potasio, también presenta otros beneficios, por ejemplo, ayuda a mejorar la coagulación de la sangre, cuando nos hacemos alguna herida.

Otra de las propiedades del pepino es la capacidad de disminuir el azúcar sanguíneo. El compuesto ß-sitosterol, presente en el pepino, posee actividad anti-inflamatoria e hipoglucemiante. Gracias a esto, ayuda a disminuir los niveles de azúcar en la sangre. De los beneficios de los tratamientos cutáneos con pepino, se destacan su actividad frente  a las arrugas. Por otro lado, es bueno para disminuir las erosiones producidas por el acné o las marcas que quedan después de otro tipo de heridas o quemaduras.

 

CULTIVO EN MACETA DE MANERA ORGÁNICA

El pepino se siembra en primavera. El Calendario de Siembra (presentado en una columna anterior) aconseja que se haga en el mes de octubre.

El método de siembra aconsejado es directo a golpe.  Se denomina así porque se van dando golpes de azada cada cierta distancia, y en cada uno de esos "golpes" ―u hoyos― se depositan las semillas, que puede ser una sola o varias. En realidad no es necesario usar una azada, sino que puede hacerse con la herramienta que a cada cual le guste, como por ejemplo una azadilla, una pala de mano, un plantador o incluso las propias manos. Esta modalidad es típica de la siembra de asiento, aunque el mismo proceso puede seguirse en la siembra en semilleros, aunque a pequeña escala, claro está.

Aunque los pepinos tienen enredaderas que se extienden, pueden cultivarlos en macetas o contenedores. La clave del éxito está en elegir una buena semilla de variedad compacta y colocar las cepas en un enrejado. Cultivar pepinos en maceta es una forma estupenda de dar el calor extra que les gusta y de controlar la humedad y la fertilidad.

A continuación te explicamos cómo plantar, cultivar y cosechar pepinos en macetas.

¿Cuánto sol necesitan las plantas de pepino?

Lo mejor de cultivar pepinos en macetas es que puedes colocarlas en cualquier lugar de tu jardín o huerta, para que reciban la mejor luz solar. Los pepinos necesitan 6 o más horas de sol al día para crecer al máximo.

Sin embargo, un exceso de sol durante demasiado tiempo impedirá que los frutos cuajen. Si las temperaturas superan los 32 grados durante más de 3 días, mueve la maceta para que reciban la sombra de la tarde, o considera la posibilidad de colocar una tela de sombra para mantener las plantas frescas.

¿Necesitan los pepinos mucha agua?

Los pepinos tienen raíces poco profundas y requieren un riego regular, especialmente durante la floración y fructificación. Es posible que tengas que regar a diario, para estar seguro, mete un dedo en la tierra antes de regar para comprobar si está seco debajo de la superficie.

Si la tierra está húmeda o mojada unos cinco centímetros por debajo de la superficie, no es necesario regar. Si la tierra está seca, riega suavemente la base de la planta. No riegues las hojas porque puedes fomentar el oídio, que puede arruinar tus plantas.

Las plantas utilizan la mayor cantidad de agua durante el día, cuando están haciendo la fotosíntesis y transpirando (liberando agua de su follaje), así que riega por la mañana, a menos que vaya a llover.

El acolchado (mantillo) es útil para retener la humedad y mantener las malas hierbas a raya. Si las plantas no reciben suficiente agua, los pepinos pueden curvarse y amargar.

¿Qué tipo de tierra se debe utilizar?

Es importante elegir la tierra adecuada para tu huerto en macetas, para que tus hortalizas crezcan bien. Como las plantas crecen en un espacio reducido, debes asegurarte de que la tierra es la mejor posible.

El pepino necesita que la tierra de cultivo con pH entre 5.5 y 6.5, que tenga buen aporte de materia orgánica (puedes usar humus de lombriz), que permita un buen drenaje del agua, que la tierra esté suelta y que no se apelmace.

 

Plantación y espaciado

La maceta o mesa de cultivo en la que siembres los pepinos debe tener, idealmente, 40 cm de profundidad y contener al menos 20 litros.

Haz un agujero de aproximadamente 2,5 cm de profundidad, coloca la o las semillas en su interior y cúbrela con tierra. Enseguida riega con cuidado de no hacer charcos y mantén siempre la tierra húmeda. Las semillas brotarán en 7-10 días.

Todas las plantas de pepino tienen hojas grandes y les gusta extenderse. Planta una planta por maceta, para que haya espacio para que las raíces crezcan y las hojas se extiendan.

Los pepinos necesitan un enrejado para trepar. Esto mantendrá los frutos alejados del suelo y de los bichos. Además, los pepinos crecerán más rectos y el flujo de aire ayudará a evitar el moho.

 

Cosecha de los pepinos

Los pepinos tardan unos 60 días en crecer desde la semilla hasta el tamaño de la cosecha.

Los pepinos para rebanar deben cosecharse cuando miden entre 15 y 20 centímetros, y los pepinos para encurtir cuando miden menos de 8 cm. Corta el tallo, en lugar de arrancarlo, cuando el fruto tenga el tamaño adecuado.

No dejes los pepinos demasiado crecidos en la planta, ya que eso indicará a la planta que deje de producir.

 

Plagas y enfermedades del pepino

Los pepinos son fáciles de cultivar y, por lo general, no tienen muchos problemas… pero hay algunas cosas a las que hay que prestar atención:

El oídio tiene el aspecto de un polvo blanco espolvoreado en la superficie de las hojas. Suele aparecer cuando las condiciones son húmedas y cuando las plantas están estresadas; una buena circulación de aire ayuda a prevenirlo. Los escarabajos del pepino y los chinches de la calabaza son las plagas más comunes de las cucurbitáceas. Estos tienen un gran apetito y se mueven con rapidez, pero puedes rociarlos con aceite de neem (o aspirarlos) y destruir los huevos anaranjados que ponen en el envés de las hojas.

Si notas que el primer grupo de flores que aparece simplemente se cae y no produce frutos, ten paciencia… las primeras flores de la temporada suelen ser machos. Las flores femeninas (que tienen un ligero abultamiento en su base) empezarán a aparecer poco después.

 

 

 

 

7
2
87%
Satisfacción
0%
Esperanza
0%
Bronca
0%
Tristeza
0%
Incertidumbre
12%
Indiferencia

Comentarios